La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Navidad Diaz Ayuso y José Luis Martínez-Almeida, alcalde de Madrid, han escenificado como nadie, en una comparecencia conjunta, la deslealtad institucional con el Gobierno de España.

Cinco horas y cuarenta y cinco minutos después que el presidente del Gobierno anunciara la intención del Ejecutivo de aprobar el Estado de Alerta en toda España, salen a la palestra los líderes institucionales de Madrid, para acusar al Gobierno de llegar tarde y no comunicar antes ese Estado: “ “resulta insólito que hace tan solo cinco días, no se comunicó a nadie que nos encontrábamos ante una alarma y ahora esto”. También ha dicho que “muchos ciudadanos les han preguntado por qué no cerramos Madrid”. Los líderes del PP han señalado que “no tenemos competencias, nosotros no podemos valorar esa opción.”

Además, aprovecharon como otras CCAA, como Galicia, Cataluña, País Vasco o Murcia que han declarado el estado de alerta sanitaria. En Cataluña, Torra ha pedido el confinamiento de toda la población.

Hoteles convertidos en hoteles

Isabel Natividad Diaz Ayuso ha señalado que «Vamos a convertir hoteles en hospitales y el Canal de Isabel II garantizará el suministro de agua embotellada. Recomendamos a todos los madrileños no salir de casa».

José Luis Martínez-Almeida, alcalde de Madrid ha anunciado que la policía municipal podrá disolver reunión en la calle cuando lo consideren necesario; “Hemos aprobado el plan territorial de emergencias de Madrid, un plan extraordinario que nos va a permitir adoptar determinadas conductas para limitar el contacto. Ahora la Policía Municipal está habilitada para disolver cualquier reunión para evitar el contagio”.

A continuación, ha leído las medidas que el Gobierno madrileño ha ordenado, que entre otras medidas ordena el cierre de los establecimientos y comercios, excepto de alimentación y primera necesidad. Todas entrarán en vigor a partir de las 00.00 horas de este sábado, una vez publicadas en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM).

Así, a través de la Consejería de Sanidad, se ordena la suspensión de la actividad en todo el ámbito territorial de la Comunidad de Madrid de los espectáculos públicos, actividades recreativas, locales, establecimientos y comercios minoristas.

Con el objetivo de garantizar los suministros de productos básicos y de alimentación a la población, podrán seguir abiertos con normalidad los comercios minoristas de alimentación, de venta de productos de primera necesidad y supermercados, entre otros.

Esta medida, provisional y que, de momento, estará vigente hasta el 26 de marzo, se adopta también al objeto de facilitar el distanciamiento social al persistir un riesgo inminente y extraordinario para la salud de la población.

En la práctica, esta decisión supone el cierre, entre otros establecimientos, de cines, teatros, discotecas, salas de exhibiciones, salas de conciertos, auditorios y salas de exposiciones. También están afectados por esta medida gimnasios, locales o recintos deportivos cerrados, los destinados a la práctica deportiva de uso público, casinos, salones de juego, locales específicos de apuestas y salones recreativos.

Del mismo modo, se ordena el cierre de parques de atracciones, parques zoológicos, parques recreativos infantiles, verbenas, desfiles y fiestas populares. Se cierran bares de copas, tabernas y bodegas, cafeterías, bares, chocolaterías, heladerías, restaurantes, salones de banquetes y terrazas, entre otros.

Prestar servicio de entregas a domicilio

En el caso de cafeterías, bares y restaurantes permanecerán cerradas al público, pudiendo prestar exclusivamente servicios de entrega a domicilio o para su recogida en el local y consumo a domicilio.

La permanencia en estos establecimientos deberá ser la estrictamente necesaria. En todo caso se evitarán aglomeraciones y se controlará que consumidores y empleados mantengan la distancia de seguridad establecida a fin de evitar posibles contagios.

El cierre no afecta a los bares y restaurantes ubicados en establecimientos hoteleros o en el interior de las instalaciones destinadas a la prestación de servicios públicos.

Aperturas permitidas

La orden de la Consejería de Sanidad tampoco afecta a comercios minoristas de alimentación y primera necesidad. Podrán permanecer abiertas las fruterías, carnicerías, pescaderías, panaderías, farmacias, gasolineras, estancos, quioscos y supermercados, entre otros. En el caso de las grandes superficies solo podrán abrir la zona habilitada con este tipo de servicios.

La permanencia en los establecimientos comerciales cuya apertura esté permitida deberá ser la estrictamente necesaria para que los consumidores puedan realizar la adquisición de alimentos y productos de primera necesidad, quedando suspendida la posibilidad de consumo de productos en los propios establecimientos.

Asimismo, podrán permanecer abiertas las tiendas de informática, de audiovisuales, las papelerías, los comercios de productos de higiene, las tiendas de animales de compañía o los comercios por correspondencia o Internet, entre otros.

Sin actividad en los registros

La clausura también se aplicará a los locales de ensayo de la Comunidad de Madrid para jóvenes músicos, dirigidos a asesoramiento y formación; los centros de formación, de usos múltiples, con espacios de biblioteca, salas de lectura y archivos de documentación, así como los albergues, refugios juveniles y servicios de información juvenil.

Del mismo modo, se suspende la actividad presencial en todas las oficinas y puntos de Atención al Ciudadano de la Comunidad de Madrid, así como en los registros públicos de la Administración regional, incluido el Registro de Uniones de Hecho.

Igualmente, no habrá atención al público en las oficinas de gestión tributaria y en las Oficinas de Empleo y de Trabajo, entre otras. Los escritos, las solicitudes y el resto de las comunicaciones dirigidas a la Administración se podrán presentar por medios telemáticos a través del registro electrónico de la Comunidad de Madrid.

No obstante, para garantizar la seguridad jurídica necesaria y no perjudicar los intereses de los ciudadanos, el Consejo de Gobierno ha declarado días inhábiles los comprendidos entre el 13 y el 26 de marzo, ambos inclusive, a efecto de cómputo de los plazos en los procedimientos administrativos que se tramiten en el ámbito de la Comunidad de Madrid.

La información y la atención al ciudadano se mantendrá hasta el 26 de marzo a través de los canales del servicio 012 y de la página web Comunidad Madrid.

Teletrabajo en la administración regional 

Por otro lado, la Dirección General de Función Pública, de la Consejería de Hacienda y Función Pública, ha elaborado una resolución para establecer el teletrabajo entre los empleados públicos de la Administración regional, salvo en el caso del personal sanitario y educativo. Esta resolución, de la que han sido informados los sindicatos CC.OO, CSIT, UGT y CSIF, afecta a 35.000 trabajadores que forman parte del personal funcionario y laboral de la Comunidad de Madrid.

Para hacerlo posible, la Comunidad de Madrid ha ampliado la capacidad de las herramientas colaborativas disponibles, como videoconferencias, chats y entornos para compartir documentación, así como el acceso seguro a documentación alojada en la nube y al correo corporativo ‘en remoto’.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre