Con el lema “Frente al miedo y al odio, periodismo” hoy se celebra el Día Internacional de la Libertad de Prensa. Fecha en la que Reporteros sin Fronteras recuerda que en lo que va de año hay ya 8 periodistas asesinados, otro internauta asesinado, así como un colaborador de prensa. Pero además, se encuentran encarcelados 175 periodistas, 150 internautas y un total de 17 colaboradores en medios. Así las cosas, esta organización recuerda también que aumentan los ataques contra la libertad de prensa en Europa.

Clima hostil en Cataluña

Respecto a España, RSF advierte de que el «exceso» de condenas por enaltecimiento del terrorismo, injurias a la Corona u ofensa a los sentimientos religiosos «ha creado un clima con demasiadas rigideces para el libre ejercicio de la expresión y la información».

A la vez, el secreto profesional se utiliza como arma contra los propios profesionales, como ha ocurrido en el caso de la investigación del caso Cursach.

El informe alerta por segundo año consecutivo de que en Cataluña se vive un «clima de hostilidad», especialmente hacia los reporteros a pie de calle. Como ejemplo, el informe menciona el ataque al periódico digital con sede en Barcelona Crónica Global, reivindicado por la asociación juvenil independentista Arran, que califica como «un hecho insólito desde el fin del terrorismo de ETA».

Frente el miedo y al odio, periodismo

También recoge las «increpaciones y muestras de agresividad» sufridas por profesionales de medios catalanes en la manifestación en la celebración del 12 de octubre.

RSF elige como otro de los «hechos clave» de 2018 la «polémica reforma» para la elección del Consejo de Administración de RTVE por concurso público y la consiguiente «pugna de los partidos políticos». 

Por otra parte, con motivo de este Día Internacional, Reporteros sin Fronteros organiza un programa especial en Radio Nacional de España donde se oirán voces de profesionales del Periodismo que ejercen su profesión en los más peligrosos lugares del mundo para ser periodista.

Informe

El pasado año, según el informe presentado este año por Reporteros sin Fronteras, ha estado marcado por una escalada de ataques contra periodistas. En su Informe Anual sobre la libertad de información en el mundo se deja constancia de que al menos 65 informadores profesionales fueron asesinados por realizar su trabajo, además de 13 internautas y blogueros y ocho colaboradores. Otras 335 personas fueron encarceladas por ejercer la libertad de información. Además, 60 periodistas permanecen secuestrados y 3 desaparecidos.

El asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi en el consulado de Arabia Saudí en Estambul ha dado «visibilidad» a los peligros que afrontan los profesionales de la información, según RSF. Pero la organización ha registrado agresiones y acoso o desarrollos legislativos regresivos en todo el mundo.

Las mayores «cárceles de periodistas»

Elaborado por la Sección Española de la organización, el informe analiza la evolución de la libertad de información en más de un centenar de países.

Turquía, China, Vietnam, Egipto o Irán son las mayores «cárceles de periodistas«, según la expresión usada en el informe.

Asia es el continente más peligroso para quien quiera ejercer el derecho recogido en el artículo 19 de la Declaración de los Derechos Humanos. Si en Afganistán, Pakistán y Filipinas los periodistas se enfrentan a asesinatos y al intento de censura oficial, en Vietnam se impuso en 2018 la condena más alta a un bloguero, mientras en Myanmar (Birmania), los periodistas de Reuters, Wa Lone y Kyaw Soe Oo hansido condenados a siete años de prisión por «revelación de secretos» al informar sobre la persecución de los rohinyás.

En cambio, RSF observa una «ligera mejoría» en la situación de la prensa en el continente americano.

México tiene el récord mundial de periodistas asesinados: nueve. Mientras, en Cuba el régimen castrista monopoliza la información.

Venezuela ha perdido posiciones en la clasificación de países por los «excesos autoritarios» del presidente Nicolás Maduro. Las agresiones en manifestaciones, las detenciones y la destrucción del equipo son cada vez más frecuentes, según RSF. También empieza a convertirse en rutina la expulsión de reporteros extranjeros, como ocurrió recientemente con tres informadores de Efe.

Los informadores europeos no se libran

Europa no se libra de esta ola de desconfianza oficial hacia los informadores, sean profesionales o activistas. Se han producido agresiones a informadores en la calle en Italia (por parte de la extrema derecha) y en Francia (por los «chalecos amarillos»). Pero el informe lamenta además que «los Gobiernos europeos continúan en su empeño por legitimar el espionaje de las comunicaciones de periodistas con nuevas iniciativas legislativas».

Los periodistas se enfrentan también a amenazas a su vida por parte de las mafias, como han demostrado los asesinatos del periodista Ján Kuciak y su compañera en Eslovaquia y de Viktoria Marinova en Bulgaria.

El desmantelamiento de los medios de comunicación públicos, los intentos de censura de gobiernos de extrema derecha o la concentración empresarial son otras de las amenazas que destaca el informe.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorCon su tema
Artículo siguienteLa colaboración ciudadana impide a un preso de permiso matar a su pareja tras apuñalarla
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre