fitness

Sea cual sea la ciudad en la que residas es muy probable que durante el transcurso de la última década hayas observado un considerable aumento de los runners que se dan cita en las calles de la zona en cuestión. Esta disciplina deportiva, la cual consiste en correr por terrenos urbanos como parques y carriles bici, ha adquirido una gran popularidad en nuestro país. Sin embargo, los meses invernales dan pie a que dicha actividad sea dejada de lado.

Ello es comprensible teniendo en cuenta las bajas temperaturas, aunque posteriormente al retomar la rutina de running eran habituales las lesiones y otras adversidades por haber desacostumbrado al cuerpo a verse sometido a tales exigencias físicas. Para evitarlo muchos españoles decidieron optar por el fitness hogareño y paulatinamente va encontrándose en un mayor auge.

Concretamente uno de los ejercicios lleva años adquiriendo una gran trascendencia. Se trata de correr en cinta, una alternativa que según especialistas en deporte y profesionales de salud, trae una serie de ventajas impagables.

Los datos del Plan Estadístico Nacional, realizado en gran parte por el Consejo Superior de Deportes, no pueden ser más positivos para esta práctica. En el año 2015 alcanzó su máximo porcentaje de crecimiento, aunque continúa popularizándose a un ritmo vertiginoso. Pero, ¿a qué es debido exactamente?

 

El primer motivo que mencionan los encuestados: adiós a las inclemencias meteorológicas 

España siempre ha estado considerado como un país sobresaliente en términos climatológicos. Sin embargo, la meteorología no siempre es propicia para los corredores. En invierno ya han sido sacadas a colación anteriormente las temperaturas bajas que ni siquiera con ropa térmica permiten a los sujetos disfrutar de la actividad a gusto sin tiritar de frío.

El resto del año, por ejemplo en otoño y primavera, las lluvias en numerosos días impiden la realización de un ejercicio de fitness exterior muy extendido actualmente, mientras que en verano son las elevadas temperaturas las que hacen mella en los deportistas amateurs. Así pues, no es de extrañar que terminen decantándose por la realización de la rutina física en el interior de su propia vivienda.

Al permanecer resguardados ni una sola inclemencia provocada por el mal tiempo les afecta negativamente. En la estación veraniega pueden correr en cinta junto al ventilador o con el aire acondicionado encendido, mientras que en invierno la calefacción les permite mantener una temperatura corporal agradable.

 

Los profesionales de la salud indican que se corre un menor riesgo de lesionarse

Ciertamente el fitness a nivel exterior se disfruta enormemente por el hecho de contemplar paisajes de todos los tipos, desde grandes edificios hasta entornos naturales. Sin embargo, los corredores se ven sometidos a un riesgo bastante elevado de acabar padeciendo alguna lesión. Ello viene dado por las irregularidades que se encuentran presentes en los terrenos de las ciudades.

Desde piedras de considerable tamaño que pasan desapercibidas yendo a una velocidad elevada y acaban acarreando un esguince de tobillo hasta otros contratiempos difícilmente evitables que, afortunadamente, no se dan si se opta por correr en cinta. Así lo demostró en un estudio de la Universidad de Navarra.

Dicha institución indica que este tipo de fitness hogareño es cien por cien seguro, puesto que la cinta es completamente plana y no contiene irregularidad alguna. Además, quienes desean poner a prueba su tronco inferior y su resistencia subiendo un terreno con un mayor o menor nivel de elevación pueden simular la experiencia con determinados modelos que aplican el ángulo deseado para no correr siempre en llano.

Precisamente la opción sencilla que consiste en recrear un terreno sin ningún desnivel es elegida por usuarios con dificultades como los varones con osteoporosis y las mujeres mayores que quieren mantenerse en buen estado.

 

Otro factor trascendente consiste en poder controlar la actividad sin requerir dispositivos adicionales

Hoy en día es habitual ver a runners corriendo por las calles de España con un smartphone, un reloj con GPS u otros artilugios que están destinados principalmente a generar un registro de la sesión llevada a cabo. Este tipo de dispositivos pueden ser olvidados por completo al correr dentro de casa.

Y es que las propias cintas suelen implementar un panel LCD en el que muestran diversa información de lo más relevante, desde los kilómetros en total que han sido recorridos hasta la velocidad media e incluso la cifra de kilocalorías consumidas durante el transcurso de la actividad.

“Ciertas cintas de correr van más allá y, a través de medidores –como por ejemplo los implementados en las agarraderas para las manos– calculan el ritmo cardíaco, permitiendo así descender la velocidad e incluso detener plenamente el ejercicio si se excede un número peligroso” comenta Lorena Castillo, una de las fundadoras de FITNESSPIRATAS , portal especializado en equipamiento para deportes.

 

Alternativa de fitness muy beneficiosa según el Consejo Superior de Deportes

Más allá de las ventajas sacadas a colación hasta el momento también entran en juego una serie de beneficios de suma importancia, especialmente para aquellas personas que desean llevar una vida sana basada en el fitness: ejercicio regular y dieta sana a la par que equilibrada.

Primeramente el aspecto al que más trascendencia otorga el CSD, organismo anteriormente mencionado, es el de que la resistencia pasa a aumentar de forma considerable, lo cual es de gran ayuda para el día a día. Adicionalmente es más sencillo mantener un IMC óptimo. Por otra parte, las patologías de carácter cardiovascular son reducidas notablemente incluso en pacientes de riesgo.

A todo ello hay que sumar una enorme liberación de serotonina que no tarda en derivar en una mejoría del bienestar del sujeto que, de forma habitual, practica el running dentro de su casa con una cinta sintiéndose mejor consigo mismo y liberándose de todo el estrés laboral, estudiantil o de otras índoles.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. diooooos mío…. no avia na mejor sobre lo que scribir n artíiiiiiculo. Oj.
    ¿O si lo habbbía?

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre