jueves, 11agosto, 2022
22 C
Seville

Banco Popular: Pimco, o su matriz Allianz, hubieran entrado en la ampliación de capital que habría evitado la resolución

La política de comunicación, con constantes filtraciones de noticias negativas, junto a la no existencia de antecedentes de venta de un banco sistémico y solvente, hacían imposible que la operación corporativa de venta que inició Saracho y se encargó a JP Morgan tuviese éxito. Por tanto, si tampoco había intención de una ampliación de capital ni de aplicar el Plan de Negocio, el único objetivo era el de llevar a la entidad a la resolución

Esteban P. Cano
Esteban P. Cano
Escritor y Periodista de investigación
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

El fondo Pimco remitió un correo muy contundente a Miguel Escrig, director general financiero fichado por Emilio Saracho, en el que calificó la gestión del presidente que llevó al Popular a la resolución como «extremadamente frustrante y difícil de entender». En el reenvío de Escrig a Saracho de dicho correo, publicado por Diario16 en octubre de 2019, se señala claramente que el fondo de Newport Beach, el mayor tenedor de bonos convertibles At1 dejaba clara su postura en favor de una ampliación de capital.

En consecuencia, no sería nada descartable que estuvieran enterados, incluso por informaciones salidas del propio Popular, de las conversaciones que se estaban manteniendo con Barclays y con Deutsche Bank en referencia a dicha ampliación de capital, negociaciones que tuvieron su colofón con el envío de sendas ofertas que no fueron tenidas en cuenta por Saracho.

Para entender esta posición de Pimco hay que ver las relaciones del fondo con alguno de los principales accionistas del Popular, en concreto con Allianz.

Pimco es un inversor institucional, es una de las gestoras de fondos de inversión más grandes del mundo, si no es la más grande. La gestora es propiedad de Allianz. En concreto, Pimco es una marca comercial propiedad de Allianz Asset Management of America L.P. en Estados Unidos y el resto del mundo.

La empresa de Newport Beach mantuvo siempre una gestión separada e independiente de Allianz SE, que es la matriz y accionista de Banco Popular, que designó como consejero, a nivel personal, a Vicente Tardío Barutel. Tradicionalmente, la aseguradora alemana había tenido representantes institucionales, pero en la última etapa, aquél pasó de ser representante físico de Allianz a ser nombrado consejero, como persona física, a propuesta de Allianz SE.

El Popular y Allianz tenían un importante negocio conjunto (Allianz Popular SA: negocios de fondos de inversión, seguros de vida y planes de pensiones) que dependía, como todo el negocio de Allianz España de una consejera ejecutiva Helga Jüng, y ésta, a su vez, del CEO del grupo.

La importancia del correo de Pimco

Tal y como publicamos en Diario16, el día 2 de junio de 2017, fecha en la que se remitió el correo desde Pimco, pasaron muchas cosas y la cronología de acontecimientos entre el fondo y el Popular va más allá de una simple comunicación.

Ese día 2 de junio por la mañana Helga Jüng le facilita a Saracho, recordando una conversación de un par de semanas antes, el nombre de una persona de Pimco en el contexto de una posible ampliación de capital, a lo que Saracho le contesta que creía que el fondo ya estaba en contacto con Escrig. Éste, por la tarde, remite el correo en el que habla de la ampliación y las críticas a la gestión de Saracho.

Matthieu Loriferne, directivo de Pimco, demuestra estar muy preocupado ante la eventualidad de una quita sobre sus bonos convertibles (AT1) o una conversión en acciones. Esto habría supuesto que previamente se habrían amortizado el capital, con el consiguiente perjuicio a su matriz, Allianz SE, accionista de referencia del Popular con cerca de un 4% del capital. Es este responsable el que muestra su estupefacción ante el directivo Berastain que trabaja con Escrig. Parece obvio deducir que en semejante situación Pimco y/o Allianz entrarían a participar en la ampliación que señala Escrig en el mail a Saracho.

Resulta sorprendente que un tema de esta trascendencia fuera dejado en manos de un ejecutivo de segundo nivel en la estructura del Popular, sobre todo cuando se acababa de producir un duro golpe como fue la filtración de la JUR a Reuters.

Por tanto, de las opciones para el futuro del Banco que Saracho transmitió al JST en su trascendental visita al BCE en Frankfurt del 15 de marzo de 2017, la única a la que se dirigió su actividad fue a la resolución del Banco, muy probablemente con desconocimiento de terceros, (salvo Uría y Menéndez y el círculo de directivos a los que fichó). Esto era algo absolutamente impensable con la situación de capital y de liquidez que el Banco tenía en marzo de 2017.

La operación corporativa de venta, una cortina de humo

La operación corporativa de venta del Banco no se produjo porque no se podía producir por el procedimiento elegido. No hay antecedentes de venta de un banco sistémico y solvente en un proceso público. Es contraria a la lex artis y a los más elementales principios de prudencia proceder a la venta de un Banco en la plaza pública, salvo que no se quisiera vender.

Los propios peritos del Banco de España también se extrañaron por el proceso de venta pública en la situación a la que Saracho la había llevado. En el primer informe pericial entregado a la Audiencia Nacional los peritos señalan «por último destacar la política de comunicación de la entidad minusvalorando los impactos que tendría la identificación de responsabilidades del anterior equipo gestor así como la venta de la entidad públicamente en una situación en la que el banco estaba muy expuesto a los medios de comunicación y a las decisiones de inversores y agencias de rating por la situación de incumplimiento de objetivos de la ampliación de capital, en especial su cumplimiento con la normativa de recursos propios mínimos».

Según fuentes financieras consultadas por Diario16, Saracho no tenia en sus planes reales una ampliación y en algunos círculos llegó a afirmar que «tendría que comprar acciones su madre que estaba muerta», señalan las mismas fuentes.

Todo ello aun teniendo en cuenta el interés mostrado por los bancos de inversión. Según los correos cruzados entre Miguel Escrig publicados por Diario16, Morgan Stanley valoró el negocio en 9,000 millones de euros. Además, estaban las ofertas de Deutsche Bank o Barclays. A todo lo anterior hay que sumar lo indicado en sus demandas por Antonio del Valle que decía tener preparados 1.500 millones de euros para una ampliación. Sin embargo, Saracho no hizo nada por ejecutarla porque ya había decidido ir a la resolución.

Finalmente, no se puede olvidar otro correo del día 2 de junio de 2017 enviado por Joaquín Hervada, secretario general del Consejo, que llevaba adjunto un archivo sin indicar autor pero que apunta a que, presuntamente, fue el despacho de cabecera del Santander. Ese documento está fechado el día 17 de mayo y ya versaba sobre la resolución. Esa nota es más clara que el borrador de Uría del día dos de junio, pero parece que Hervada solo la compartió con los destinatarios del correo.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

lo + leído