martes, 6diciembre, 2022
15.4 C
Seville
- Publicidad -

Araceli Adalid Botia

Nací en 1988, el año de la primera Gran Huelga General que paralizó España, y eso marca. Me gradué en Ciencias Políticas y de la Administración Pública y cursé un Máster en Comunicación Política mientras transitaba la precariedad laboral, que me resisto a abandonar. Lucho contra ella y contra otras injusticias porque mis padres me educaron en la sensibilidad social. Sindicalista y militante en Izquierda Abierta, vivo enamorada de la vida, aunque a veces duela.
8 Artículos
0 COMENTARIOS

No es género, es odio

Año 2016. La tasa de natalidad es la más baja desde que existen datos –se ha reducido drásticamente a la mitad en las cuatro...

La carta de las que faltan

Nací mujer en un mundo de hombres. No sé qué fue más doloroso, el canal de parto o mi padre comentando con sus amigos...

Mujeres haciendo historia, mujeres haciendo justicia

8 de marzo de 2018. Despertamos. Las nubes que dibujaban un día nublado de invierno aceleraron su ritmo ágilmente para abrir paso al sol....

Yo, mierda absoluta

Maldeciré toda mi vida aquella puta frase: “Estudia mucho para tener un buen trabajo y dedicarte a lo que te gusta”. Era un plan...

Lo que las banderas esconden

La trucha arcoíris ha sido ilegalizada. Es ilegal, como lo era el referéndum catalán. Igual. Pero esto no abrirá telediarios, ni ocupará portadas de...

El desafine de una izquierda que gobierna de oído

Un fuerte escalofrío sacudió mi cuerpo cuando me enteré que la Autoridad Portuaria de Valencia (APV) quería poner fin a los 60 años de...

El concepto machista de las fiestas de pueblo

Ser feminista en un mundo machista es complejo por definición. Pero hay días, momentos y situaciones en que se hace muy cuesta arriba. La...

La brecha que se ensancha

“Un salario equitativo e igual por trabajo de igual valor, sin distinciones de ninguna especie; en particular, debe asegurarse a las mujeres condiciones de...
- Advertisement -spot_img

últimas noticias

- Advertisement -spot_img