——

Banco Santander comunicó al mercado el 3 de febrero de 2021 que había obtenido un beneficio ordinario de 5.081 millones de euros en el ejercicio 2020.

Titular Nota de Prensa de Banco Santander comunicada a los medios de comunicación el día 3 de febrero de 2021

Sin embargo, las propias cuentas de la entidad presidida por Ana Patricia Botín podrían revelar un escenario mucho más negro, puesto que habría podido llegar a incurrir en unas pérdidas cercanas a los 20.000 millones de euros.

Según la comunicación pública, «Santander registró en el segundo trimestre una actualización del fondo de comercio de sus inversiones históricas y de los activos fiscales diferidos (DTAs), lo que generó un cargo extraordinario sin efecto en caja de 12.600 millones de euros. En el cuarto trimestre, la entidad registró nuevos cargos por valor de 1.146 millones, principalmente por costes de reestructuración. Como consecuencia de lo anterior, Santander obtuvo un beneficio atribuido de 277 millones de euros en el cuarto trimestre y una pérdida atribuida de 8.771 millones de euros en el conjunto del año».

Entonces, ¿cómo es posible que anunciaran que habían obtenido un beneficio atribuido de 5.081 millones si ellos mismos reconocen pérdidas de 8.771 millones de euros? Veamos cómo, con una maniobra contable, se consiguen reducir las cifras.

Esta es la tabla de beneficios ordinarios publicada por Santander:

En la nota a pie de tabla se verifica que en el cálculo de resultados no computaron las pérdidas por 12.600 millones de euros correspondientes a la actualización del fondo de comercio ni de los DTA.

Por otro lado, en el año 2020 Santander ha perdido 10.400 millones de euros por el tipo de cambio que, como viene siendo habitual, no ha imputado en la cuenta de resultados, sino que lo ha cargado en el patrimonio. Esto ya es habitual en el banco cántabro, puesto que, tal y como publicamos en exclusiva en este medio, en el ejercicio 2017 perdió más de 8.000 millones por este concepto.

Puede que sea legal hacerlo así, pero no es ético ni para los clientes ni para los accionistas, puesto que, en realidad, lo que se está haciendo es alargar la imputación de esas pérdidas hasta el momento en que la entidad decida vender, en el corto o en el largo plazo, las filiales en el extranjero. Entonces será el momento en que el Santander se vea obligado a imputar pérdidas milmillonarias en sus cuentas. ¿Qué ocurrirá entonces, sobre todo cuando está en juego una más que probable macro fusión con uno de los bancos más grandes del mundo?

Por tanto, si sumamos la pérdida atribuida de 8.771 millones de euros a las pérdidas por el cambio de divisas de 10.400 millones, tenemos una cifra de -19.177 millones que es, en realidad, lo que podría haber perdido Santander en 2020. El BCE, ante un banco que tiene un resultado negativo por estas cantidades, ¿no debería ordenar una inspección urgente por el riesgo que supone para el sistema financiero de la Eurozona?

Por otro lado, los grandes mercados latinoamericanos donde el Santander obtiene sus mayores beneficios, como Brasil y México, y el estado en que se encuentran sus economías, la situación para el banco presidido por Ana Patricia Botín puede ser catastrófica, en línea con las advertencias del FMI que en 2017 ya advirtió que el Santander era un «peligro sistémico». El populismo de extrema derecha de Bolsonaro y el de (no se puede calificar ideológicamente) López Obrador colocan a la entidad cántabra con una perspectiva muy negativa. Y eso debe ser auditado tanto por los organismos económicos europeos como los españoles y, si así no fuera, el Ejecutivo de coalición de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias deben actuar, no rescatando al Santander, sino tomando decisiones valientes, incluso llegar a la retirada de licencia si así fuese necesario.  

Fuentes consultadas por Diario16 afirman que «por un lado afloran pérdidas que no tienen más remedio que hacer públicas, pero, al mismo tiempo, siguen ocultando el impacto del cambio de divisas».

12 Comentarios

  1. Jajajajaja, y a todo esto que dicen los mangantes de los accionistas -que en vez de ser dueños de su propio banco están a las órdenes de su ama, la pringá-; estos que robaron a los Propietarios del Banco Popular Español sus patrimonios, el 7 de junio de 2.017 de madrugada, mientras dormían para recuperarse del cansancio del trabajo del día.
    Haber si compráis por 1 euro de madera otro banco para que salgáis a flote; estáis arruinados; pienso que deberías llamar al gran economista ficticio del bizco de guindos, o quizá mejor aL mariano rajoy brey, el gran inductor.
    Uría y Menéndez saben la hueva de estos casos de arruinamiento bancario, para otra vez echaros una manita y ayudaros.
    Que tal, si también pedís consejo a vuestras amigas, la retaco y la enana tibetana.
    Abur, yo puedo daros algo de dinero todavía.

  2. Cuanto la Botín consiga destruir finalmente el último negocio que le entregó papá Botín nos va a costar a los contribuyentes españoles (Europa no pondrá ni un chavo) más que todo el salvamento anterior de la banca piratas tras la crisis de 2008.
    Al tiempo.

  3. «Que guapa». la de la foto con su pañuelo para que no se le vean las arrugas del pescuezo, a veces incluso lleva bigotito, y con esos pendientes que parecen cascabeles, para llamar a los idiotas a que se haga clientes y compren acciones de su chiringuito.
    Está mas chupada que la pipa de un indio -que diría un chavalín-.

  4. De como un banco regional, pasa a codearse con la elite bancaria europea en una generación. Este debe ser otro ‘milagro económico’, de los que se dan tanto en España.

  5. La inquina de este medio es proverbial. Desean con tan tanto ahínco el mal para v en Banco que esta limitando con lo obsesivo.
    Me pregunto si la razón es que tienen un crédito con el banco y pretenden su perdón o que es simple «presión» para obtener publicidad.

    • Otro esclavo que se cree un romano. Qué manía la de estos lame-botas de compararse con la Antigua Roma. Ton -Titolivio, este dignísimo medio representa a centenas de miles de personas por todo el mundo que ya sabemos cómo actúa este banco, sus modus operandi, y la mala fe con la que actúan. Su presidenta cometió un delito fiscal, luego es una delincuente, amnistiada por sus amiguitos del gobierno de turno, que ya no, pero delincuente al fin y al cabo. Además, a este banco ya no lo pueden ver ni en pintura muchos gobiernos a lo largo y ancho del globo terráqueo. Sólo del caso Popular son 305.000 españoles, con familia detrás, así que sume que son muchos los casos, muchísimos. Esta empresa de usura copa juzgados de todo tipo, y debería copar incluso los penales para ser juzgada, pero mucho tiene que cambiar España, porque entre los que juzgan hay muchos de la secta del Octopus Dearriba, y en Españistán ya sabemos cómo funciona esto. Fuera lo están flipando ahora, como la Fiscalía de Alemania. «Spanische Diebe» nos llaman, y no me extraña, la verdad. Ahora correveidile a tu jefa lo bien que pones comentarios en un medio con los huevos bien puestos como los tiene José Antonio, Josele, entre otros. Gili*****s.

  6. Que cierren. Pero antes que nos devuelvan nuestras acciones del Banco Popular. Les pagaremos el euro que les costó.
    No pedimos demasiado, ¿verdad?

  7. 20.000 millones de perdidas,y donde estan los miles de millones que robaron a las accionistas del Popular,igualse lo repartieron entre todos los de la banda, Rajoy, Sarrachoi, Ponce ,Albella, la cnmv,el bde,jueces comprados,etc…..es una verguenza lo que esta pasando en este nefasto pais,no es de extrañar que todos los demas paises nos trarten a risa y no quieran saber nada de nosotros.

  8. Esto de ahora de poder imputar al patrimonio en vez de a resultados, es la chorrada consecuencia del Plan General de Contabilidad y sus adaptaciones sectoriales que se publicaron en 2007, y que derogaron el Plan de 1990, que para mí es el mejor que ha habido.
    El año 2007 y los inmediatos anteriores fueron los de bonanza económica por excelencia, y debe ser que los del ICAC (Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas), extasiados por el ambiente de euforia económica reinante en aquellos años, decidieron hacerse una gran paja mental y parir el susodicho Plan de 2007, que incluye leyes financieras de capitalización y teoría de rentas (hay que joderse). Plan este que el profesor Jose María Gay de Liébana tachó muy acertadamente de «contabilidad celestial». Aunque yo más ordinariamente lo defino como una puta mierda.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre