Diario16 ha tenido acceso a un documento que indica que los grandes accionistas del Santander delegaron su voto en Ana Patricia Botín en la última Junta celebrada de manera telemática.

Como se puede comprobar en el documento, la presidenta del Santander, Ana Patricia Botín, contó con la delegación de voto de los principales accionistas de la entidad cántabra, dado el volumen de derechos de voto y el número de propietarios de los mismos: 135 accionistas que controlan 6.743 millones de acciones, es decir, al precio en que cerró el mercado el viernes, tienen invertidos en el banco 13.015.914.669 millones de euros.

Sin embargo, teniendo en cuenta que el valor que tenían esos títulos de los grandes accionistas del Santander en septiembre de 2014, fecha en que se produjo el nombramiento de Ana Patricia Botín tras la inesperada muerte de su padre, era de 99.571.747.220, sorprende que aún sigan manteniendo su apoyo a la actual presidenta y a todo su equipo gestor.

En cualquier empresa del mundo, si los grandes accionistas hubieran perdido más de 80.000 millones, como es el caso, y eliminando la cantidad de aquellos que, a través de grandes gestores de cartera, entraran en las últimas ampliaciones de capital, la presidenta y todo su equipo ya habrían sido cesados de sus cargos. Sin embargo, en el Santander no ocurre así y es algo muy raro.

¿Qué beneficios pueden estar obteniendo estos grandes accionistas de esas pérdidas? Algo tienen que estar ganando por otro lado porque si no resulta incomprensible que esos bancos y fondos custodios o grandes gestores de cartera puedan venderles a sus clientes que en 6 años han perdido más de 80.000 millones de euros.

Este hecho, además, está generando un desconcierto y una decepción entre los minoritarios. Al hablar con Diario16 se mostraban sorprendidos ante el apoyo recibido por la presidenta. «No lo entiendo, de verdad, no lo entiendo», afirmaba una pequeña accionista al conocer el dato de delegaciones recibidas por Ana Patricia Botín. «Cuando murió Emilio Botín pensé que su hija iba a modernizar el banco por sus años en Reino Unido pero euros que he perdido en estos años me confirman que me equivoqué», añade.

Otro accionista minoritario, con menos de 1.000 acciones, indica a Diario16 que «es incomprensible, absolutamente incomprensible. Esta gente está perdiendo miles de millones de euros cada año y no hacen nada para evitarlo. ¿Les gusta perder su dinero? Si a mí me duele ver cada día cómo voy perdiendo unos pocos euros que invertí…, en fin, mejor no seguir hablando».

A todos estos minoritarios consultados no les ha sorprendido el hecho de que los grandes accionistas deleguen su voto a través de la figura «accionista nominee» que es utilizada por las grandes fortunas con el fin de proteger al verdadero propietario de esos títulos para no ser asociado públicamente con el Santander. Esto, aunque pueda parecer lo contrario, es absolutamente legal. Cuando una persona o una empresa nombra a un nominee para mantener las acciones en su nombre, los beneficios quedan protegidos sin los datos personales tengan que hacerse públicos ya que los títulos se mantienen como fideicomiso respaldado por un documento legal denominado «Declaration of trust» firmado por el nominee.

Cuando se les plantea a estos minoritarios si, estando en disconformidad con la gestión de la señora Botín, no habría otra solución, la primera accionista citada afirma que «sería necesario que nos uniéramos, pero eso es imposible y la señora Botín lo sabe».

Solicitud de comisión de investigación independiente

Tal y como publicamos en Diario16, otro accionista minoritario preocupado por la deriva y la evolución del Santander se dirigió a los principales accionistas del banco, en una misiva a la que tuvo acceso este medio,

para solicitarles la apertura de una investigación «forensic sobre los múltiples fraudes y escándalos que rodean al Santander y que vienen siendo secretos a voces que cada día cobran mayor actualidad», afirma el documento que ha sido enviado a BlackRock, a The Bank of New York Mellon Corporation y a State Street Bank and Trust Company, tres de los principales accionistas del Santander, documento al que Diario16 ha tenido acceso.

En la misiva el accionista hace mención a su propia intervención en la Junta General Ordinaria celebrada en el mes de abril y en la que preguntó a Ana Patricia Botín sobre la utilización abusiva de los medios del banco para la captación de delegaciones de voto, el caso de la Finca de Mijas, la «compra de voluntades políticas y judiciales, caso Madoff, caso de los dividendos cum/ex de Alemania, caso de los €2.000mn del HSBC de Suiza, etc.», afirma el documento que continúa haciendo una mención a la importancia de que el Santander mantenga «una sólida reputación, sea transparente y luche contra las conductas fraudulentas es una demanda de los clientes, accionistas, inversores y mercados en general y una exigencia de “governance and compliance”. Los fraudes en el seno de la entidad constituyen una lacra e incrementan el riesgo reputacional con la consecuente repercusión en clientes e inversores. Estas actuaciones cometidas, incurriendo en conflictos de interés aprovechándose del banco con evidente información privilegiada, constituyen un engaño y fraude manifiesto a los accionistas». Además, incide de que el hecho de que la entidad tenga una buena reputación es mucho más importante para los accionistas de referencia, alguno de ellos, custodios de grandes accionistas.

El accionista hace, además, una llamada a la responsabilidad de los accionistas de referencia a los que dirige su solicitud ya que tienen la responsabilidad «de que estos hechos delictivos no queden impunes, ya que, siendo conocedores de los mismos, no pueden consentir actuaciones de la dirección del banco contrarias al “code of conduct” […] que pueden perjudicar también su reputación de integridad. Por ello, ante ese ingente número de escándalos que cada día salen a la luz y que evidencian actuaciones delictivas de la dirección y el consejo de administración del Santander, podría ser conveniente que […] propusiese el nombramiento de un comité especial independiente para que se proceda a realizar una investigación “forensic” que esclarezca todos los fraudes cometidos por la dirección del banco por el buen nombre de la entidad, para la expulsión del banco de todos los implicados en los hechos y para la restitución de los importes defraudados».

El accionista que ha remitido estos escritos a los principales inversores del Santander ha afirmado a Diario16 que la comisión de investigación es necesaria «ante la falta de interés y operatividad del departamento de cumplimiento del Santander que, lejos de investigar los casos que se le denuncian, los guarda a buen recaudo y redacta interminables informes y memorias anuales que omiten todas las denuncias de operaciones de conflicto de interés e información privilegiada. En el Reino Unido se realizan ese tipo de investigaciones. En España no».

Para el accionista reclamante, esa comisión de investigación debería estar formada por profesionales independientes sin ningún tipo de vinculación ni conflicto de interés con el Santander. «Pido que se reciban las denuncias de los afectados por las malas prácticas del Santander, se entreviste a los altos directivos involucrados y que se revisen los archivos y comunicaciones internas de la entidad y sus directivos», ha afirmado a Diario16 el accionista.

.

Apúntate a nuestra newsletter

4 Comentarios

  1. ¡Qué bien! Yo como accionista minoritario apoyo a esa accionistas. Necesitamos unirnos, hago un llamamiento a los grandes accionistas del Santander que aún les queda integridad para solucionar esto de una vez, apartar a la actual cúpula del Santander y poner personal competente por el bien de todos. Curiosamente también se beneficiaría dicha cúpula actual de la mejora de la gestión, como serán tan negados en asumirlo.

  2. Y a mi familia esta ladrona nos robo 40.000 euros.Bueno ella y otros cuantos,Ponce, Rajoy, Guindos ,Sarracho,etc…..la lista es mas larga,y espero que lo paguen lo antes posible ya saben como…..

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre