La situación de la sanidad pública en la Comunidad de Madrid se encuentra en un estado de deterioro lamentable, como consecuencia de la mala gestión del Gobierno de coalición entre PP y Ciudadanos que ha conducido a la Atención Primaria al caos.

La Federación de Sanidad de UGT exige un esfuerzo real de inversión, no solo en ladrillos, no solo en beneficios para las constructoras capaces de levantar un hospital en tiempo récord, sino también en profesionales que son los únicos capacitados para la detección, el tratamiento, curación y por tanto para erradicar la propagación del virus”.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso,  desmantela la Sanidad Pública al trasladar sanitarios a “su” hospital de pandemia, dejando otros servicios sin recursos humanos suficientes, sin profesionales que puedan prestar la asistencia sanitaria que demandan y necesita la ciudadanía, con la inmensa sobrecarga que supone para los extenuados profesionales que quedan en activo, que ha dejado inactivos Servicios de Urgencias de Atención Primaria, (SUAP)

Como ya denunció Diario16 el pasado 20 de octubre, la presidenta madrileña está retrayendo personal de otros servicios al nuevo hospital de pandemias Isabel Zendal, “su” hospital.

Eva López Simón, secretaria de Políticas Sociales y Sector Público de UGT Madrid, señalado hace una semana a Diario16.com “salieron a la calle para denunciar el maltrato a los que los está sometiendo el Gobierno regional”. La presidenta, Díaz Ayuso “está lastimando a los trabajadores de la sanidad pública madrileña y con ello daña a toda la ciudadanía”.

Falta de sanitarios

Pero Eva López Simón también denunció el anuncio de la Consejería de Sanidad que pensaba abrir el Hospital estrella de la Comunidad de Madrid, el Hospital de Pandemias, Isabel Zendal, “con rotaciones de profesionales de Atención Primaria y del resto de los centros hospitalarios”, teniendo los Servicios de Urgencia de Atención Primaria cerrados desde el 22 de marzo, y los centros de salud colapsados.

La responsable sanitaria de UGT Madrid se preguntaba con la falta de personal en la región: ¿Qué es lo que no entiende la presidenta Ayuso?, al abrir el centro de Valdebebas con personal de otros servicios”.         

No conforme con la situación actual, lejos de intentar solucionar la grave crisis a la que está avocando a nuestra Comunidad, siguen poniendo en marcha ideas y proyectos a golpe de noticia sensacionalista, sin dimensionamiento de sus consecuencias, sin estudio previo de necesidades y capacidad de recursos económicos y humanos para su ejecución.

El nuevo hospital de Valdebebas (Isabel Zendal), la idea estrella en la actuación frente a la pandemia después del también afamado IFEMA, amenaza en convertirse en arma de destrucción tan efectiva para la Atención Hospitalaria como supuso en su día IFEMA para La Primaria y Urgencias.

Desde la federación de UGT le exigen de nuevo “el cese en sus políticas desmanteladoras de los servicios públicos y en concreto de la Sanidad a la que pretender eliminar desmembrándola, atomizando estructuras, instituciones, centros y equipos de trabajo para inutilizarlos y deshacerse de ellos.

“No podemos hacer frente ni a esta, ni a ninguna otra pandemia desde el debilitamiento de nuestro sistema sanitario público”, denuncia el secretario de Sanidad de la FESP-UGT Madrid, Julián Ordóñez Ropero. Toda intervención que se quiera que sea fructífera debe de partir del principio de adicción de nuevos recursos, no de sustraer de los habituales y cambiarles de nombre y lugar.

Los trabajadores y profesionales de la sanidad tienen derechos laborales que han de ser respetados.

“Los hospitales tradicionales necesitan ahora, más que nunca, toda la inversión negada durante estos años de medidas restrictivas en servicios públicos. No podemos permitirnos degradar nuestra atención hospitalaria disminuyendo los efectivos, ya escasos de por sí, para derivarlos al nuevo hospital, todo lo contrario, es lo que necesitamos en la actualidad; aumentar las plantillas de nuestros centros y poder retomar la actividad ordinaria en plenitud acompasada con la actividad generada por la propagación del virus de la Covid-19”, denuncia secretario de Sanidad de la FESP-UGT Madrid.

Un centro hospitalario sin profesionales no es operativo, y tampoco será eficiente “si se pone en marcha con un número insuficiente y lo que es peor puede restar eficiencia y poner en peligro el funcionamiento de otros centros si le son arrebatados sus profesionales”, denuncia el sindicato.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. Esta individua es la ineficiencia en persona, o tal vez la maldad. Niega a los humildes la más elemental sanidad pública, la colapsa, no incrementa sanitarios; los nuevos contratos son en precario. Es cierto, esta sujeta gobierna para el barrio Salamanca y Majadahonda; los demás, parias a expulsar de Madrid.

    Hay que cambiar la capital del Estado. Madrid no puede seguir siendo, niega todo desarrollo a muchas Comunidades. Si Madrid sigue siendo la capital del Estado, España corre el peligro de desaparecer.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre