Tal y como publicó Diario16 en octubre de 2017, el fichaje por el Santander del responsable en el Banco Popular de la gestión de los fondos de la Iglesia Católica, Eduardo Pomares, dos meses antes de la resolución fue un movimiento estratégico clave por parte de la entidad cántabra.

Este movimiento de Santander cobra mucho más sentido en base a las declaraciones en la Audiencia Nacional y a la documentación sobre el Proyecto Neptuno. La estrategia del banco presidido por Ana Patricia Botín no era solamente intentar atraer los fondos de la Iglesia, sino que, una vez ejecutada la operación, Pomares se encargara de retener o atraer a un cliente tan importante que le garantizaba al Santander depósitos y productos financieros por un valor cercano a los 10.000 millones de euros.

Según distintas fuentes consultadas por Diario16, el Santander llevaba tanteando a Pomares desde principios de abril del 2017 y, como buen conocedor de la dialéctica y negociación clerical, no solo quería que le ofrecieran mejores condiciones laborales, sino que fuera algo más relevante su papel de cara a la Iglesia.

Santander no podía ofrecer un aumento de la rentabilidad de los depósitos de la institución católica, puesto que el Popular les estaba ofreciendo entre un 3 a un 4,75 %, en base al volumen de los depósitos de cada organismo eclesial. Por tanto, con los datos de los que disponía el Santander sobre el Popular el 15 de abril y estando Saracho anunciando la resolución, como hizo en marzo de 2017 ante el BCE, pero sin saber cómo realizarla, altos directivos del Santander le ofrecieron a Pomares trasladar los depósitos de la Iglesia sin mejorarles las condiciones de rentabilidad, pero asegurando que no los perderían en una posible resolución, tal y como dice la legislación europea.

Ahora, la palabra de Eduardo Pomares no fue suficiente para el encargado de economía de la Conferencia Episcopal Española. Según las fuentes consultadas, fue el propio ministro Luis de Guindos quien medió con el responsable económico de la Iglesia para corroborar lo que le habían transmitido los directivos del Santander sobre la posible pérdida de depósitos en un procedimiento de resolución. Esta gestión tuvo éxito porque, en los siguientes 15 días, más de 5.800 millones de euros que disponían los organismos eclesiásticos pasaron del Popular al Santander, coincidiendo con las fechas del fichaje de Pomares por la entidad cántabra.

Apúntate a nuestra newsletter

9 Comentarios

  1. Y siguen andando por ahí pidiendo limosna a las almas cándidas que se dejan saquear y engordan a esos mafiosos

  2. Que clase de hijos de puta clericales tenemos en la Iglesia; a eso se dedican, a sacar y a robar.
    Meteros los cepillos por el culo sotanas.
    El monseñor del Popular, no tienes perdón de Dios, so cabrón.
    El dinero de marnie te dará para que le compres velas.

  3. De Oca a Oca y tiro otra vez porque me toca

    Si lo abogados del Santander decidieran hacer un congreso todos juntos, tendrían que montar un campamento en la muralla China, están en todas partes

    ***La justicia vuelve a rechazar la querella de Orcel al Santander por estafa procesal ***

    A que no sabéis quien puede decir esta frase en su despacho ***De Oca a Oca y tiro otra vez porque siempre gano ***

  4. Declaraciones de la sacerdotisa del Banco Europeo. No se que pensar de esta tía , mirar lo que dice ahora esta aprendiza de las finanzas S2

    Por otro lado, ha admitido que la regulación europea requiere aún de muchos cambios. En su opinión, no puede ser que las resoluciones dependan del marco europeo y las liquidaciones de los reglamentos nacionales. «Es como vivir en una casa a medio construir», ha dicho.

    MADRID, 26
    La presidenta de la Junta Única de Resolución (JUR), Elke König, considera que las fusiones bancarias son una herramienta útil para elevar la eficiencia, siempre y cuando den lugar a un grupo combinado más solvente.
    Así lo ha indicado Köning durante si intervención en el III Foro de Banca organizado por El Economista y Accenture, donde ha añadido que las operaciones de consolidación «siempre son un gran paso» y donde ha deseado éxito a los banqueros que actualmente se encuentran trabajando en acometer una transacción de este tipo, como los de CaixaBank y Bankia.
    «Una fusión es siempre un gran paso, puede ser algo positivo porque es previsible que aumente la eficiencia o eleve las capacidades de acceso a los mercados, si bien todo depende de cómo se implante, que debe hacerse de forma precisa», ha explicado, asegurando que si se lleva a cabo correctamente, suele derivar en un escenario «en el que todo el mundo gana».
    De hecho, la presidenta de la JUR ha indicado que los bancos verán cómo su rentabilidad empeora aún más por la pandemia del coronavirus, por lo que ve con buenos ojos las iniciativas para consolidar.
    En cualquier caso, ha insistido en que en una operación de adquisición o fusión siempre se deberá tener en cuenta la solvencia. «La solvencia se debe observar en una consolidación», ha subrayado, a la vez que ha reconocido los esfuerzos realizados por el sector bancario español para mejorar su posición.
    En este sentido, König ve convenientes las políticas centradas en asegurar la solvencia de los bancos. «Hacer que un banco sea solvente es una buena receta para que no se tenga que resolver en un futuro», ha apostillado. «Espero que no tengamos que resolver ningún banco», ha aseverado.
    Por otro lado, ha admitido que la regulación europea requiere aún de muchos cambios. En su opinión, no puede ser que las resoluciones dependan del marco europeo y las liquidaciones de los reglamentos nacionales. «Es como vivir en una casa a medio construir», ha dicho.
    König confía en que la respuesta europea se homogeneizará a medida que se profundice en la unión bancaria, si bien es consciente de que no llegará tan pronto como en 2021. «Los planes de resolución no son perfectos, pero vamos a continuar avanzando en nuestro objetivo de asegurar la estabilidad financiera», ha señalado.
    Finalmente, König ha apuntado que «no cabe duda» de que las severas medidas que se han tenido que tomar en los últimos meses para hacer frente a la expansión del coronavirus «van a tener un impacto económico durante los trimestres venideros».
    «La economía se va a ver gravemente afectada y el impacto en los bancos se va a notar, los cuales necesitarán de algunos trimestres más para recuperarse debido al apoyo realizado», ha dicho.

    • Y no estaba al lado el mangante pelao de Jaime Ponce Huerta, Presidente de la Comisión Rectora del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria – FROB. quien contrató a Jefferies International Limited y a Baker & McKenzie Madrid; para echarle agua en el vasito, como si fuera Ganímedes a esta nazi híbrida, mentirosa, cínica y embustera, una alemana de mierda desecho de Adolf Hitler.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre