El Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE) es muy claro en su artículo 263 que el «Tribunal de Justicia de la Unión Europea será competente para pronunciarse sobre los recursos por incompetencia, vicios sustanciales de forma, violación de los Tratados o de cualquier norma jurídica relativa a su ejecución, o desviación de poder, interpuestos por un Estado miembro, el Parlamento Europeo, el Consejo o la Comisión […] será competente en las mismas condiciones para pronunciarse sobre los recursos interpuestos por el Tribunal de Cuentas, por el Banco Central Europeo y por el Comité de las Regiones con el fin de salvaguardar prerrogativas de éstos. Toda persona física o jurídica podrá interponer recurso […] contra los actos de los que sea destinataria o que la afecten directa e individualmente y contra los actos reglamentarios que la afecten directamente y que no incluyan medidas de ejecución».

La resolución del Banco Popular adoptada por la Junta Única de Resolución (JUR) el día 7 de junio de 2017 y que tuvo como consecuencia principal la ruina de más de 305.000 familias de trabajadores, ahorradores, pequeños empresarios y pensionistas, careció de motivación suficiente, según se colige de los argumentos presentados en la demanda interpuesta ante el TJUE por una parte importante del núcleo duro de accionistas del Popular.

En primer lugar, no se han hecho públicos en ningún momento de manera íntegra los procesos relativos al procedimiento, los sistemas utilizados para la valoración de la entidad, los planes alternativos a la decisión de la resolución o las medidas preventivas, elementos que son fundamentales para conocer si el procedimiento se realizó de manera acorde con lo indicado en los reglamentos comunitarios. Todo ello, además, «pesar que la jurisprudencia del TJUE es clara al señalar la obligación de comunicar al interesado los documentos en su integridad, sin suprimir parte alguna de los mismos, a excepción, naturalmente, de las partes que tengan carácter confidencial», indica el texto de la demanda.

Este es un punto en el que los afectados que compatibilizan sus demandas y querellas en España con los recursos en la Justicia Europea hacen mucho hincapié: en ningún momento se ha hecho público cómo se hizo realmente la resolución, tal y como hemos publicado en varias ocasiones en Diario16.

La JUR publicó una versión censurada que ocultó puntos fundamentales para que los afectados pudiesen conocer las verdaderas razones que motivaron una decisión tan drástica.

Se ocultó, en lo referente al procedimiento, todo lo que sucedió durante los primeros días del mes de junio de 2017. También se omitieron toda la información referente a lo que justificó que no se adoptara ningún tipo de medida preventiva. Además, tal y como ya hemos publicado en este medio, no hay ningún tipo de información que dé luz sobre el proceso de venta de la entidad. Por otro lado, la información hecha pública por las instituciones económicas europeas tampoco hace referencia a las razones por las que no se adoptó ningún tipo de medida de atención temprana o reestructuración, es decir, lo mínimo que se le debe exigir a un supervisor.

Evidentemente, tampoco se ha hecho público de manera íntegra el informe de Deloitte por el que se tomó la decisión de resolver al Popular, hecho que hace imposible a los afectados tener un mínimo conocimiento de los criterios de valoración utilizados por la auditora, un informe que, además, es absolutamente contradictorio con respecto a las cuentas del Popular del primer trimestre de 2017 o con las estimaciones que los analistas del Santander hicieron del valor real de la acción: 1,16 euros.

Todo lo anterior, no sólo impide tener un conocimiento a los afectados de las razones reales que llevaron a adoptar la decisión de resolver al banco, sino que, además, va a ser un obstáculo importante para que el TJUE pueda tener pruebas suficientes y sólidas para determinar la legalidad de lo ocurrido el 7 de junio de 2017.

5 Comentarios

  1. Y se sabia….. al final, el Santander deberá indemnizar y se demostrará la connivencia entre Emilio Saracho y Ana Botín, para regalarle el banco …. ojalá se haga justicia y quiebre el banco Santander….

  2. El daño hecho en la salud de muchas personas durante estos tres años es irreparable. Deseo que estos ladrones lo pagen de la misma manera , sufriendo ,. Un saludo a todos . Gracias diario 16.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre