Foto: Carmen Marchena

Tal y como publicamos en Diario16, el Santander podría estar aplicando un plan de vinculación a productos a aquellas pequeñas empresas y autónomos a los que se concedió un préstamo ICO a pesar de que estas ventas cruzadas están prohibidas por el Gobierno, ventas cruzadas con el que la entidad pretende que «contactemos con todos los clientes a los que se les va abonando el préstamo en sus cuentas para que hablemos con ellos y decirles que, como el banco les ha prestado su ayuda concediéndole el préstamo ICO, ahora deben «vincularse» con nosotros a toda costa y tomarnos como su banco de referencia contratando, a posteriori, esos productos que no se podían comercializar con el préstamo ICO y siempre dejando claro que esta venta no está condicionada en ningún momento a la contratación del préstamo ICO y que el cliente lo hace como deferencia hacía nosotros por la ayuda prestada por el banco», afirmaban a este medio fuentes internas del banco.

Este «plan de vinculación» llevaba implícita, además, y siempre según las fuentes consultadas, un incremento de la presión para los trabajadores a pesar de que el banco había indicado a los empleados que no habría objetivos para este trimestre sino solo referencias. Este hecho está exigiendo, según afirman fuentes consultadas, que se tengan que desarrollar jornadas maratonianas que no respetan la desconexión digital de los trabajadores y sin respeto alguno por el teletrabajo de aquellos que no tiene más opción que atender sus necesidades de conciliación.

Fuentes internas del Santander indican a Diario16 que el registro de jornada quedó en suspenso con la negociación del convenio de banca a expensas de lo que determinase la AEB. Este registro se implantará en el banco cántabro desde el día 1 de junio con un sistema de autorregistro «que supondrá que el propio trabajador tendrá que decir lo que le parezca al banco bajo amenaza de represalias y con una grave consecuencia directa sobre aquellos que están teletrabajando que también tendrán que cumplimentar el registro de jornada: el paripé que supone que estén convocados al menos 3 veces al día por Team para que den cuentas de su rendimiento cuando lo que realmente se necesita para conciliar es una jornada flexible que permita atender al cuidado de los niños y de los ancianos dependientes», afirman a Diario16 fuentes sindicales que creen que el banco no se tomará en serio este tema ya que «ya ha habido alguna comunicación en el sentido de que hay que marcar sólo la jornada aunque después los trabajadores se tengan que quedar 3 horas más, puesto que el sistema del banco exige  un control de las horas extras del trabajador que deben ser aprobadas por el inmediato supervisor», confirman las mismas fuentes.

El resultado de todo esto será que no se marcará ni se aprobará ni una hora extra aunque se alargue la jornada fuera de los límites legales, con el consiguiente presunto fraude a la seguridad social.  

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. Totalmente cierto. Como prejubilado del Banco Santander puedo dar testimonio, incluso bajo juramento, de la explotación laboral en esta entidad, con controles de presencia a las 20:30 horas por parte de directores de zona llamando oficina por oficina. Jornadas maratonianas de 8 de la mañana a 20:30 de la noche bajo control exhaustivo, presión y amenazas, y en algún caso trampas y agresiones a empleados honrados que lo único que quieren es cumplir con decencia y sacar adelante a sus familias, sin engañar a clientes ni contar verdades a medias. Una gentualla.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre