El sindicato CGT ha interpuesto una denuncia ante la Inspección de Trabajo contra el Santander por infringir las normas de seguridad y salud.

El 22 de octubre de 2020 un grupo de representantes del sindicato CGT se persona en las instalaciones de Banco Santander en la calle Josefa Valcárcel de Madrid para visitar a los empleados y empleadas que prestan servicio en el departamento de Santander Personal Madrid. A pesar de negar el acceso a la mayoría, una parte de la delegación pudo entrar y lo que allí se encontró fue desolador, sobre todo teniendo en cuenta la situación de contagios por Covid19 que se están produciendo en España.

Los sindicalistas comprobaron el incumplimiento de las medidas de seguridad anti Covid, sobre todo en lo referido a la distancia de seguridad de 1,5 metros entre los puestos de trabajo, que están establecidas tanto en el protocolo del banco en materia de pautas anti Covid, como en la normativa del ministerio de Sanidad y de la Comunidad de Madrid, así como el aforo y otras medidas de seguridad.

Foto: CGT

Por esta razón, los representantes de CGT informaron al responsable de Santander Personal y le solicitaron una reunión con carácter urgente.

Fuentes internas de la entidad cántabra indicaron el 23 de octubre a Diario16 que en las oficinas de Josefa Valcárcel se habían producido «al menos tres empleados de Santander Minorista han dado positivo por Covid. Hablamos de que se trata de edificio con salas que albergan a 100 personas y que comparten zonas comunes como baños, office y comedor. ¿Cuál ha sido la respuesta? Ninguna, sin síntomas sigues trabajando con el látigo. ¿Cómo vamos a eliminar la curva con acciones como las de Banco Santander?».

Tres días después, el domingo 25 de octubre de 2020, el Santander informó a los empleados y empleadas de que se procedía al cierre de las instalaciones de Josefa Valcárcel por contagios de Covid19. Según la comunicación de la entidad presidida por Ana Patricia Botín, esos contagios se produjeron en una comida del departamento en la que estuvieron presentes varias personas que, a su vez, «acudieron durante días, después de esa comida, a su puesto de trabajo; teniendo contacto con toda la plantilla en las condiciones de inseguridad de las que fuimos testigos. Hasta la fecha tenemos conocimiento de un número elevado de positivos», indican desde CGT.

Santander Personal, la polémica que no cesa

Tal y como publicamos en Diario16, el sindicato CGT denunció que el acuerdo firmado por algunos sindicatos respecto a Santander Personal abría «la posibilidad de trasladar obligatoriamente a esta unidad a cualquier persona a la que le cierren su oficina o concentren en la suya a una cerrada, lo que le supondrá una importantísima modificación sustancial de sus condiciones de trabajo».

Según comunicó CGT en una circular interna a la que tuvo acceso Diario16, el acuerdo firmado no mejoraba las condiciones ya que recortaba de manera importante la jornada reducida de verano y «legalizaba todas las prácticas ilegales que en materia de horario el Banco había venido cometiendo y que, además para más escarnio, escondía como siempre le gusta al Banco un caballito de Troya: El traslado obligatorio y a su capricho a este departamento al personal de la red cuya oficina cierre o concentre una cerrada», afirma la circular, a lo que añadía que «nos podríamos encontrar con una suerte de Banco paralelo de carácter digital, con una plantilla que pudiera alcanzar antes de fin de año, al menos, un millar de efectivos, cuyo futuro dentro de Banco Santander no estaría garantizado, quedando a criterio del directivo de turno su segregación y/o externalización».

Por su parte, el sindicato UGT denunció las presiones que se estaban aplicando a los trabajadores y trabajadoras para pasar «voluntariamente» a Santander Personal con situaciones inaceptables: «UGT está viendo en las oficinas cómo se está llamando indiscriminadamente a un gran número de compañeros para “aplicarles” el acuerdo de Santander Personal. Están llamando a compañeros a los que no se les cierra la oficina y a compañeros que están fuera de plaza, así que sí, está afectando a un gran número de trabajadores. Lo que vaticinamos está ocurriendo. Y, además, se están viviendo a diario situaciones inaceptables: “Te apunto para el siguiente ERE que haya, tú verás…”; “No te preocupes ya te llamará recursos humanos y no será para lo mismo…”; “Da igual que tengas problemas de conciliación o familiares, tienes que  decir sí o sí, no hay otra opción”; “Si no aceptas S.P. [por Santander Personal] no hay sitio para ti en ningún lugar”», afirma UGT en una circular interna a la que Diario16 ha tenido acceso. Esto es, directamente, una coacción.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre