La red es lugar de entretenimiento, confesionario digital o circo romano del siglo XXI. Pero también es lugar de encuentro y espacio para compartir ideas, críticas, reflexiones, cultura, conocimiento.

Muchos de estos tesoros tan valiosos en el momento que vivimos, se pueden adquirir libremente gracias a la generosidad de sus creadores, a cambio de algo tan simple como el reconocimiento hacia al autor, gesto simple que cualquiera con un mínimo de educación puede ofrecer.

Pero como en la vida real, en la red también existe el amigo de lo ajeno, que ante la comodidad de toparse con la puerta abierta y el felpudo de bienvenidos, saquea a golpe de clic el conocimiento y esfuerzo de otros. No hurtan para su enriquecimiento cultural o moral, hurtan en muchos de los casos para completar espacios de contenido en medios de comunicación que sacan provecho del botín, sin el más mínimo comentario hacia la víctima de tal atropello.

Aún más lamentable es cuando en el botín aparece un texto que atenta contra la línea editorial, moral o ideológica de dicho medio, es en ese momento cuando los saqueadores utilizan el trabajo ajeno como arma arrojadiza en contra de su autor.

Claro ejemplo de semejante tropelía encontramos ayer en la red, al conocer la noticia del cierre de Palinuro, el blog (https://cotarelo.blogspot.com/) que a diario y durante más de 12 años nos ha brindado el maestro Ramón Cotarelo.

Sin apoyo de ninguna publicación o medio de comunicación, con su esfuerzo y sabiduría como cimientos de tan generosa casa que recibía amablemente a quien quisiera compartir opiniones bajo licencia «creative commons» (citar autoría).

La rebotica cultural de Cotarelo baja la persiana desvalijada por los «aprovechateguis» y difamada por los intransigentes hacia su obra, cansado de desmentir bulos y decepcionado por los timadores ideológicos.

Mucha fuerza maestro, muchos ánimos. Seguiremos tu obra a través de tus nuevos y numerosos proyectos.

Reflexionemos sobre como la codicia humana y la notoriedad en la red, nos aboca a ultrajar el legado de libres pensadores de nuestro tiempo.

Si no ponemos fin a esta tendencia en breve nos toparemos con los versos de Séneca firmados por el influencer de turno.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anterior“Instinto bajo control”, la exposición en recuerdo a Florencio Galindo en El Centro Arte Complutense
Artículo siguienteEl golpe de Estado
Detrás el seudónimo de Paco Santero se esconde José Francisco González, o sea yo. Dibujo por vocación y escribo por convicción. No soy nadie y soy todo el mundo a la vez, es el inconveniente de tener una mente llena de pajaros. He colaborado con mis ilustraciones con colectivos y plataformas que siempre me lo han pedido con educación y afecto. No atiendo a guiones ni líneas editoriales. Actualmente podréis encontrar mi trabajo, como dibujante y articulista de opinión en Col.lectiu COMUNICATS https://comunicats.cat/ y Diario 16 También han servido de ilustración de artículos a blogs periodísticos internacionales http://www.infernalmachine.co.uk/guest-post-catalonia-the-trials-of-shame/ Colaboro de vez en cuando con el programa de TV3 TOT ES MOU.

1 Comentario

  1. Lo que está ocurriendo en la red es lo que ocurriría en la vida diaria si no hubiera leyes y normas por las que regirse,o sea,el caos.
    Porque es importante resaltar que los que respetamos,damos el sitio,agradecemos,
    citamos la fuente como mínimo, esos desgraciadamente somos una inmensa minoría. La gente cree que todo es suyo en la red y terminaremos creyéndolo también fuera de la red a este paso. Nos faltan muchas cosas para comprender esto pero la más importante es siempre la misma: Educación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro − 3 =