Había mucha expectación con la testifical de Miguel Escrig, exdirector general financiero del Popular fichado por Emilio Saracho. Sin embargo, como ocurre en el mundo taurino, las expectativas de un gran cartel no se han cumplido. Distintas fuentes han confirmado a Diario16 que se ha tratado de una declaración muy indeleble.

Sin embargo, como ya han hecho otros tantos, se ha desmarcado totalmente de la estrategia y de las acciones de Emilio Saracho. Por un lado, en referencia a la situación del Banco Popular, Escrig ha afirmado que la entidad cumplía con todas las ratios regulatorias de capital, lo que demuestra que lo que Saracho pretendía decir en la Junta de Accionistas de abril de 2017 respecto a que el Popular tenía capital cero no era cierto.

Hay que recordar que, según la declaración de otro exdirector general en la Audiencia Nacional, Carlos Balado, fue el propio Escrig quien le prohibió a Saracho que dijera eso en la Junta de Accionistas.

Otro punto importante de su declaración ha sido la redacción del hecho relevante de la reexpresión de cuentas, el primer golpe de Saracho a la liquidez del banco, sobre todo si se hace coincidir con la filtración del cese del consejero delegado. Según las fuentes consultadas, Escrig ha negado que él redactara ese hecho relevante. Sorprende mucho que quien fue el director general financiero no participara en la redacción del hecho relevante.

Lo que sí parece claro es que, a medida que van pasando las testificales, todo el mundo se está desmarcando de la generación de esa comunicación a la CNMV porque, en realidad, no tuvo apenas influencia en las cuentas de 2016 pero empezó a hacer mucho daño al Popular.

Desmarcarse del hecho relevante de la reexpresión es dar la espalda totalmente tanto a Emilio Saracho como al despacho de cabecera del Santander que, entre otras cosas, asesoraba al expresidente del Popular desde el mes de febrero de 2017.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre