Conocer al autor de un libro siempre es un privilegio a la hora de leerlo, porque amén de lo escrito se transparenta tras las palabras la persona; en este caso conozco al autor, o más exactamente lo conocí de niño. Su segundo apellido delata nuestro parentesco: es mi primo hermano, hijo de mi tía Carmiña y mi tío Pedro (el pintor).

Ignacio Ayerbe, para mí Nacho, heredó la vena artística de su padre, y nunca olvidaré como a partir de un brick de leche me fabricó un pico de pájaro que necesitaba para la foto de portada de mi tercer libro (fui bastante precoz y Nacho aún más): Aquel anciano pájaro.

Al enterarme de que había publicado Atlas mental, el título me pareció fantástico, le llamé -mandé un guasap para ser exactos- pidiéndole que me lo enviara.

Es un libro interesantísimo, perfectamente estructurado, y me he enterado que es de lectura recomendada en varios institutos. El texto, como es natural dado que mi primo es doctor en psicología, es preciso y minucioso, pero lo que a mí me ha gustado de modo especial, lo que me ha hecho recordar una vez más al maravilloso niño que era: capaz de fabricar un pico de pájaro con un cartón de un brick de leche, ha sido la parte gráfica. Los gráficos de ATLAS MENTAL son para enmarcarlos: claros y sencillos de comprender, con las masas y los colores adecuada y artísticamente utilizados.

Es un buen libro de compañía, también para un profano en la materia como yo; lo tengo en la mesilla, y pasearé por él muchas noches antes de apagar la luz y dejar el control a los sueños: «podemos aspirar al sentimiento de felicidad, a encontrar el equilibrio entre su naturaleza emocional y el carácter racional que le da significado» (pag. 93)

Compartir
Artículo anteriorLa Batalla de Barcelona: Conventio ad excludendum?
Artículo siguienteLas víctimas de la guerra de Trump contra el Congreso
Javier Puebla ha sido galardonado con diversos premios, tanto en prosa –Nadal, por Sonríe Delgado, y Berenguer, por La inutilidad de un beso– como en poesía: El gigante y el enano: V Certamen Vicente Presa. En 2010 recibió el premio Cultura Viva por el conjunto de su obra. Es el primer escritor en la historia de la literatura en haber escrito un cuento al día durante un año: El año del cazador; 365 relatos que encierran una novela dentro. En 2005 fundó el taller 3Estaciones y la editorial Haz Mlagros. Cineasta, escritor, columnista y viajero: ejerció funciones diplomáticas en Dakar durante cuatro años, y allí escribió Pequeñas Historias Africanas, Belkís y Blanco y negra. Gusta de afirmar en las entrevistas que nació para contar historias, y quizá por eso algunos de sus artículos parecen relatos o cuentos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

9 − 7 =