Banco Popular

Yolanda García Cagiao fue directora de Auditoría Interna en Banco Pastor y, tiempo más tarde, coincidiendo con la salida de Ángel Ron, fue nombrada directora de Auditoría Interna de Banco Popular, sustituyendo a Jesús Arellano, que se jubiló a principios de 2017.

Según indican a Diario16 fuentes internas del Popular, Cagiao dirigía un equipo de 80 personas. La actividad de Auditoría Interna es fundamental como línea de defensa de los bancos frente a posibles irregularidades que puedan cometer en su actividad ordinaria sus propios empleados o fraudes de sus clientes que puedan afectarles.

Yolanda García Cagiao asistió al Consejo del 20 de febrero de 2017, en el que se consumó la salida de Ángel Ron y, sobre las cuentas anuales de 2016, dijo, según se recoge en el acta a la que ha tenido acceso Diario16, lo siguiente:

Además, la directora temporal de la Oficina de Auditoría había participado en el equipo que había revisado la comercialización de la ampliación de capital de 2016 y no había encontrado nada irregular en la misma, como también certificó la CNMV.

De aprobar las cuentas a pretender reexpresarlas

Sin embargo, 1 mes y 10 días después de esta afirmación sobre las cuentas, Auditoría Interna realizó un informe que propició el hecho relevante de 3 de abril de 2017 de reexpresión de las cuentas y que inició la destrucción del prestigio y la reputación del Popular.

Los auditores externos (PwC), los peritos del Banco de España y la propia CNMV consideraron el hecho relevante como «no significativo», sin impacto material en las cuentas de 2016, por lo que los ajustes pendientes que dijo haber detectado la Auditoría Interna se pudieron contabilizar en el primer trimestre de 2017.

Sin embargo, pese a no ser significativo, el impacto del hecho relevante fue demoledor, tal y como pretendía Emilio Saracho, sobre la reputación del Popular y sobre el valor de la acción, que se desplomó un 12% el 3 de abril de 2017, caída agudizada por la filtración no casual de la noticia de la dimisión del Consejero Delegado, Pedro Larena.

Como declaró recientemente el exdirector de Comunicación, la redacción del hecho relevante fue imprecisa y generó muchas dudas en los inversores, analistas y periodistas que sumaron el importe de todos los conceptos, pese a que dicha suma no respondiese a un impacto en resultados.

En definitiva, el hecho relevante de la reexpresión dejó dudas sobre los impactos de la revisión, pues sumó impactos brutos de conceptos que, como afirmó PwC, eran indeterminados o sencillamente no tenían impacto ni en patrimonio ni en resultados.

Esos ajustes respondían, fundamentalmente, a tres conceptos, uno que no afectaba a las cuentas de 2016, otro que potencialmente afectaba al Capital Regulatorio, pero no a las cuentas -el de la presunta financiación de acciones de la ampliación de capital– y otro que sí afectaba a las cuentas de 2016 relativo a un supuesto déficit de provisiones de 123 millones de euros.

En las cartas cruzadas entre Auditoría Interna y el Auditor Externo se eximía de responsabilidad a los consejeros que habían formulado las cuentas previamente, dado que no podían haber tenido conocimiento de estos tres asuntos.

Llama la atención que la directora del Departamento de Auditoría Interna, Yolanda García Cagiao hubiese afirmado el 20 de febrero que calificase las cuentas de 2017 como aceptables -que estaban bien y habían sido revisadas- y que un mes y unos días después emitiese un informe que diese lugar a esa infausta reexpresión que dañó la reputación del Banco.

3 Comentarios

  1. Aquí lo que falta son imputados y temporadas en SOTO del real para aflojar las alforjas.
    Esto tenía que ser desde hace ya bastante tiempo. Esperemos que la estrategia del sr. juez de resultados para los afectados.

    • Aquí lo que falta ya son sepultados, y nada de costes de mantenimiento en SOTO.
      Ya se empezará.
      Este señor Juez, su estrategia es perder tiempo en favor de los ladrones.

  2. En mi caso utilizaban a terceros y violaron el secreto de las comunicaciones. Me canse de ir descubriendo a traidores, gente falsa colaboradores de muchas vulneraciones. Desde el 2015 en esto… Ya puedo trabajar en el FBI que desastre de directivos y cliente externos a la entidad.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre