Al igual que Delaware es un paraíso fiscal dentro de Estados Unidos, la presidenta en funciones de la Comunidad de Madrid parece ir en camino de convertir la región en algo semejante. En una entrevista publicada por El Economista, Díaz Ayuso explica que el PP incluye en su programa electoral deducciones fiscales y reducción de trabas burocráticas, así como modificaciones en la ley del suelo para sustituir licencias por declaraciones de responsabilidad. Este último punto demuestra que el PP sólo tiene un único sistema para lograr la prosperidad económica: la especulación urbanística.

Para convertir Madrid en un paraíso fiscal, Ayuso no se ha cortado al prometer que, si es reelegida presidenta, llevará a cabo las mayores bajadas de impuestos de la historia, entre ellas una bajada en el tramo autonómico del IRPF. Esta es la trampa del neoliberalismo para captar el voto de las clases medias y trabajadoras: prometer que pagarán menos a Hacienda cuando, en realidad, esta medida sólo afectará positivamente a las clases dominantes, a los ricos y las grandes empresas. Es decir, lo mismo que ocurre con los paraísos fiscales.

Hay que recordar que el Partido Popular es coherente con sus ideas y no se esconde en su defensa de las actividades económicas, sean legales o presuntamente fraudulentas, que realizan las grandes empresas y las grandes fortunas. Así lo demostró con la enmienda al proyecto de ley de prevención y lucha contra el fraude fiscal que registraron en el Congreso de los Diputados.

En el escrito el PP pretendía defender de posibles sanciones a las inversiones que se realicen o estén comprometidas en territorios que entren a formar parte de la lista de paraísos fiscales porque, según argumentaba el partido de Díaz Ayuso, hay que preservar la seguridad jurídica y la competitividad de las empresas españolas en su internacionalización.

Por otro lado, Isabel Díaz Ayuso mantiene en la entrevista su discurso de priorizar la economía frente a la salud y la vida de las personas durante la pandemia, es decir, el mismo método de luchar contra el Covid19 de Donald Trump o Jair Bolsonaro que se basa en no hacer nada para que la economía no se caiga y que ha llevado a Estados Unidos y Brasil a ser las grandes «potencias mundiales de la muerte«.

Según la presidenta en funciones de Madrid, «se equivocan quienes piensan que mantener los negocios abiertos va contra la salud; la economía también es salud, y algún día conoceremos las cifras de suicidios, depresiones, y la pobreza en la que ha sumido a millones de personas Pedro Sánchez por hacer políticas de brocha gorda».

Ayuso debería ver los resultados en la lucha contra la pandemia de países como Australia y Nueva Zelanda, donde los confinamientos y el cierre de la actividad económica no esencial han conseguido que esos grandes países se conviertan en la referencia mundial. O, por citar un ejemplo del grupo de negacionistas encubiertos, en el que Ayuso ya se ha convertido en una de las referentes globales, los resultados del Reino Unido de Boris Johnson tras confinar al país y aplicar medidas de cierre de la actividad social. Pero eso, el trumpismo de Ayuso no lo comprende. Sólo vale el populismo barato de poner la libertad al mismo nivel que una noche loca de copas por el barrio de Huertas.

2 Comentarios

  1. Grande Ayuso,hay que acabar con este gobierno comunista de ultraizquierda,que solo son comunistas para los demas como Pedro e Irene,comunistas para los demas,pero NO PARA ELLOS.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre