Madrid necesitaría entre 800 y 1.200 rastreadores, pero la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso apenas ha habilitado a 360, todavía por debajo de los 400 comprometidos para la transición a la fase 2, de la media española que se sitúa en 1/12.000 y de los estándares internacionales que recomiendan 1/5.500.

A la desesperada la Consejería de Sanidad se reunirá con la Federación de Municipios de Madrid (FMM) para solicitar que los trabajadores públicos desde el ámbito municipal se unan a las labores de rastreo de casos positivos o posibles de la Covid-19.

Medida que desde la FMM y desde los sindicatos madrileños han criticado por improvisada. También se han preguntado: ¿Quién paga a estos trabajadores públicos? Además, consideran que las administraciones locales no pueden prescindir de sus funcionarios, ya que existe un déficit en la contratación de nuevos funcionarios. Esta ocurrencia se suma a la que se conoció el martes, donde se pedían voluntarios, por supuesto sin cobrar, y que se formuló a través de la Universidad Complutense.

Desde la Facultad de Trabajo Social de la Universidad Complutense ya se rechazó está propuesta a través de Twitter:

Desde la Consejería de Sanidad madrileña trasladarán a la FMM la posibilidad de sumarse en las labores de seguimiento de casos. La orden de la Consejería de Sanidad sobre las nuevas medidas preventivas ante el coronavirus establece que el personal de las corporaciones locales se incorporen como refuerzo en las funciones de la Covid-19.

“Ante la eventual necesidad de reforzar y mejorar la eficacia de los sistemas de control y vigilancia de la emergencia sanitaria causada por el SARS-CoV-2, podrá atribuirse al personal al servicio de las corporaciones locales de la Comunidad de Madrid que voluntariamente se preste, el desempeño temporal de funciones relacionadas con el rastreo y seguimiento de contactos de casos positivos, probables o posibles de Covid-19 detectados en su ámbito territorial”.

Lo más impactante es que debe ser “personal voluntario el que realizará estas tareas de forma temporal”. Y si es personal voluntario ¿se les retribuirá por este trabajo, o también trabajarán gratis la Comunidad de Madrid?

Y si es voluntario, ¿por qué el Ayuntamiento de Tres Cantos anuncia que va a poner a un grupo de trabajadores municipales a hacer de rastreadores para prevenir brotes de Coronavirus?

Desde varios municipios gobernados por alcaldes socialistas, como San Fernando de Henares, Leganés o Alcorcón, se ha criticado la resolución de la Comunidad de Madrid de solicitar voluntarios para realizar las tareas de rastreadores entre el personal de las corporaciones locales, al entender que “supone trasladar la responsabilidad de esta tarea a los municipios cuando debe contratar más técnicos de Salud Pública, sobre todo cuando la sanidad es una competencia autonómica”.

Brotes

Durante la última semana se han disparado los casos brotes y casos positivos de la COVID-19. En la Comunidad de Madrid se han duplicado los brotes, se ha pasado de 11 a 22, ninguno de ellos relacionados con el aeropuerto de barajas, sino con el ocio nocturno, las reuniones familiares y el entorno laboral. El ocio nocturno es el que más positivos y contactos en seguimiento provoca. En total se han notificado 22 brotes. Durante esta semana se han producido 11 nuevos brotes, lo que supone un incremento del 100%.

El ultimo se ha producido en un residencia de mayores en San Martín de la Vega con 47 positivos, uno de ellos fallecido.

La residencia de mayores San Marcos, está radicada en un municipio del sur de Madrid, en San Martín de la Vega, donde ha tenido lugar el mayor rebrote notificado por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid en la nueva normalidad. Con 47 casos positivos, uno de los cuales ha fallecido, y 38 contactos en seguimiento, se trata del brote más numeroso en lo que se refiere a casos positivos desde que se registrara el primero de ellos, el pasado 9 de junio. Los residentes que no están contagiados han sido trasladados a otras residencias en los pueblos cercanos y el centro cerrado.

Todo ello, mientras Ayuso recorta personal en las residencias públicas de mayores.

Trabajadores del centro especulan con que el contagio se produjo en el bar que se encuentra en las proximidades de la residencia y que ya fue cerrado sin das explicaciones el sábado pasado.

En el comunicado de la Salud Madrid se habla de “una institución socio sanitaria ubicada en San Martin de la Vega”.

A lo que muchos ciudadanos han contestado:

¿Institución sociosanitaria es una residencia? ¿ Ahora es mejor no nombrarlas?

 

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre