Mientras Donald Trump intenta crear cortinas de humo para desviar la atención de su proceso de impeachment, Andrew Bakaj, el abogado que representa al primer denunciante (quien continúa en el anonimato) ha provocado un verdadero terremoto en Estados Unidos al afirmar en un tuit que está representando a más denunciantes.

«Puedo confirmar que mi empresa y mi equipo representan a varios denunciantes en relación con la revelación subyacente del 12 de agosto de 2019 al Inspector General de la Comunidad de Inteligencia. No hay más comentarios en este momento«.

Mientras Trump se burlaba del primer denunciante, el hecho de que haya más de una persona da fuerza al proceso abierto contra el presidente.

Este juicio político iniciado por los demócratas en el Congreso por las conversaciones de Trump con Vladimir Zelenksy, el presidente de Ucrania, está teniendo, además, daños colaterales en el Consejo de Seguridad Nacional (NSC), puesto que las tensiones han aumentado en este departamento que tiene su sede en la propia Casa Blanca.

El inicio del impeachment ha coincidido, además, con la selección de Trump de su cuarto asesor de seguridad nacional tras la destitución de John Bolton, lo que, además de un alivio para los trabajadores de la NSC, significa tener que soportar un nuevo cambio en uno de los momentos más críticos para la Casa Blanca.

Este cambio ha generado miedo en estos funcionarios, sobre todo los que trabajan en los asuntos relacionados con Ucrania y Europa del Este, sobre todo porque la denuncia que ha iniciado el juicio político dice que los funcionarios de la administración, bajo la dirección de los abogados de la Casa Blanca, sacaron del sistema el registro escrito de esa conversación donde generalmente se almacenaría y la colocaron en un sistema más seguro, posiblemente para encubrir acciones del presidente.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre