El atentado de Toronto, con al menos 15 víctimas, no parece enlazar con el terrorismo islámico

El autor del atropello amenazó a los agentes con lo que podía parecer un arma, pero en realidad era su teléfono móvil

Un nuevo acto terrorista, aunque aún se desconoce a qué movimiento puede estar vinculado, ha causado el terror en el mundo. Ha sido en Toronto con un atropello múltiple que ya ha causado 15 víctimas mortales.

Una furgoneta blanca embistió este lunes al menos una veintena de transeúntes en el norte de Toronto, Canadá. La policía de la ciudad informó que al menos diez personas murieron y otras 15 resultaron heridas. El conductor del vehículo, que se había dado a la fuga, fue arrestado después por la policía.

No parece, sin embargo, que las autoridades encuentren relación entre este hecho y el terrorismo islamista.

El autor del atropello ha sido identificado como Alek Minassian, de 25 años, según fuentes policiales consultadas por la televisión canadiense CTV. El individuo habría solicitado en repetidas ocasiones a la Policía que lo matase poco antes de su arresto. Según fuentes de Seguridad de EE.UU., los investigadores manejan como principal hipótesis un ataque terrorista, pero no está confirmado y la hipótesis pierde fuerza.

Las autoridades de Canadá están investigando ahora el pasado y las posibles conexiones terroristas de Minassian. En su detención, tal y como puede verse en los vídeos que grabaron algunos transeúntes, el autor del atropello amenazó a los agentes con lo que podía parecer un arma, pero en realidad era su teléfono móvil. Se procedió al arresto sin necesidad de disparar.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorEl Ayuntamiento modificará el Protocolo de actuación ante inclemencias meteorológicas del Retiro
Artículo siguienteLas empresas de tecnología son cosa de hombres
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre