El Caso Popular y la salida a Bolsa de Bankia nada tienen que ver, esto es algo que Diario16 lleva afirmando durante años, a pesar de que haya habido sentencias al respecto o que determinados despachos de abogados hayan intentado ofrecer esa vía a los afectados como la única forma de recuperar de manera rápida el dinero que la resolución les quitó.

La Audiencia Nacional ha hecho pública una sentencia que cierra definitivamente esta estrategia de asimilación entre el Caso Popular y la salida a Bolsa de Bankia. El fallo de la Sala de lo Penal destaca que la salida a Bolsa contó con la aprobación de todas las instituciones  «tanto la decisión de salir a Bolsa como la determinación de hacerlo con la estructura de doble banco fueron resoluciones enteramente contempladas por el Banco de España, que además las aprobó después de calibrar las ventajas y los inconvenientes que dichas decisiones conllevaban», para luego determinar que «lo que resulta evidente a todas luces es que el proceso que culminó con la salida a Bolsa de Bankia fue intensamente supervisado con éxito por el Banco de España, la CNMV, el FROB y la EBA, contando en definitiva con la aprobación de todas las Instituciones».

En relación al folleto de la salida a bolsa, se afirma que contenía una amplia  y certera información financiera y no financiera indicándose al respecto: «en definitiva, la información financiera incluida en el Folleto era más que suficiente para que los inversores mayoristas y minoristas se formasen un criterio razonado sobre el valor de la compañía que se estaba ofertando, una información que había sido elaborada con la supervisión y obedeciendo a los requerimientos del Banco de España, siendo luego refrendada por la CNMV al registrar el Folleto».

Sin embargo, en el Caso Banco Popular, ha habido sentencias que han determinado que la ampliación de capital de 2016 ocultaba el estado real de las cuentas de la entonces sexta entidad financiera de España y que la propia resolución es la demostración de que se había ocultado la verdadera situación del banco. Sin embargo, esa ampliación de capital, al igual que la salida a Bolsa de Bankia, contó con la aprobación de todos los organismos económicos de España y Europa. Por tanto, ese argumento queda cerrado.

Por otro lado, el informe pericial del Banco de España destrozó la estrategia de asimilación entre la salida a bolsa de Bankia y el Caso Popular al afirmar que en el año 2016 el Popular era solvente. La realidad es que los peritos son claros cuando afirman en las conclusiones del informe que «a diciembre de 2016, su patrimonio neto era de 11.088 millones de euros y tenía una capacidad de generación recurrente de beneficios antes de provisiones en torno a 1.150 millones de euros».

Otro punto clave del informe que desmonta toda la estrategia de quienes llevaron a los afectados a reclamar la ampliación de capital de 2016 es la capacidad que tenía el Popular para «materializar plusvalías por ventas de negocios», tal y como llevamos afirmando en Diario16 en referencia a las ofertas de activos no estratégicos recibidas del BCI chileno para TotalBank y de Värde para WiZink.

El informe de los peritos del Banco de España expone cuál fue la causa verdadera de la pérdida del dinero por parte de los afectados: «la entidad tenía un grave problema de liquidez siendo en todo momento antes de la resolución solvente, sus fondos propios eran positivos». Además, inciden en el hecho de cuándo se produjeron esas fugas de liquidez: «La decisión de resolver la entidad se basó en el deterioro de la situación de liquidez por una salida de depósitos especialmente intensa desde abril de 2017, concentrándose en fechas concretas».

Es decir, que las pérdidas de los afectados sólo fueron posibles gracias a la estrategia de Emilio Saracho de dar una imagen negativa del Popular que derivó en la crisis de liquidez, todo ello, evidentemente, con la anuencia del ministro de Economía, Luis de Guindos, quien mañana tendrá que dar muchas explicaciones en la Audiencia Nacional.

Por otro lado, el propio documento presentado por los expertos del supervisor afirma claramente que las «pérdidas sufridas por los inversores son consecuencia de la decisión administrativa de resolver la entidad y proceder a su venta a través de un procedimiento de subasta competitiva».

La sentencia de la salida a bolsa de Bankia provocará un terremoto en los tribunales, puesto que las conclusiones de la misma serán utilizadas por el Santander en los recursos que interponga contra los fallos que se han dado en base a esta argumentación y, por tanto, los afectados no podrán recuperar su dinero, tal y como llevamos advirtiendo en Diario16 desde hace más de 2 años, cuando comenzaron las primeras sentencias de tribunales de primera instancia que asimilaban lo ocurrido con Bankia con el Caso Popular.  

Apúntate a nuestra newsletter

2 Comentarios

  1. Al de las mandíbulas prietas, señoría despidale con un buen complemento (a juego con el traje con el que se presentará) cómo pueden ser unas bonitas esposas y de paso «caminito de Jerez».
    Hágalo antes de que pergeñe nuevas mentiras.. que al final se va con el otro a Bélgica y no le extraditan.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre