En la mayoría de las sentencias emitidas por los tribunales tanto de primera como de segunda instancia, los jueces que han firmado dichas sentencias realizan un planteamiento, no tanto desde el descubrimiento y búsqueda de la verdad, sino desde un silogismo en donde se formulan dos premisas: las cuentas están mal y hay una reexpresión de las mismas. Diario16 ha analizado varias sentencias que van en la línea de estimar la más que supuesta falsedad contable y se llega a la conclusión de que se razona que el Banco Popular se resuelve porque no presentaba la imagen fiel. Incluso algunos despachos han llegado a argumentar que era una entidad insolvente y que esa fue la causa de la resolución. Es decir, lo contrario a lo afirmado por los peritos del Banco de España.

El silogismo es una manera de expresar que una causa produce un efecto. En la presentación de dicha causa no se expone, a pesar de que sí se argumente sin los documentos que acrediten suficientemente el motivo de dicha causa. Por tanto, esta exposición y argumentación es insuficiente para demostrar lo que se pretende demostrar.

En consecuencia, respecto a las decisiones judiciales tomadas en el ámbito del conocimiento del procedimiento de resolución que se aplicó al Banco Popular, una causa muy compleja, cualquier juez que haya realizado un juicio y dictado sentencia sobre las demandas civiles planteadas en su juzgado debería preguntarle al magistrado instructor de la Audiencia Nacional y así podrán saber que buscar la verdad y la justicia, tanto para la justicia en sí misma como para los afectados, no puede basarse en silogismos que no son expresión de la situación en cómo se encontraba el Banco Popular.

Todos los informes, documentos, testimonios que se dispongan en cualquier ámbito de la justicia sobre el caso del Banco Popular no pueden ser desestimados por el hecho de ser un tribunal diferente, basándose en el criterio médico de que «si no realizo la prueba yo, no es válida». Los informes, testimonios y documentos aportados tienen que ser igual de válidos para el juzgado que los ha solicitado como para el resto de juzgados que tienen que sentenciar sobre las demandas presentadas por la resolución del Banco Popular.

En estos juzgados de primera instancia se están aportando informes periciales de parte para poder argumentar los motivos de las demandas y son informes basados en silogismos en donde se argumenta, sin la suficiente documentación y acreditación, que la causa de la resolución fue la cada vez más ilusoria falsedad contable a través de la cual el Banco Popular no expresó la imagen fiel.

Hay que recordar a esos despachos que las provisiones que tuvo que realizar el Popular en el año 2016, no fueron porque el banco las escondiera durante varios años, desde la primera circular del Banco de España del 2004, posteriores decretos de Guindos 1 y 2 del año 2012, sino porque hasta la Circular del 4 de abril del 2016, por la que se modifica la circular 4/2004 de 22 de diciembre, sobre normas de información financiera publica y reservada y modelos de estados financieros y la Circular 1/2013 de 24 de mayo, sobre la Central de información de Riesgos, no se exigió legalmente, con parámetros evaluables, las necesidades de provisiones que el Banco Popular debía realizar.

Dicha circular entró en vigor el 1 de octubre del 2016, tal como marca la Disposición Final única. Es en el cumplimiento de dicha Circular, no anteriormente puesto que no se exigieron unos coeficientes para marcar las provisiones de activos deteriorados en los balances, lo que hace que el Banco Popular, en el cuarto trimestre del 2016 y previa la ampliación de capital realizada, plasme en su balance las provisiones exigidas por dicha Circular, presentando un resultado consolidado de 3.485 millones de pérdidas.

Esas pérdidas son asumidas contra fondos propios, siendo éstos de 15.084 millones en el 2º trimestre del 2016 tras la ampliación de capital de 2.505 millones, de 14.991 en el tercer trimestre y de 11.442 millones en el cuarto, después de asumir las provisiones exigidas por la Circular 4/2016 del Banco de España y que le reporta esas pérdidas.

Habría que recordar que la reexpresión de las cuentas de Saracho, por un importe materialmente no significativo de 354 millones dejó los fondos propios en 11.088, cantidad que los inspectores del Banco de España ratificaron en su informe y que el mismo Banco Popular en el Hecho Relevante de 11 de mayo del 2017 situó en 10.777 millones de euros.

Además, en el segundo informe emitido por Deloitte a la JUR, se fijó que el 6 de junio del 2017 el Popular tenía un patrimonio neto de 9.398 millones.

Por tanto, no solo el banco, sino  que tanto el auditor que realiza el informe para la JUR, como el Banco de España, como el BCE, que conceden en los días previos liquidez de emergencia al Banco Popular por un importe de 9.500 millones de euros, están afirmando y confirmado que la liquidez se le concede al Banco Popular porque es solvente, y esa solvencia es la que Deloitte cifró el mismo día de la resolución en 9.398 millones de euros.

Luego, ¿la resolución del Banco Popular se realiza por la situación como se encuentra la entidad o bien es el procedimiento de resolución, bajo los criterios utilizados, los que provocan la insolvencia del banco?

Para finalizar, los juzgados que tengan que juzgar las demandas en cualquier vía judicial por la caída del Banco Popular, deben tener muy en cuenta que la normativa sobre valoración de entidades en resolución sobre la que se basó tanto la JUR como Deloitte para realizar las valoraciones de la entidad entró en vigor el 29 de marzo del 2019, tal como señala la EBA (Autoridad Bancaria Europea) autora de dicha normativa. Por tanto, ¿sobre que normativa se basaron tanto la JUR como Deloitte para realizar la valoración del Banco Popular? Esta es una causa de nulidad de toda la operación que los juzgados que siguen aceptando los argumentos de la falsedad contable deberían tener muy en cuenta porque, precisamente, no guarda relación con el estado de las cuentas.

Por tanto, la falsedad contable, el vicio de consentimiento, pueden ganar sentencias por los silogismos que están planteando los bufetes ante los distintos juzgados. Sin embargo, esos argumentos no pueden ser atribuibles al Banco Popular, sino que esa falsedad contable sí que se presenta en las cuentas elaboradas por la JUR y presentadas en el primer semestre del 2017 por el Banco Santander reportando unas pérdidas inducidas por un importe de 12.218 millones de euros que no son reales puesto que dichas valoraciones no se basaron en ninguna legislación en vigor.

Apúntate a nuestra newsletter

10 Comentarios

  1. Pagina 137 del informe del Banco de España:

    “No podemos cuantificar el impacto de los incumplimientos subsistentes en las cuentas de 2016 por la complejidad y subjetividad de las metodologías internas empleadas en el cálculo de los deterioros de los activos financieros y no financieros pero estimamos que el impacto era muy significativo”

    Si eso no significa que las cuentas no eran correctas es que mi profesora de Lengua no hizo un buen trabajo.

    Ofrecéis una visión demasiado sesgada. Y no todo es blanco o negro como os empeñáis en que creamos.

  2. Déjense de matraca contra el Santander. Todo este tema es regla de tres simple. En un contexto de bajos tipos de interés y dura competencia el Popular empezó a caer. No faltaron los cortos. La cotización bajó y bajó. Y las instituciones públicas mientras los minoritarios aguantaban, vendían lo que tenían para vergüenza nacional y dieron la puntilla al Popular, más exactamente a lo popular, al pueblo minorista. Y así el Banco llegó a valer NADA.Y llegó el Santander y carga con él.Si, pagó un euro por la NADA. Lo demás son castillos en el aire, castillos españoles como dicen nuestros vecinos franceses. El Santander cargó con aquel banco tiempo atrás precioso que redujeron a una ruina y entre sus depredadores las entidades públicas que tenían en él cuenta y le retiraron los fondos que tenían en el honrado banco mientras
    Jose minoritarios aguantaban.

  3. Al anómino y a Alfaro solo les faltó escribir: y el Pte.Saracho puso todo su buen saber para conducir y solucionar los problemas del banco, no descansó hasta que lo consiguió y por todo ello miles de familias le estan agradecidas. En cuanto al Santander tenia perfectamente dotadas todas las minusvalias que la crisis causó en el valor de sus activos y tuvo la suerte de no verse perjudicado por diferencias de cambio en sus negocios en Brasil y el brexit tampoco le afectó. Y sobre tido de momento tampoco le afecta todis los activis minusvalorados del Popular. Que suerte

  4. Se les ve CONTENTISIMOS a estos “infiltrados/dinamiteros”partidarios de los poderes fácticos que campan a sus anchas por las cloacas de este país…….
    Nada les importan las decenas de evidencias de lo que solo ha sido un robo planificado por el gobierno Rajoy/De Guindos y ejecutado,con burdos procedimientos por la JUR,CNMV Y EL SANTANDER(sus abogados infiltrados y el topo Saracho)……Les sobra poderío para trasladar su” mierda” a otros periódicos que no son de ese 70% de su órbita político/mediática y que estan tan calladitos antes las evidencias publicadas por Diario 16(el unico periodico no pagado por La Botin).Ustedes están muy seguros de que la “justicia española”(del Juez Andreu,entre otros)volvera a dar la razon a los poderosos frente a las 305000 familias expoliadas……Dudoso honor y evidente cobardía el alinearse con los poderosos frente a los mas débiles…..¿No les dan ganas de vomitar…..de pura insignificancia?…..

  5. Hace varios meses gané el juicio al Santander y mi abogado se basó principalmente en la irregularidades contables del popular y la información errónea hacia el inversor que en éste caso era yo.

    • ¿ Por qué el Santander se habrá dejado ganar, en este y en muchos otros procesos?.

      Es que resulta que simplemente con haber dicho “pio, pio que yo no he sido” hubiera bastado. Quien nos quitó las acciones no fue el Santander, fue el FROB.

      Por otra parte, ¿por qué los grandes ex – accionistas no están diciendo nada?. Sólo o principalmente han demandado al verdadero expoliador (El FROB y la JUR) y pudiendo como pueden “crear opinión publica”, están calladitos…

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre