Los dos principales sindicatos, UGT y CCOO, han comunicado a la plantilla del Santander que se ha alcanzado un principio de acuerdo de cara al Expediente de Regulación de Empleo (ERE) del banco cántabro. Además de la reducción del número de despidos y el incremento de externalizaciones a empresas del Grupo, hay un aspecto en el que se produce una discriminación que afecta a un colectivo de 107 trabajadores y trabajadoras procedentes del Popular que se encontraban en situación de excedencia remunerada en base a los acuerdos alcanzados en el ERE del Popular de 2016.

Ese acuerdo contemplaba la reincorporación al banco el 31 de diciembre de 2019 pero, tras la resolución y la compra por un euro del Popular, se amplió el plazo para dicha reincorporación un año más, es decir, el 31 de diciembre de 2020.

Otra de las condiciones pactadas y que afectaban a este colectivo era la realización de los cursos de formación necesarios y la conservación de la antigüedad y de sus condiciones laborales a todos los efectos, además de un máximo de 100 kilómetros de desplazamiento a la hora de dar un nuevo destino. «Firmamos un convenio en el que nos garantizaban la vuelta al banco, se contemplaba también si había fusiones o demás. Ahora no están mantenimiento lo firmado y nos quieren incorporar por un día para meternos de manera forzosa en el ERE actual, de manera muy discriminatoria respecto a nuestros compañeros activos», afirma una trabajadora a Diario16.

Sin embargo, el Santander, con la firma de los sindicatos mayoritarios, ha incluido a este colectivo de 107 trabajadores y trabajadoras en el actual ERE, tal y como se puede comprobar en el preacuerdo hecho público por las organizaciones sindicales. Las condiciones que se van a aplicar a este grupo de empleados procedentes del Popular son absolutamente discriminatorias puesto que de toda la plantilla que se verá afectada por este proceso de despidos colectivos son los que van a tener peores condiciones.

En primer lugar, estos 107 trabajadores y trabajadoras no podrán acceder a las prejubilaciones por edad y, en consecuencia, deben acogerse a este ERE a las condiciones económicas negociadas, entre las que se encuentran unas primas de voluntariedad que dependen de la antigüedad y los trienios cumplidos en el banco. Sin embargo, a los empleados y empleadas en excedencia procedentes del ERE del Popular de 2016 se les niega el acceso a esas primas y, además, es el único colectivo que será despedido de manera forzosa.

En consecuencia, se produce una doble discriminación: en primer lugar, no se les da la oportunidad de decidir de manera voluntaria si se adscriben al ERE o no, teniendo en cuenta que deben reincorporarse a su puesto de trabajo el día 1 de enero de 2021.

En segundo término, estos 107 trabajadores y trabajadoras no tendrán las mismas condiciones económicas de salida del Santander en igualdad de condiciones con el resto de la plantilla porque se les niegan las primas de voluntariedad. Según el cálculo realizado por uno de los trabajadores contactados por Diario16, la diferencia estaría en unos 30.000 euros.

En el comunicado publicado por Comisiones Obreras en su cuenta de Twitter se indicaba lo siguiente: «El colectivo procedente de la excedencia especial del ERE del popular de 2016 accede a estas indemnizaciones sin ningún tipo de descuento de las prestaciones recibidas durante estos años y se tomará para el cálculo su salario reflejado en tablas salariales del XXIII convenio, pero sin acceso a las primas de voluntariedad».

La justificación que desde el sindicato se hace de la aceptación de esta medida discriminatoria es que no se va a descontar nada a estos 107 trabajadores y trabajadoras de lo que han recibido en estos años de excedencia de lo que les correspondiera en este ERE. Eso, por más que diga CCOO, no se podría haber hecho porque la remuneración que estuvieron recibiendo formaba parte de las condiciones del ERE que sólo finalizaría si el empleado o empleada hubiera decidido, de manera voluntaria, terminar la relación laboral con el Popular/Santander antes de la finalización de la excedencia. Sólo en ese caso, y según las fuentes consultadas, se habría descontado la cantidad correspondiente de la indemnización que se les hubiese abonado.

«En una situación de pandemia y crisis económica como la que estamos viviendo, perder un trabajo en condiciones económicas discriminatorias no es justo ni aceptable, sobre todo si viene de la mano de una de las mayores entidades de nuestro país como es el Banco Santander», señala uno de estos trabajadores a Diario16.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que buena parte del colectivo afectado son madres que se acogieron a la excedencia remunerada para poder cuidar a sus hijos pequeños. Tras lo ocurrido en los anteriores ERE del Santander, donde se produjo un ataque indiscriminado contra las mujeres, no sorprende que el banco presidido por una autoproclamada feminista vuelva a ensañarse con las madres.

7 Comentarios

  1. si son afectados algunos de la 0543, pues eso, no me alegro, si me da un pelín de satisfacción, que recuerden las preferentes , las subordinadas convertibles, los gastos de notario etc……los préstamos al8%
    Un caos, en definitiva todos en banqueros

  2. Fuera todos los trepas,caraduras,farsantes,vagos y sampolterrones del Banco…los que venden a sus compañeros para comprarse sus coches de lujo…para aparentar y limitar sus defectos y creer a los demás que llevan vidas ordenadas…vidas llenas de mentiras y vacio…Sólo acumulan dinero sucio a costa de vender y engañar a ellos mismos…MAFIA.

  3. Muchas gracias por dar visibilidad a una minoría, que nos han discriminado por todos lados, informándonos solo vía prensa o por antiguos compañeros, y sindicatos a cuenta gotas de sus acuerdos sin nuestra opinión.
    En total somos solo 42 o 43, ya que algunos no han solicitado volver en estos cuatro años.
    Estamos hablando seguramente de 42/43 en su mayoría madres.
    Al menos en mi caso, que decidí volver a ser madre, y creí que esta medida de la excedencia especial era beneficiosa tanto para el banco como para mí, para no causar baja ni reducción. Y volver con total disponibilidad.
    Pero que ilusa, ni tan solo lo tienen en cuenta, somos un simple número para ellos.
    Y son tan cruelmente inhumanos de discriminar a tan solo 42 personas, que no tan solo nos dan la opción de decidir quedarnos, que encima no nos darán ni las mismas condiciones que el resto de empleados.
    Eso sí el premio a una de las feministas lo recibirá la presidenta del Banco.
    @MJFC11 puedes facilitar otra vía de contacto a parte de twitter, un e-mail? Gracias.

  4. MJFC11 yo soy una afectada, de las solo 42 o 43 afectad@s que solicitamos volver, el resto no lo ha solicitado en estos 4 años. Aún más inhumano el Banco por solo 42 personas discriminarnos así, y seguramente prácticamente todas madres. Que triste.
    Puedes facilitar otra vía de contacto para los que no tenemos twitter. Muchas gracias.
    Y gracias al Diario 16 por dar visibilidad a una minoria.

  5. Y los sampolterrones de turno se quedaran sumergidos y escondidos en la maleza y las aguas subterráneas.acosadores en silencio y con sus garras escondidas cómo buitres en busca de sus nóminas maltratando en base a la pequeña parcela de poder que les han dado. FUERA Sampolterrones

  6. Esos deben seguir la entidad lo merece. Lo único que saben hacer es amenazar, coaccionar y pedir reporteeeeees y reporteeeeees y más reportes en el día para justificar su silla. En mi vida he visto tantos parásitos juntos!. No producen nada y de paso ni se toman la molestia de elaborar ellos las estadísticas y las producciones de las oficinas. Vamos el trabajito que lo hagan los demás. Nunca me calle y tuve persecución, acoso y replesalias pero me quedé con muchos videos y la satisfacción de enfrentarlos y decirle en su cara lo que merecían escuchar más de 1.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre