El ex presidente del Gobierno José María Aznar está dejando rastro de su apuesta por el lobby del cigarrillo electrónico. Así, La Celosía ha encontrado datos que le ubican en Chile en una reunión con un ministro de ese Gobierno para tratar sobre los impuestos sobre este producto.

Se da a al circunstancia que el negocio del cigarrillo electrónico por el que apuesta Aznar está también causando ya las primeras muertes por su consumo. De hecho, EEUU ya ha registrado cinco fallecimientos.

Un negocio, por cierto, que mueve en torno a 12.000 millones de dólares.

Pero los prejuicios para la salud no parecen importa a Aznar, que ha sido uno de los lobistas que han puesto la cara en favor del cigarrillo electrónico.

Se repite así la historia de mentiras de las multinacionales tabaqueras, una de las cuales, Philip Morris , es presuntamente la que ha pagado los servicios de Aznar en sus visitas y contactos con políticos latinoamericanos para vender las bondades del artilugio.

Aznar dejó rastro de su acción de lobby en una visita de mayo del año pasado al ministro de Hacienda de Chile, Felipe Larraín, que fue consignada en el libro de audiencias que está regulado por la ley de lobby de Chile. En esta visita, Aznar acudió junto a su más fiel ayudante, Germán Alcayde, que ha sido jefe del gabinete del ex presidente cuando éste dejó el cargo, y ahora trabaja de cerca con Pablo Casado, otro de los fieles de Aznar.

Gestor de intereses

Tanto Aznar como Alcaide se presentaron oficialmente como “gestor de intereses”.

Aznar se sienta en el consejo de News Corporation al lado de Peter Barnes, que ha hecho casi toda su carrera en Philip Morris, la dueña del Marlboro, donde encabezó la expansión por Asia. Philip Morris International (PMI) negocia ahora la fusión con Altria, otro gigante del tabaco con la que ya estuvo unida, y entre ambas pretenden dominar el mercado mundial del cigarrillo electrónico y la marihuana. Altria tiene una tercera parte del capital de Juul Labs, empresa de cigarrillos electrónicos valorada en casi 40.000 millones de dólares, aunque las prohibiciones surgidas ahora están hundiendo el valor. Por su parte, PMI vende los cigarrillos electrónicos IQOS, que ya se ven en España con gran apoyo  de marketing, y tiene licencia sanitaria para vender un artilugio que calienta el tabaco pero sin quemarlo.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. La gente que murió por cigarrillo electrónico es gente que consumió aceite de marihuana en ellos. Es como si yo mojo las magdalenas en lejía y digo que matan.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre