La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso ha lanzado un dardo envenenado la oposición en la sesión de control en la Asamblea, al afirmar que quieren poner en marcha la comisión de investigación sobre residencias “para construir un relato como si fuera un plató de televisión, para partir su Gobierno y lanzar soflamas indignantes” hacia su persona.

Mientras, la presidenta vuelve a hacer oposición a la oposición, el partido de extrema derecha Vox le ha retirado su confianza por su “nula” capacidad para gestionar la desescalada.

La portavoz de Vox en la Asamblea, Rocío Monasterio, ha instado a Isabel Natividad Díaz Ayuso, a “ponerse a gestionar la desescalada, ya que, a partir del domingo próximo, día 21 cuando ya no estará en vigor el estado de alarma, la Comunidad de Madrid tendrá todas las competencias íntegras” y no podrá seguir escudándose en la crítica diaria a la gestión del Gobierno central.

“Los españoles no tienen madrileñofobia sino Ayusofobia”

“Ni hemos salido de la crisis,  ni estamos más fuertes, ni ustedes están a lo que tienen que estar, que es a gestionar”, ha reprochado la ultraderechista a Ayuso en el pleno a quien ha advertido, además, de que “no se puede bajar la guardia”.

La presidenta, en respuesta al portavoz de Más Madrid, Pablo Gómez Perpinyà, se ha preguntado: “¿Cuántas familias azuzadas por el dolor y alimentadas políticamente van a llevar en otoño al Parlamento?” “¿Cuantas familias van a engañar y decir que la muerte de su padre y de su abuelo se podría haber evitado cuando era imposible ante la guerra que ha vivido la Comunidad?

“No sé cómo no se les cae la cara de vergüenza una y otra vez extrayendo casos concretos, manipulando la situación, actuando con tanta frivolidad y falta de empatía y de sensibilidad ante lo que ha sucedido en los hospitales y en las residencias”, ha soltado, para una y otra vez acusar a la oposición de ser responsable de difundir los protocolos de exclusión.

Ayuso ha satirizado con que los diputados de la izquierda son “grandes conocedores de la medicina porque sabían en cada momento lo que había que hacer y en cada decisión, pero nunca se dignaron a visitar un solo hospital”.

Estos son los diputados sanitarios en la Asamblea de Madrid

PSOE:

José Manuel Freire Campo, médico especialista en Neumología.

María Carmen Barahona, farmacéutica. Licenciada en Farmacia, Especialidad Bioquímica.

Matilde Isabel Díaz Ojeda, médico especialista en Medicina del Trabajo.

María Carmen López Ruiz, personal sanitario del Hospital Universitario Ramón y Cajal.

José Ángel Gómez-Chamorro Torres. Profesional sanitario. Secretario general de UGT en el Hospital Universitario Gregorio Marañón.

Más Madrid:

Diego Figuera Álvarez, médico especialista en Psiquiatría.

Héctor Tejero Franco, investigador contra el cáncer en el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO).

Mónica García Gómez, médico, trabaja como médico anestesista en el Hospital Universitario 12 de Octubre.

“Ustedes tienen todas las recetas para ver qué se podía haber hecho en esas noches de dolor, y tienen la poca vergüenza de decirle a los médicos de la Comunidad qué paciente tenía que haber entrado en la UCI, si estaban atendidos por ser de la sanidad pública o la privada. No sé cómo no les da congoja decirle eso a los médicos”, ha sostenido.

Y ha seguido mintiendo, haciendo creer que entre los diputados de los partidos de la oposición no hay profesionales de la medicina, calificado de “absurdo este relato”, pidiéndoles “un poco de dignidad y vergüenza”.

Nueva normalidad

A Ayuso le “parece incongruente que haya habido alarma absoluta para que los ciudadanos no pudieran ni bajar a comprar el pan” y ahora “ya no exista un protocolo a nivel nacional para afrontar la situación tras el estado de alarma”.

Recordamos a la presidenta que, durante los peores días del encierro, las panaderías, los supermercado y las farmacias permanecieron abiertas, “para poder bajar a comprar el pan”.

«Ayusofobia»

El diputado madrileño de Más Madrid, Gómez Perpinyà ha criticado que Ayuso haya pataleado por el cambio de fase y ahora cuando el Ejecutivo autonómico puede recuperar sus facultades como consecuencia del fin del estado de alarma, resulta que no tienen tanta prisa”.

“Son predicadores y practicantes de esa máxima que consiste en que cuando les toca piden máxima cautela y cuando le toca a otro se lanzan a la calle para aporrear una cacerola”, ha criticado.

Para Gómez Perpinyà, “lo último que le ha preocupado es la salud de los madrileños”. Por qué el Gobierno de Ayuso ha sido “un auténtico desastre, que ha llegado tarde a todas las citas importantes de la gestión de esta pandemia, un Gobierno que efectivamente se ha abonado a todas las protestas, pero no a hacer sus deberes”.

Y ha asegurado que “los españoles no tienen madrileñofobia sino ayusofobia. Los madrileños han hecho un ejercicio de responsabilidad inmenso justo todo lo contrario de su Gobierno”.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre