La nueva Fiscalía Europea contra el fraude ha comenzado oficialmente a funcionar este lunes, durante un acto en el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (UE) en el que la jefa de esa institución, la rumana Laura Codrua Kövesi, y el resto de los fiscales juraron sus cargos.

En la sesión inaugural, los miembros de este nuevo organismo se comprometieron a ejercer sus funciones «con plena independencia en interés de la Unión en su conjunto», a «no solicitar ni aceptar instrucciones de ninguna persona o entidad ajena» y a «respetar la obligación de confidencialidad», indicó la corte en un comunicado.

Esta institución pretende suplir las carencias de las fiscalías nacionales, que cuentan con medios limitados para luchar contra la delincuencia trasnacional.

Mientras no se desarrollen canales internos de comunicación en cada uno de los Estados miembros, los denunciantes de corrupción podrán trasladar sus denuncias a la Fiscalía Europea a través de la OLAF (Oficina Europea de Lucha contra el Fraude):

  • En línea, a través del Sistema de Notificación de Fraudes: denuncia anónima, con transmisión de documentos por red de conexión segura.
  • En línea, a través de un formulario web: la denuncia no es anónima, es decir, hay que comunicar el nombre y apellidos y la dirección de correo electrónico; sin posibilidad de transmitir documentos.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre