viernes, 27mayo, 2022
21.3 C
Seville

Aumentar el presupuesto en Defensa, como pretende Sánchez, no servirá de nada en caso de guerra nuclear

El presidente del Gobierno español anuncia un aumento del 2 por ciento en armamento, una disuasión que Putin, con 7.000 cabezas nucleares en su mano, se tomará a broma

- Publicidad -

análisis

Putin planea matarnos de hambre y de frío

Primero cierra el grifo del gas, después corta el suministro de trigo y maíz. Putin planea exterminarnos de frío y de hambre. El dirigente...

El Repaso del 26 de mayo, jueves: Foro de Davos, precio del gas, matanza en Texas y cinismo de Biden

En El Repaso analizamos las principales noticias de actualidad. Puedes escucharlo en formato podcast Puedes verlo en vídeo a continuación (aceptando las cookies) Y puedes recuperar...

Un análisis imprescindible de Rafael Poch sobre la guerra en Ucrania

Acceder a información completa sobre la guerra en Ucrania no es tarea sencilla. Por un lado, la censura impuesta sobre los medios rusos por...

La III Guerra Mundial probablemente comenzará en Moldavia

De la misma forma que la Segunda Guerra Mundial comenzó de la forma más nimia y un motivo casi meramente superficial utilizado por los...
- Publicidad -
- Publicidad-

Dos años, dos años ya desde que Pedro Sánchez decretó el estado de alarma por pandemia. Parece que fue ayer. Y sin embargo, ahora podemos decir aquello de qué tiempo tan feliz. Comparado con la amenaza nuclear de Putin, con el caos de la inflación y con el nuevo desorden mundial al que estamos abocados (o sea la guerra de todos contra todos), los años del coronavirus que nos parecían tan duros, tan dramáticos, casi el fin del mundo, hoy se relativizan y se antojan poca cosa. Quién pudiera darle hacia atrás al reloj de la historia hasta volver a aquellos días de tranquilo enclaustramiento doméstico en que la gente, aunque encerrada en sus casas y con el miedo en el cuerpo, horneaba panecillos, salía a los balcones a aplaudir a los sanitarios, hacía acopio de papel higiénico y se dedicaba al teletrabajo, a ver series de televisión y a leer a los clásicos.

Comparado con la tensión global por la guerra en Ucrania, aquel mundo de pandemias no estaba tan mal, sobre todo teniendo en cuenta que hoy nos acostamos cada noche atenazados por el pánico distópico al apocalipsis nuclear y sin saber si a la mañana siguiente, cuando levantemos la persiana, emergerá ante nosotros el temido hongo atómico de Putin que nos dejará a todos achicharrados como carne de barbacoa.

Es en este nuevo contexto internacional de preguerra nuclear, de guerra caliente (que no fría), en el que nuestro presidente, Pedro Sánchez (los norteamericanos que lo acaban de descubrir ahora ya lo conocen como Superman) decide dar un nuevo giro a su personaje y a su proyecto político siguiendo las instrucciones de su Manual de resistencia, o sea aquello de reinventarse o morir. Sánchez es como ese transformista de cabaret con sombrero de copa, bastón, chaquetilla de lentejuelas y ojos maquillados de rímel que cuando uno menos se lo espera cambia de vestuario detrás de un biombo y sale a escena otra vez con un nuevo número musical o de ilusionismo. Tachán, tachán. El Sánchez de las pandemias que defendía con uñas y dientes el Estado de bienestar ha pasado a mejor vida y hoy emerge otro Sánchez, el Sánchez militarista, el Sánchez belicoso en plan general Patton que se planta en un santiamén en Lituania para pasar revista a las tropas españolas otanistas o en Laponia si es preciso, con casco y chaleco antibalas, para blindar con sacos terreros la casa de Santa Claus cercada por los tanques rusos.

El ardor guerrero impregna a los gobernantes de las cancillerías europeas, también a nuestro presidente, que ya ha anunciado un incremento del gasto en Defensa hasta alcanzar el 2 por ciento del PIB con el fin de modernizar la chatarra de nuestros ejércitos. “Nos hemos despertado de una suerte de espejismo, creímos que a las puertas de Europa no iba a poder suceder una guerra. Pero la estamos viviendo, esto no es una película, es real”, le confiesa a Ferreras, con solemnidad, antes de confirmar que España va a armarse hasta los dientes como están haciendo las demás potencias europeas. Hasta Alemania, que tras la dramática experiencia de la Segunda Guerra Mundial había abandonado todo afán militar para convertirse en el gran referente de las sociedades pacíficas europeas, va a reabrir sus fábricas armamentísticas cerradas desde los tiempos de Hitler. La historia se repite una y otra vez y pensar que los alemanes puedan volver a la pulsión nacionalista/expansionista, jaleados por un nuevo káiser o führer con ganas de entrar por la fuerza en Austria, Chequia o Alsacia y Lorena, es como para echarse a temblar. Pero así están las cosas, todos compran el relato de la guerra que propone Putin, ya nadie intenta explorar otras vías para llegar a la paz.

En primer lugar, conviene plantearse para qué le serviría a nuestro país un aumento exponencial del presupuesto en Defensa en el contexto atómico en el que nos movemos. Una Tercera Guerra Mundial duraría menos de un cuarto de hora (el tiempo justo que tarden los misiles de Kaliningrado en llegar a territorio español), de modo que los aviones de última generación y los modernos carros de combate no podrían ni salir del cuartel. Un despilfarro de miles de millones de euros para nada, una disuasión inútil porque Putin se partirá la caja al ver cómo España compra cuatro fragatillas y unos cuantos cañones más.

Por otra parte, hay que recordar que ese incremento de dos puntos en armamento que ahora predica Sánchez era justo lo que el zumbadillo Trump le exigía a los países de la OTAN hace menos de dos años (razón de más para no ir por ese camino). No hace tanto de aquella propuesta del magnate neoyorquino que al Gobierno de coalición le parecía puro populismo ultraderechista, hasta el punto de que el presidente español se rasgaba las vestiduras en público jurando y perjurando que un gabinete de izquierdas tenía otras prioridades como gobernar para el pueblo, no para los generales o para la industria armamentística. Cómo hemos cambiado, o mejor dicho, cómo nos ha cambiado Putin.

Llegados a este punto, cabe preguntarse qué ha sido de todo aquel discurso sanchista sobre el Estado de bienestar, todos aquellos bienintencionados programas socialdemócratas para aumentar la inversión sanitaria contra la pandemia, todas aquellas buenas palabras sobre la transición ecológica y la construcción de una sociedad más justa e igualitaria. En apenas dos semanas, todo se ha disuelto como un azucarillo, todo ha quedado reducido al plan de guerra, que es calcado al que promueven las derechas PP/Vox/Ciudadanos. Otra derrota sin paliativos para la izquierda española mientras la disparatada Ayuso sigue destilando demagogia. Ahora quiere liquidar el Ministerio de Igualdad para que sean las mujeres las que paguen el pato de la guerra. Delirante.

“Gastamos 20.000 millones anuales en defensa, no me parece poco”, le ha recordado Rufián a Sánchez poniendo el dedo en la llaga al igual que Baldoví, Errejón y un puñado de idealistas hoy arrinconados y tachados de ingenuos por la corriente belicista dominante solo por pedir algo que es de pura lógica: que haya más gasto social y menos inversión militar. Lamentablemente, la guerra de Putin ha traído un tiempo nuevo y ya no es mainstream ni está de moda pedir más pan y menos metralla, que con las balas no come el pueblo. La economía se reorienta hacia la guerra pero a ver cómo le explica Sánchez a los españoles que van a pasar hambre porque hay una guerra que solo vemos por la televisión. Con la subida imparable de los precios, con la gasolina y el aceite de girasol por las nubes, con el precio de la energía disparado y la inflación desbocada, el malestar y la indignación social irán a mayores. Ya lo estamos viendo estos días de manifestaciones y huelgas en todas partes, protestas donde algún que otro violento ha sacado una pistola, pasando del piquete informativo al matonismo callejero. Lo lógico sería apostar por un plan Marshall para rescatar a las víctimas de la nueva recesión (la enésima) que se avecina. Sin embargo, otra pandemia altamente contagiosa, la del militarismo sin sentido, se apodera de nosotros empezando por nuestro aguerrido presidente. Ya somos como aquellos desquiciados hermanos Marx de Sopa de ganso que gritaban ¡a la guerra, a la guerra! como pollos sin cabeza. A Pedro Sánchez le va que ni pintado el papel de Groucho, o sea Rufus T. Firefly. Nos hemos vuelto todos locos. El mundo se ha convertido en un gran psiquiátrico. No salimos de Sylvania y Libertonia.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

1 Comentario

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -

últimos artículos

El Congreso aprueba la Ley del ‘Solo Sí es Sí’ para garantizar la libertad sexual de las mujeres y poner el consentimiento en el...

El Congreso ha aprobado, la Proposición de Ley Orgánica complementaria de la Ley integral para la igualdad de trato y la no discriminación, de modificación...

Ayuso a piñón ideológico fijo

Por fin, la presidenta de la Comunidad de Madrid ha alcanzado lo previsto. Desarticulada la oposición interna contra ella, ha cumplido los últimos objetivos...

Ya se permite escribir a cualquier indocumentado

Cada dos por tres surgen noticias de políticos y/o apegados al poder que han plagiado tesis –al fin y al cabo no dejan de...

El Parlamento Europeo reclama que los salarios suban en relación a la inflación

El pleno el Parlamento Europeo (PE) aprobó a mano alzada una resolución sobre las consecuencias económicas y sociales del ataque ruso contra Ucrania. La...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

José Antonio Zorrilla, embajador de España retirado, imparte una conferencia sobre la guerra en Ucrania: «Lo siento si os quito la inocencia»

José Antonio Zorrilla cuenta en su currículo con una larga experiencia en el ámbito de las relaciones internacionales. Ha sido diplomático y cónsul general...

El próximo 22 de mayo, las corporaciones tecnológicas y farmacéuticas, a través de la OMS, pretenden poder anular las soberanías nacionales

El pasado lunes día 9 de mayo (Día de Unión Europea y Día de la Victoria para Rusia) tuve el honor, como Presidente de...

Rusell Blaylock, neurocirujano sobre la pandemia de COVID-19 «¿Cuál es la verdad?»

En la revista internacional de neurología quirúrgica, SNI por sus siglas en inglés, se ha publicado recientemente un editorial firmado por Rusell Blaylock, neurocirujano...

BionTech reconoce ante la Comisión de Bolsa y Valores de EEUU no poder demostrar suficiente eficacia y seguridad de la vacuna de Pfizer y...

El informe anual que la compañía BionTech ha presentado ante la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos, fechado en el pasado 30...

Estados Unidos compra millones de dosis de vacunas para el «nuevo virus» de la viruela del mono

Las autoridades sanitarias de Estados Unidos acaban de firmar un acuerdo por 119 millones de dólares que se destinarán a la compra de vacunas...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

El Congreso aprueba la Ley del ‘Solo Sí es Sí’ para garantizar la libertad sexual de las mujeres y poner el consentimiento en el...

El Congreso ha aprobado, la Proposición de Ley Orgánica complementaria de la Ley integral para la igualdad de trato y la no discriminación, de modificación...

Ayuso a piñón ideológico fijo

Por fin, la presidenta de la Comunidad de Madrid ha alcanzado lo previsto. Desarticulada la oposición interna contra ella, ha cumplido los últimos objetivos...

Ya se permite escribir a cualquier indocumentado

Cada dos por tres surgen noticias de políticos y/o apegados al poder que han plagiado tesis –al fin y al cabo no dejan de...

El Parlamento Europeo reclama que los salarios suban en relación a la inflación

El pleno el Parlamento Europeo (PE) aprobó a mano alzada una resolución sobre las consecuencias económicas y sociales del ataque ruso contra Ucrania. La...