La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha decidido poner un hotel a disposición de los sanitarios de ‘su’ hospital de pandemias, para poder explotarlos a gusto y, en vez de contratar más personal, les asigna una habitación hotelera a para que puedan doblar turnos y no tengan que acudir a sus domicilios.

El Hospital de Pandemias, Isabel Zendal, está enfrente de la Ciudad deportiva del Real Madrid, en Valdebebas. Una zona que carece de metro y que el único transporte público es una estación de tren de cercanías cercana, que depende del Ministerio de Transportes. Ante esta carencia, la comunidad ha decidido poner un servicio especial de autobús dependiente del Ayuntamiento.

Mientras la presidenta presenta otra de sus propuesta histriónicas para hacer atractivo ‘su’ hospital de Pandemias, las enfermeras denuncian errores graves de gestión.

Este anuncio lo realizó en una rueda de prensa para presentar el acuerdo de Presupuestos Generales de la Comunidad de Madrid.

Se trata de una donación de AC Hoteles, que pone a disposición de la Comunidad de Madrid el AC Hotel Madrid Feria, la misma cadena que organizó el XIX Congreso Nacional Extraordinario del Partido Popular, que eligió presidente a Pablo Casado en 2018.

Hospital Zendal suspenso en primero de pandemias

Varias enfermeras han denunciado el desastre en la gestión del Hospital de pandemias de Ayuso. Con nombre falso, varias de ellas, que han sido trasladadas de forma arbitraria por la Consejería de Sanidad, como a otros cientos de sanitarios, al Isabel Zendal bajo pena de no volver a contratarla durante un año.

Las impresiones de estas sanitarias, en “el mejor hospital del mundo”, según Ayuso, han sido nefastas. O peor aún, “un desastre”, han contado en La Cadena SER.

“La calidad asistencial deja mucho que desear. Faltan protocolos, procedimientos, conocimientos, organización y personas al mando que hayan organizado todo esto”, han denunciado.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. Madrileños, parece que os miró un tuerto!!!
    Lleváis un cuarto de siglo, eligiendo al mejor de cada casa. Donde ponéis el ojo, ponéis la bala.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre