Tal y como publicamos en Diario16, el informe Banking on Climate Change Fossil Fuel Finance Report 2020 el Santander es uno de los tres bancos que más ha aumentado su inversión o financiación a empresas y proyectos altamente contaminantes que atentan contra el medio ambiente y aceleran el cambio climático.

Desde que se firmaron los Acuerdos de París en el año 2016 el Santander ha financiado o realizado operaciones por valor de 23.000 millones de euros a empresas que provocan el cambio climático. Según el informe, el banco presidido por Ana Patricia Botín casi ha duplicado sus operaciones con estas compañías o sectores altamente contaminantes. En concreto, pasó de 4.626 millones en 2018 a 8.073 en 2019, 2.000 millones más que todo el beneficio del ejercicio anterior.

Uno de los puntos en los que la inversión del Santander ha aumentado de manera exponencial ha sido el de las arenas bituminosas, es decir, uno de los combustibles más sucios y contaminantes del planeta. Según diferentes informes de la Unión Europea, la huella de carbono de estas arenas bituminosas es un 23% peor que la del petróleo. Además, los trabajos mineros que son necesarios para su extracción arrasan los bosques boreales.

Según dicho informe, el Santander habría financiado con 635 millones de dólares de 2016 a 2019 a empresas que extraen gas y petróleo en el Ártico.

El mismo informe expone que el Santander ha financiado la extracción de petróleo mediante “fracking” con 449 millones de euros desde la firma de los Acuerdos de París.

A su vez, la financiación del Santander a compañías de exportación e importación de gas natural licuado ha sido de 1.949 millones.

En consecuencia, estas cifras desacreditan las estrategias de lavado de cara del Santander, entre las que se encuentra el programa que protagonizó Ana Patricia Botín junto a Jesús Calleja en los glaciares de Groenlandia al quedar evidenciado que no es más que un simple «postureo» y una operación de imagen a costa del cambio climático, ya que el Santander continúa financiando a las empresas que producen dióxido de carbono y humo negro y causan el derretimiento de los casquetes polares y glaciares de Groenlandia y el Ártico.

Lo que realmente le importa a Ana Patricia Botín es su cuenta de resultados y, si para incrementarla, tiene que continuar financiando combustibles fósiles lo seguirá haciendo sin por ello dejar de prometer inversiones en sostenibilidad, transición energética, financiación limpia y cumplimiento normativo, afirmaciones que quedan muy bien en los voluminosos informes anuales pero que son sistemáticamente incumplidos, tal y como publicó Bloomberg mencionando al informe del grupo de expertos que forman «Carbon Tracker» que demuestra que esas promesas no se cumplen.

Apúntate a nuestra newsletter

5 Comentarios

  1. No me sorprende nada, este banco esta podrido pero no veremos a la Calviño decir que el Santander es solvente y que sufuturo lo decidiran sus accionistas para dos dias despues que roben a sus accionistas porque el banco lo han vendido por un euro. Todo lo que diga la Botin o el Santander tiene presuncion de falsedad

  2. Que se puede esperar de un banco que nos cruje a sus clientes a comisiones absurdas o ilegales????? Yo me tengo que aguantar 2 años mas, hasta que termine de pagar la hipoteca. En cuanto acabe, me largo.

  3. Yo trabaje en el Santander hasta que me “invitaron” a irme “voluntariamente”. Después del nacimiento de mis hijas esto fue lo mejor que me paso. Jamás sabreis lo que nos obligaban a hacer con los clientes. Como decían en Blade Runner: Yo… he visto cosas que vosotros no creeríais. Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán

  4. Cómo si fuera culpable el Banco Santander de la contaminación del planeta. No sólo hay que mirar las empresas energéticas, sino a todas las petroquímicas, que realizan los plásticos y materiales derivados del petróleo. Que con ello realzan toda clase de utensilios cotidianos que tenemos en casa. E incluso los terminales de teléfono que todos tenemos en el bolsillo. O se creen que con cerrar las energéticas se acabó la contaminación…

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre