Tras el dinamismo con el que se comportó el precio del petróleo en el último año, teniendo unos movimientos realmente fuertes, todo parece apuntar a que va a ser uno de los principales atractivos del ejercicio.

En el año que acabamos de terminar pudimos asistir a diversas sorpresas sobre el comportamiento de este activo, ya que la gran escalada que se produjo a principios de año, parecía apuntar al precio del crudo como uno de los activos más alcistas de 2018.

Mucho más lejos de la realidad, tras consolidar una gran tendencia alcista con picos y valles cada vez más altos y una subida perfectamente escalonada , el petróleo empezó a caer.

Si bien es cierto que muchos analistas ya alertaban en su momento sobre la sobrevaloración que se estaba produciendo en el precio del crudo, es difícil pronosticar la caída que, posteriormente,  se iba a  producir en muy pocos meses.

Esta caída que, empezó a fraguarse al final de verano, fue muy rápida y de una manera muy vertical, ya que la volatilidad se incrementó exponencialmente  y la caída de los precios cayó  en picado, desplomándose el precio y perdiendo prácticamente , en unas semanas,  la totalidad del terreno ganado durante el año.

Este nuevo año 2019, si miramos el mercado y abrimos un gráfico del precio del petróleo,  vemos como ha comenzado con una escalada relativamente buena y resulta difícil no hacer una comparación con el inicio del ejercicio pasado, ya que los gráficos son prácticamente calcados.

La similitud entre el año pasado y éste es bastante alta,  eso nos hace preguntarnos si el desenlace también será el mismo,  por lo que sin ninguna duda podemos afirmar que el petróleo va a ser probablemente uno de los activos en los que vamos a tener que apuntar con el foco para poder aprovechar los movimientos que pueda ocasionar.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre