La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso se ha enfurecido con los partidos y medios de comunicación que ella llama de izquierda, que hemos criticado con dureza su mala gestión de la pandemia, que ha sumido a la región en el desconcierto, y que cada día que pasa, crea un desasosiego mayor. Mientras se multiplican los contagios por la Covid-19, convirtiendo a la región en la primera en número de casos diarios, un combinado de despropósitos que no deja de crecer y que suma cada día un nuevo dislate.

Esta mañana Ayuso, en vez de reconocer sus errores y rectificar, ha recriminado a la izquierda madrileña que “antes de criticar el contrato para labores de rastreo adjudicado al grupo QuirónSalud, se entere de lo que hace el Gobierno central por coherencia”.

“Ayuso gobierna contra lo común guiados por su fanatismo privatizador”

El desconcierto de la presidenta es posterior a la publicación ayer del contrato por el que privatiza con QuirónSalud el servicio para contratar nuevos rastreadores por 194.000 euros. En la licitación con Quirón Prevención, la Consejería de Sanidad, reconocía su incapacidad para responder “a las necesidades de formación y contratación para garantizar la respuesta “ante un eventual incremento del número de casos”.

Ayuso, para justificar tamaño despropósito, saca a la luz una licitación de AENA, para dar servicio COVID a los accesos de seguridad previos al embarque, que siempre han sido privados y mal pagados.  

Aena contrata con Quirón Prevención el control primario, consistentes en: “la toma de temperatura; evaluación del estado clínico para la valoración de la situación; y entrevista epidemiológica”.

En ningún caso esta empresa u otras que también han  sido contratadas para el mismo servicio, podrán actuar con pasajeros que sean sospechosos de COVID–19, tampoco podrán gestionar las actuaciones que se deban seguir ante la sospecha de la presencia de una persona enferma de COVID-19 a bordo de una aeronave, sino que se deberán derivar a los servicios sanitarios públicos de cada aeropuerto, según el Convenio entre el Ministerio de Sanidad – Dirección General de Salud Pública, Calidad e Innovación y AENA, S.M.E., S.A., para el control sanitario de la entrada de pasajeros de vuelos internacionales en los aeropuertos gestionados por AENA, S.M.E., S.A. publicado en el BOE con fecha 26 de junio de 2020.

“No pretendo que la izquierda madrileña arrime el hombro en el momento más difícil para la Comunidad de Madrid. Al menos, que antes de criticar se entere de lo que hace su propio Gobierno. Por coherencia”, ha escrito Ayuso en su retiro en Cáceres, donde fue pillada en un terraza y sin mascarilla, donde es obligatoria en todos los lugares públicos desde el mes de julio.

Mónica García, portavoz de Más Madrid en la comunidad, ha criticado “que no pasa un solo día sin que el Gobierno de Madrid nos sorprenda con un nuevo esperpento. Hoy han sido tres noticias que se resumen en una: gobiernan contra lo común guiados por su fanatismo privatizador. Y son un peligro para la salud pública y para la salud democrática”

El portavoz adjunto del PSOE en la Asamblea de Madrid, José Cepeda, ha criticado también al Gobierno regional que “ha pasado en apenas una semana de buscar rastreadores gratis entre los estudiantes universitarios a optar, por su incompetencia, por la solución de siempre para el PP: la privatización del servicio”.

“El Gobierno de Ayuso es un peligro para la salud pública y para la salud democrática”

Jesús Santos Gimeno, coordinador de Podemos en la Comunidad, ha denunciado que “Convierten las desgracias del común en el negocio de unos pocos. Ayuso privatiza el rastreo y lo adjudica a la empresa Quirón”.

Carolina Alonso, diputada regional de Podemos ha señalado que “Quirón Salud, empresa amiga del PP, ya sabía que le iba a caer el contrato de los rastreadores de antemano, lleva días buscando candidatos en InfoJobs (tampoco han recibido la formación adecuada que era la justificación de la privatización)”.

Sol Sánchez, portavoz en la Asamblea por Izquierda Unida Madrid, se preguntó a quien beneficiaba la mala gestión de Ayuso: “¿A quién le tocará, Florentino, ¿Sarasola…? El PP de Madrid sigue jugando con nuestras vidas y privatiza a toda prisa el rastreo de casos de COVID-19 ante su incapacidad para controlar el aumento de contagios”.

Sol Sánchez también ha criticado que “Quirón, anteriormente conocida como Capio (marido de Cospedal mediante) es conocida por los despidos y abuso laboral a sus trabajadores y trabajadoras: médicas, enfermeras y demás personal sanitario”.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre