Las redes sociales y las aplicaciones de mensajería instantánea vuelven a ser la principal arma de Donald Trump para destrozar al Partido Demócrata. A diferencia de lo ocurrido en las elecciones de 2016 el actual presidente ha iniciado su campaña de desinformación contra sus oponentes en el comienzo de las primarias para, de este modo, utilizar el mismo sistema que tan bien le funcionó contra Hillary Clinton. Los resultados nefastos de los republicanos en las elecciones de mitad de mandato que han dado la mayoría a los demócratas en el Congreso y la mala gestión de Trump desde la Casa Blanca han precipitado los ataques para que el pueblo norteamericano vea a los candidatos que pueden enfrentarse al actual presidente en las elecciones de 2020.

Las primeras andanadas contra los líderes demócratas y que han sido muy difundidos incluyen memes y mensajes difamatorios desde un punto de vista racial. Los principales objetivos son Kamala Harris, Bernie Sanders, Beto O’ Rourke y Elizabeth Warren. Ésta fue difamada, por ejemplo, con una falsa noticia en la que se indicaba que una muñeca negra apareció en un armario de cocina en una historia de Instagram.

La estrategia puede parecer que no está organizada, pero no es así, ya que hay claros signos de coordinación por la similitud con los ataques propagandísticos de los llamados «trolls» que se ejecutaron en las elecciones de 2016 y que están siendo investigados por distintas agencias federales.

Las primarias demócratas que acaban de empezar se han convertido, por tanto, en el campo de batalla político y que no tiene otro fin que generar división y confusión al votante contrario a Trump. Esto se puede comprobar con el incremento de actividad de cuentas de redes sociales que van amplificando de manera coordinada estos ataques.

Desde los primeros días del año, estas cuentas comenzaron a incrementar su actividad contra Harris, Sanders, Warren y O’ Rourke y sus mensajes fueron amplificados por un número de cuentas mucho más amplio, hasta llegar a ocupar más del 15% del total de 6,8 millones de menciones a los candidatos en el último mes. Este incremento del tráfico negativo contra los candidatos demócratas en redes sociales se traduce también en la velocidad en que se publican de la amplificación de su difusión.

Kamala Harris, por ejemplo, es una de las más atacadas. Un tuit muy difundido y leído utilizó elementos racistas y sexistas en un intento por hacer sensacionalismo con la relación de la senadora con el ex alcalde de San Francisco. El tuit generó casi 9 millones de impresiones en menos de 24 horas.

3 Comentarios

  1. Trump esta siendo chantajeado y su plan inicial se ha venido abajo.
    el pentagono que queria destapar a fondo la conspiracion del 11s ha visto como solo se estan tocando a culpables de nivel inferior del autoataque terrorista ,
    ya que trump durante un tiempo tambien pertenecio al cabal pero se salio y esta siendo amenazado con videos suyos comprometidos.
    se esta convirtiendo en un juguete roto .
    no tiene mas recorrido puede ser el principio del fin de su presidencia
    los que le apoyaban para que tomara medidas estan pensando en hacer explotar, todo ellos mismos para
    evitar el chantaje y que explote todo.
    la frustracion de Trump de no poder tocar a soros porque le protegen los hermanos koch que le sujetaron economicamente durante la campaña le frustra tambien.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre