Carolina Alonso es licenciada en Ciencias Políticas por la Universidad del País Vasco. Hija de una familia trabajadora, su padre en el sector naval y su madre en la sanidad como auxiliar de enfermería, comenzó con su activismo social en sus años universitarios, donde llegó a ser elegida como representante de alumnos. En esa etapa de su vida luchó contra los recortes, la LOU de Pilar del Castillo y la guerra de Irak. Compatibilizó sus estudios con trabajos en sectores como la hostelería, el turismo y el comercial, profesiones que le descubrieron la verdadera precariedad laboral que se vive en España.

Actualmente es la portavoz de Vivienda, Cultura y Turismo del Grupo Parlamentario Unidas Podemos Izquierda Unida Madrid en Pie en la Asamblea de Madrid.

Estamos viendo cómo la reconstrucción se está dejando, en algunos casos, en manos de las empresas privadas (concesión de préstamos avalados por el Estado, ayudas al alquiler, etc.) ¿no sería más efectivo para la gente si el Estado gestionara esas ayudas directamente sin la intermediación de terceros?

Desde luego, por eso echamos de menos la existencia de una banca pública, lo ideal sería que el gobierno pudiera gestionarlo así, no hace tanto tiempo teníamos en España una banca pública, en 1991 se funda Argentaria agrupando 6 entidades financieras públicas, que luego fue progresivamente privatizándose desde 1993 hasta 1999 que bajo el paraguas del gobierno de Aznar termina fusionándose con el BBV.

Respecto a las ayudas al alquiler, ¿cree que tendrán efectividad o se han quedado cortas?

Creo que se ha hecho mucho, pero se podría haber sido más ambicioso, sobre todo porque desde la Consejería de Vivienda de la Comunidad de Madrid no se ha hecho nada, toda vez que las competencias de vivienda son exclusivas de las Comunidades Autónomas, por ello en Madrid necesitamos una mayor cobertura del Estado central.

Ni siquiera han pagado las ayudas al alquiler 2018-2019, se están demorando en tramitar las ayudas que vienen del Estado, que han de ser gestionada desde las CCAA, ya le hemos pedido mayor celeridad a la Consejería y al gobierno de Ayuso, en esta materia, parece que se están poniendo palos en las ruedas. En este sentido desde el gobierno regional han ido por detrás de algunos ayuntamientos que han anunciado moratorias y sus pensiones de pagos generalizados en los cobros del alquiler de las viviendas públicas, la Comunidad sólo se ha planteado una rebaja mientras dure el estado de Alarma (que puede quedar en suspenso esta misma semana si no sale prorrogado) y sólo para aquellas personas que acrediten sufrir un ERTE, en definitiva, se ven beneficiadas un porcentaje bajísimo de familias.

¿Qué intenciones cree que tiene Isabel Díaz Ayuso en este tema?

Para nuestro asombro, hemos sabido que la presidenta de la Comunidad de Madrid tiene la intención de volver a la política del pelotazo urbanístico que tanto daño ha hecho al derecho a la vivienda en esta región, además aprovechando esta crisis para aprobar deprisa y corriendo una Ley del suelo sin apenas debate público.

¿Están jugando algún papel los grandes fondos de inversión?

Es preocupante el lamentable papel que están jugando los fondos buitre en toda esta crisis. BlackStone, por ejemplo, está aprovechando el confinamiento del Estado de Alarma para preparar una macrodemanda contra sus inquilinos y desahuciarlos.

¿Sería el momento para aplicar una regularización del precio de los alquileres, tanto para las familias como para las pequeñas empresas y autónomos?

Ya lo era antes de la crisis del Covid19, ahora es imprescindible y ahí sí que me gustaría hacerle una petición al ministro Ábalos y es que no lo deje en manos de las comunidades autónomas, porque aquí en Madrid ya sabemos lo que ocurrirá, que no harán nada. El consejero de Vivienda y la propia Díaz Ayuso se han manifestado abiertamente en contra, en una región en la que se producían 15 desahucios diarios sin alternativa habitacional antes de esta crisis, los precios de los alquileres son directamente impagables para una mayoría social, donde los fondos buitre y los grandes tenedores controlan el 20 % del parque de vivienda.

Entre los autónomos y pequeñas empresas también hay preocupación por los alquileres de sus locales…

En el caso de los locales comerciales pasa un poco lo mismo, en conversaciones con autónomos y Pymes, me han trasladado, que el principal problema que están teniendo en toda esta crisis, es poder hacer frente al pago de los alquileres estratosféricos en muchos casos, teniendo que permanecer cerrados o viendo reducido su aforo, no puede ser que la cris la paguen ellos y los trabajadores y haya quien pueda estar haciendo negocio de la crisis.

La cultura será uno de los sectores más afectados por esta crisis económica, ¿qué nivel de riesgo tiene con respecto a otros sectores?

El sector cultural madrileño representa un 22% de todo el país y representa además un importante porcentaje del PIB regional. En España hay más de 122.000 empresas culturales en los distintos sectores, de las que el 42 % están localizadas en la Comunidad de Madrid. Estas empresas, en su mayoría pequeñas empresas, prestan servicios a la Administración pública en todos sus niveles. Lo hacen en los servicios de mediación cultural, en los departamentos de educación de los centros culturales. Son también los profesionales que se ocupan de la animación de los diferentes equipamientos, los que dan vida a nuestros teatros, nos alegran la vida a través de la música, o los libros.

El mundo de la cultura o las artes plásticas es un sector tradicionalmente precarizado e inestable mucho antes de esta crisis, por ello una vez que estalla esta crisis y se empiezan a aplicar las medidas de confinamiento, se encuentran desde el inicio en una posición mucho más vulnerable, incluso a la hora de solicitar las ayudas que desde el gobierno central se han implementado para el rescate de autónomos y Pymes, porque muchos no están dados de alta en la Seguridad Social de manera permanente, sólo lo hacen cuando tienen actividad, es decir de una forma intermitente.

El nivel de riesgo es altísimo, al igual que el sector turístico han sido los primeros en cerrar la persiana y serán los últimos en abrirla.

¿Está España preparada para afrontar el reto que supone el rescate de la cultura?

Tiene que estarlo, no podemos renunciar a la cultura y no podemos dejar en la estacada a miles de personas que además de emocionarnos a todos y hacernos más llevadero este confinamiento, qué sería de nosotros teniendo que estar en casa, sin poder leer un libro, ver una película o escuchar música, son profesionales y viven de ello.

Hay que poner en valor la cultura y las distintas administraciones tienen un papel clave, para evitar que desaparezca. Desde el principio desde Unidas Podemos IU nos hemos puesto a disposición de la Consejera de Cultura, en mis reuniones con ella le hemos pedido un plan de choque que permita la supervivencia del sector, no permitiendo que nadie se quede atrás, además de manera propositiva con medidas concretas que se pueden implementar desde ya. Necesitamos una mayor implicación por parte del gobierno de Ayuso que en este sentido, que de momento no tiene muy contento al sector.

También a nivel municipal, nuestros concejales en los municipios de la Comunidad de Madrid, han llevado mociones para apoyar a artistas  y proyectos locales, como parte del escudo social municipal que se debe desplegar.

¿Entenderá la gente que se entreguen recursos a la actividad cultural en vez de a otros sectores?

El sector de la cultura como le digo es muy importante para el desarrollo humano, es además un derecho constitucional, recogido en el art. 44.1. Los poderes públicos promoverán y tutelarán el acceso a la cultura, a la que todos tienen derecho, pero a los más escépticos hay que recordarles que el sector cultural en Madrid representa un porcentaje importante del PIB y si rescatamos otros sectores, por qué dejar a la cultura atrás, no cabe el sectarismo en esto.

El sector cultural tiene muchas ramificaciones, ¿cuál cree que está siendo el más afectado por esta crisis?

Todos lo están siendo, pero me preocupan especialmente los más precarios e inestables, aquellos que ni siquiera figuran en las listas de damnificados, aquellos que estaban ya en la economía sumergida, esta crisis ha ayudado a destapar muchas vergüenzas y ojalá que sea también una oportunidad para poner en valor su trabajo y mejorar sus condiciones de vida.

La gente piensa en artistas y se le viene a la cabeza cantantes famosos o grandes actores, pero la inmensa mayoría de ellos actúan en bares o pequeñas salas de manera intermitente, a duras penas llegan a fin de mes y no todo el tiempo están dados de alta en la seguridad social,  a veces cobran sólo propinas. Eso está muy relacionado que la falta de conciencia de la importancia de la cultura y el desprestigio que han sufrido los artistas durante años en este país, pero también relegando la formación artística a un tercer y cuarto plano en los planes educativos.

En la reconstrucción, ¿sería un error dejar al sector de la cultura en último lugar?

Sí, como vengo diciendo a lo largo de esta entrevista sería un error en todo el país, pero especialmente en la Comunidad de Madrid, es un activo muy importante, íntimamente ligado con el turismo que recibe la región que es básicamente cultural, gracias a la importante red de museos y el patrimonio histórico, espero que desde el gobierno regional se tome mayor conciencia de ello.

En la Comunidad de Madrid, por ejemplo, gobierna la derecha con el apoyo de los ultras, ¿tienen esperanzas de que se actúe de manera responsable respecto al sector cultural o lo dejarán para lo último?

Me temo por lo que estamos viendo que lo dejarán para lo último y será un error, porque como le digo, si no hacemos algo urgente el sector no sobrevivirá.

En Podemos nos hemos puesto manos a la obra, le he enviado una carta a la consejera de cultura con una serie de propuestas, pero también a nivel municipal a través de nuestros concejales.

Hemos propuesto la apertura de una oficina de asesoramiento, apoyo, orientación y servicios, para informar a artistas, creadores y trabajadores del sector de todas las medidas que ha implementado el Ministerio y los otros niveles administrativos, dotar de recursos económicos suficientes a un Fondo de Garantía Cultural, que por un lado, a través de Avalmadrid, gestione créditos y ayudas que permitan la supervivencia de las PYMES del sector cultural y por otro, pueda proporcionar una renta compensatoria o algún tipo de ayuda similar a los trabajadores y trabajadores de la cultura invisibilizados al no disponer de las mínimas condiciones para poder constituirse como empresas o estar sometidos a periodos de intermitencia laboral. Canalizar, a través de este fondo, la dotación de una prestación extraordinaria dirigida a los trabajadores y las trabajadoras intermitentes de la música, y en general, del arte y la cultura, que permita a las artistas sin ingresos afrontar los siguientes meses sin trabajo, implementación de un nuevo formato de representación a puerta cerrada, que pueda ser emitida por Telemadrid, para poder realizar las actividades culturales programadas por la Consejería, sin tener que aplazarlas, para ayudar al sector del libro. Proporcionar a las familias un cheque librería para libros de texto canjeable en cualquier librería, también de proximidad, el presupuesto de la consejería de 1,5 millones de euros destinado a la adquisición de libros para bibliotecas, hemos propuesto que se gaste en librerías de proximidad y pequeñas editoriales madrileñas.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre