Durante una entrevista realizada al abogado Jaume Alonso Cuevillas, y al padre de Javier Martínez, el niño asesinado en el atentado de La Rambla de Barcelona, que tuvo lugar anoche en Mes 324, programa de información y actualidad que se emite en la Televisión pública catalana, el abogado se cuestiona si el Imán de Ripoll está muerto.

https://www.ccma.cat/tv3/alacarta/mes-324/jaume-alonso-cuevillas-questionem-que-es-satty-sigui-mort/video/6046825/

Sin imputaciones de asesinato según el juez

La duda que plantea el abogado se hace en el momento en que el secreto de sumario sobre la fase de instrucción ha sido levantado y han podido tener acceso a las decenas de miles de documentos que se han elaborado durante la investigación.

Jaume Alonso Cuevillas es el abogado del padre de una de las víctimas, Javier Martínez, el pequeño de tres años que fue asesinado en el atentado. Su padre, también llamado Javier Martínez, ha destinado todo su tiempo, recursos y energía durante estos últimos años para tratar de arrojar luz sobre el atentado que se cobró la vida de su hijo pequeño.

Según explicaba Javier Martinez anoche en la entrevista, ha llamado a todas las puertas: políticos, policías, abogados, periodistas, para tratar de llegar a obtener información que le permita entender lo sucedido. En su intervención explicó que cuando el juicio acabé sacará a la luz la información de las reuniones mantenidas con todos ellos, y dará cuenta de la ayuda -o la falta de ella- que ha recibido.

Martínez explicó en la entrevista que ha recibido información confusa durante estos meses, y que, sobre todo, no entiende la negativa en el Congreso de los Diputados a abrir una comisión de investigación sobre los atentados ocurridos en Barcelona hace dos veranos. Para él, el hecho de que se trate de un atentado terrorista, tiene que ver con cuestiones políticas que es necesario dilucidar.

Ahora que el juez considera que las personas detenidas no serán imputadas por asesinato, habiendo habido varias víctimas mortales, la indignación de algunas de las familias va en aumento. Esta decisión será recurrida, y Cuevillas anunció que «pedirán que los tres procesados sean juzgados por un delito de asesinato», además de «pedir responsabilidades» al ex Secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, además de la responsabilidad civil del Estado por no haber controlado la venta de precursores de explosivos cuando desde 2014 existe un reglamento europeo que les obligaba a ello. Una cuestión que, según ha recordado Cuevillas, se reguló por ley a partir de los atentados en el año 2017.

¿Podría no haber muerto el Imán?

Entre las cuestiones que han generado dudas al abogado de Javier Martínez es la afirmación de que Abdelbaki Es Satty esté efectivamente muerto. Cuevillas fue muy claro en su planteamiento: no afirma que no esté muerto, sino que existen razones para tener dudas razonables al respecto. Y en este sentido explicó que no hay pruebas concluyentes que determinen que el Imán de Ripoll se encontraba en la casa de Alcanar en el momento de la explosión y que ésta provocase su muerte, en la víspera de los atentados.

Según explicó el abogado, las pruebas de ADN no han podido determinar que los restos mortales encontrados correspondieran al Imán. Además, hay testigos que dicen haber visto cómo su furgoneta abandonaba el lugar justo después de la explosión. Furgoneta que fue encontrada después en la puerta de una carnicería que frecuentaba el imán en un pueblo cercano.

Los testigos, según aparece en la documentación analizada por Cuevillas relativa a la instrucción, ubicaban a unas cuatro o cinco personas en la casa de Alcanar. Después de la explosión se encontraron restos mortales de dos personas. Una sí pudo identificarse, la otra no. Y se afirmó que los restos mortales correspondían al imán, sin que los informes forenses puedan tener certezas concretas de tal extremo.

Desplazamiento al aeuropuerto de El Prat y compra de billetes

Los teléfonos móvles de los dos supuestos autores de los atentados registran haber estado en el aeropuerto del Prat la noche antes de los atentados, según ha explicado Cuevillas. Según explicaba el letrado, la sobrina del imán habría comprado dos billetes de avión la noche del 16 de agosto.

Además, el terminal del teléfono del Imán no apareció en los restos de la casa de Alcanar, y el día 20 se ha registrado que hubo llamadas de varios minutos a ese terminal. De la misma manera, según las pruebas que cita Cuevillas, hubo acceso al buzón de correo que se utilizaba, presuntamente, para establecer comunicación entre el imán y el CNI español, días después del atentado.

Nadie ha reclamado el cuerpo de Es Satty, y «no existe constancia documentada de que su perfil coincida con uno de los muertos», afirmó el abogado. «No afirmo que no esté muerto. Digo que hay dudas razonables», insistió.

El responsable de los Mossos desmiente esta teoría

La teoría a la que apunta Cuevillas no es compartida por Eduard Sallent, comisario jefe de los Mossos.

Sallent considera que el imán de Ripoll murió en la casa de Alcanar.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre