COMUNIDAD DE MADRID Foto: D.Sinova

No se lo podía perder. El inicio de la temporada de opera en Madrid es un acontecimiento social para quienes todavía añoran los tiempos en los que la realeza y la burguesía convertían el Teatro Real en imagen de poderío y clasismo.

Y allí estaba anoche la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, luciendo palmito y vestido, cuando la región aún no se ha recuperado de la terrible crisis de la pandemia que ha tenido más muertos y afectados de coronavirus que cualquier otro punto de España y la mayor parte de Europa.

Hoy mismo la Consejería de Sanidad ha comunicado tres de los ocho muertos que se han producido en las últimas 24 horas en nuestro país lo han sido en la región. El Ministerio por su parte confirmaba que siete de los diecinueve fallecidos por Covid-19 en España en la última semana, lo fueron en Madrid.

Pero todo lo tiene muy estudiado Isabel Díaz Ayuso en cuestión de marketing y eligió, eso sí un vestido en tono de alivio para tan magno acontecimiento.

Juega Ayuso a ser Reina por un día, mientras su gobierno corre riesgo de desintegrarse por la grave crisis de las residencias de mayores en Madrid.

No importa, Ayuso seguirá mientras pueda, en su trono sobre las lágrimas, el sufrimiento, los fallecidos por la Covid-19, y sobre todo lo que sea necesario. Ayer la presidenta de la Comunidad de Madrid se sintió Reina por un día.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre