En Baltimore,  la primera capital  de los  EEUU, sus pobladores viven construyendo el futuro con el respaldo del Johns Hopkins Medicine,  la constancia de los migrantes. Sobre todo  italianos y   las obras de los escritores  H.L. Mencken, Russell Baker, Anne Tyler,   Laura Lippman, y  de Edgar Allan Poe, célebre por haber vivido y sepultado allí, en 1849, cuya tumba continúa atrayendo a los turistas. Un “aficionado nocturno de Poe” deja rosas rojas y una botella de coñac en la lápida.

El escenario de Baltimore es propicio. Una extensa playa, donde confluyen las aguas del rio  Patapsco, en la bahía de Chesapeake, permite también la acción  de  uno de los sistemas de salud y atención médica más prestigiosos en el mundo, que incluye hospitales, expertos en todos los campos de la medicina. En este horizonte trabajan para fomentar los tratamientos de vanguardia e impulsar la ciencia médica,  proyectos de vivienda social y la cultura, desde la Literatura, sigue cautivando a los  estudiantes de esa casa de estudios.

Este año, 2020, el JHM dirige un sistema de asistencia sanitaria, con información actualizada sobre el Covid-19, la enfermedad y cualquier cambio en las políticas para pacientes y acompañantes. En el portal institucional se destaca en tiempo real la cantidad de infectados, recuperados y muertes por Covid-19. Dispone de un sistema de conteo por países, mostrando el mapa del mundo con la cantidad de casos activos.

John Ulatowski, director del JHM, es uno de los principales investigadores sobre los mecanismos reguladores del flujo sanguíneo cerebral y el suministro de oxígeno. Además de desempeñarse como director de Anestesiología y Medicina de Cuidados Críticos para el Hospital Johns Hopkins, ha realizado investigaciones de servicios de salud sobre la mejora de la calidad, la seguridad y el rendimiento a nivel hospitalario.

 Con más de 125 años de investigaciones y atención de pacientes, el doctor Ulatpwski declara: «Nosotros empleamos un enfoque multidisciplinario para tratar con éxito una variedad de enfermedades y afecciones. Nuestro equipo emplea procesos avanzados de diagnóstico para garantizar la evaluación, la detección y el tratamiento adecuado. Algunas de sus áreas de especialización: Cáncer:  colon rectal, de hígado. Pancreático, del estómago. Neurocirugía. Neurocirugía Pediátrica. Tumores Cerebrales Pediátricos. Trasplantes. La otorrinolaringología».

John Hopkins (1795 – 1873), fue un empresario inversor, abolicionista y filántropo que creó numerosas instituciones que llevan su nombre como el hospital Johns Hopkins, la Universidad Johns Hopkins, la escuela de enfermería, escuela de medicina, la escuela de salud pública y la escuela de negocios,  con  sede principal en Baltimore. Hopkins falleció el 24 de diciembre de 1873, a los 78 años.

La Universidad Johns Hopkins se fundó en 1876, siendo la primera universidad dedicada a la investigación en los Estados Unidos. Hopkins fue miembro de la Sociedad Religiosa de los Amigos o Iglesia de los Amigos,​ generalmente conocida como los cuáqueros o amigos,  comunidad religiosa disidente de origen cristiano, fundada en Inglaterra por George Fox (1624-1691).

Baltimore, con 620 mil habitantes, es la ciudad más poblada del Estado de Maryland. Fundada en 1729, es un importante centro portuario, el más próximo de la Costa Este a los mercados del Medio Oeste. Antiguamente, fue el segundo puerto que mayor volumen de inmigrantes recibía en los Estados Unidos y un importante centro manufacturero.

Baltimore Housing fue un proyecto que alentó  el  desarrollo  con la presencia de los   beneficiarios directos. Tomó como pauta  la experiencia en Nueva York, involucrando  el ingenio y liderazgo  de los  niños, recuerda Roberto Camerieri, profesional en las ciencias de administración, descendiente de italianos.

Baltimore también tiene espacios para atraer el turismo interno y externo como  Harborplace y el Acuario Nacional de Baltimore, que es un símbolo de la renovación urbana, una  base económica para la región y un lugar que fortalece la identidad de sus  habitantes de  un estado como Maryland.

La conservación de los tesoros acuáticos del mundo cobra vida cada día, en las escuelas, en los barrios locales y en las cuencas hidrográficas de la bahía de Chesapeake. Sus directivos comentan: “Los jóvenes  se sumergen en los trabajos de verano del acuario, pasantías universitarias y programas de becas. Y cientos de residentes sirven como voluntarios que guían y educan a los millones de visitantes al Acuario,  y se unen a los esfuerzos prácticos para restaurar y proteger la Bahía».

 Roberto Camerieri, que nos acompaña en el recorrido del  terminal y el barrio italianos, recuerda que su trabajo en la década de los sesenta, fue con   más de 100 consultores profesionales en los Estados Unidos que llegaron a involucrarse  en  unidades locales de gobierno, mediante organizaciones sin fines de lucro, beneficiarios de subsidios y sub-receptores para coordinar las actividades a nivel  estatal local. En  esta iniciativa llamada “Baltimore   Housing” puso como evidencia  la elocuente participación ciudadana en proyectos como el Acuario Nacional de Maryland.

La experiencia  académica  y laboral  de Camerieri  en Planificación Urbana y Regional, permitió conocer los alcances del  Desarrollo Económico Comunitario,  Formación para el Desarrollo de la Vivienda, y Control y Prevención de Enfermedades  como el VHS.

Como Director de Asistencia Técnica Consolidada, asumió responsabilidades de actuar en la planificación, coordinación, implementación y monitoreo de diversas actividades  pertinentes a subvenciones financiadas por el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de los Estados Estas iniciativas se realizaron a través de  Home-Office Professionals. Se preparó la organización para implementar una opción de Facturación de Medicaid, incidiendo en  la capacitación para solicitar  y obtener  certificaciones en Salud Mental y un Número de Proveedor de Facturación de Medicaid….

Baltimore Housing  tuvo el  reconocimiento de la comunidad por  el énfasis social  que primaba en los servicios sociales para   asegurar que todos sus ciudadanos  tengan posibilidades de acceso a espacios de vida adecuados,  en vecindarios seguros y un entorno propio de la modernidad y las  relaciones  humanas. La Autoridad de Vivienda de la Ciudad de Baltimore, nació en 1937. En el  2017,  la Agencia atendía a más de 20.000 residentes en más de 10.000 viviendas.  La iniciativa en Baltimore logró pasos efectivos, porque puso en práctica la acción en New York,  centro de  las olas migratorias. Corroboraron  el ingreso  sucesivo y mayoritario de pobladores de Gran Bretaña, Irlanda, Alemania, Noruega, Suecia, Holanda, Italia, Israel, Rusia, Polonia, China, Medio Oriente, África, América Latina, Centro América y el Caribe.

Los primeros colonos italianos en Baltimore eran marineros de Génova, la ciudad capital de la región italiana de Liguria. Llegaron  durante los años 1840 y 1850.  Inmigrantes posteriores vinieron de Nápoles, Abruzzo, Cefalú y Palermo. Estos inmigrantes crearon el monumento a Cristóbal Colón en Druid Hill Park. Muchos otros italianos llegaron en tren después de entrar en el país a través de la ciudad de Nueva York ‘s de Ellis Island. Little Italy comprende 6 cuadras delimitadas…

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre