La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, lo ha vuelto a hacer y ha cambiado de idea. Hoy se opone a más restricciones contra el virus: “conmigo que no cuenten”.

Ayer la presidenta trasladó su apoyo a Castilla y León con estas palabras: “Si el Gobierno va a seguir sin actuar, lo que rogamos es que no moleste”. Y añadió: “Lo que no puede hacer el Gobierno de España es estar desaparecido por completo en la lucha contra la epidemia para después aparecer y arremeter contra administraciones inferiores”.

En cambio, hoy su discurso es diferente, sobre el adelanto del toque de queda ha dicho: “Para arruinar aún más a la hostelería, conmigo que no cuenten”.

El rechazo ahora de la presidenta madrileña es sorpresivo, porque lo hace apenas 24 horas después de apoyar la decisión del presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, de adelantarlo a la ocho de la tarde el toque de queda en todo Castilla y León y que el Gobierno de España ha recurrido.

Pero la presidenta de la Comunidad de Madrid ha ido más allá y, a renglón seguido ha declarado: «No puedo ser más clara. Ni a la hostelería, ni a los comercios, ni a la iniciativa privada, ni a tantas familias». Unas afirmaciones que contrastan con el respaldo que Ayuso hacía ayer a Mañueco.

Ayer, la líder del ejecutivo madrileño completaba critica al Gobierno señalando que desde Madrid son defensores de “cada decisión y cada estrategia contra el virus que se tomen por parte de otras comunidades autónomas”.

En sus arengas hacia el Gobierno de Sánchez, Ayuso criticaba lo que ahora defiende y defendía lo que ahora critica, o lo que es lo mismo nadie entiende nada.  “Lo que no puede pretender es estar desaparecido por completo en la lucha contra la epidemia para después aparecer y arremeter contra administraciones inferiores. Lo hizo primero con Madrid y ahora lo está haciendo con Castilla y León”, reiteró.

Donde dije digo, digo Ayuso

Ayuso de desdice de todo lo dicho y donde dije digo, ahora dice que las administraciones “tiene que poner todas las medidas necesarias para seguir conjugando la salud y la vida con el empleo. Es muy fácil cerrar negocios, mandar a la gente a casa, pero luego recuperarlos es imposible. Y la hostelería, los comercios y la actividad está ya muy mermada desde el mes de marzo del año pasado”.

“Si seguimos aplicando estas medidas, a lo mejor los políticos tendremos más seguridad, pero ellos no”, añadió la histriónica presidenta. “Con la pandemia sanitaria hay una pandemia económica sin precedentes y la gente necesita salir a la calle a ganarse la vida”, concluyó.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre