Imagen del Ejército, liberando vías de nieve ante el Hospital Isabel Zendal.

El Gobierno de Isabel Díaz Ayuso no puede luchar con la dignidad de los profesionales de la sanidad que se están negando a irse a trabajar al Hospital Enfermera Isabel Zendal. Por esta razón, el Ejecutivo madrileño ha pasado factura y ha dado la orden de no volver a contratar en el mismo centro a ningún sanitario de refuerzo para el Covid19 que rechacen irse a trabajar a la instalación hospitalaria que forma parte del marketing de la presidenta de la Comunidad de Madrid.

Según ha publicado El País, ha sido la Consejería de Sanidad quien ha remitido una instrucción a los hospitales madrileños que no podrán volver a contratar a un profesional que haya rechazado la adscripción temporal para trabajar en el Hospital Enfermera Isabel Zendal.

Por otro lado, el Gobierno madrileño priorizará las bolsas de empleo para llamar a trabajar a los profesionales, realizándose las ofertas con prioridad para cubrir las plazas del hospital de Isabel Díaz Ayuso.

Además, esta decisión la Comunidad de Madrid pretende ampararla en el Real Decreto del estado de alarma en el que se recoge que las comunidades autónomas tienen la capacidad de establecer prestaciones personales en el sector sanitario. Sin embargo, ¿no sería mucho más efectivo reforzar al personal de los hospitales que derivar todos los recursos para mayor honra de Isabel Díaz Ayuso?

El Zendal, un nido de denuncias

Este sábado se hizo público un vídeo en el que se denunciaba la mala calidad de la comida que se da a los pacientes que están ingresados en el Hospital Enfermera Isabel Zendal. En él se puede comprobar cómo se sirvió un plato de guisantes mohosos, algo que sorprende cuando a la empresa encargada de dar las comidas en el hospital de Díaz Ayuso se llevó un contrato de 1,16 millones de euros.

Por otro lado, según denunció la portavoz de Más Madrid, Mónica García, son múltiples los cortes de agua caliente, de luz, pacientes a los que les dan a elegir entre ingresar en el Zendal o irse a su casa, todo ello, además de los traslados forzosos.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre