Entender la factura de la luz nunca ha sido una tarea sencilla. No todo el mundo sabe que con ella pagamos en realidad dos servicios distintos: la distribución y la comercialización de la energía eléctrica. Además, la factura es diferente según estemos acogidos al mercado regulado (en el que se fija el llamado “Precio de Venta al Pequeño Consumidor”, o PVPC) o al mercado libre. Mientras que las comercializadoras acogidas al mercado regulado estructuran la factura de la misma forma, las que prestan sus servicios en el mercado libre pueden estructurarlas como quieran. Por todo esto, comprender qué es lo que nos están cobrando por la electricidad y saber qué compañía eléctrica es mejor y qué tarifa de luz es más barata es, en algunas ocasiones, todo un desafío.

La existencia de múltiples conceptos, técnicos e ininteligibles para muchas personas, facilita que a veces se incluyan en la factura costes adicionales de los que algunos consumidores ni siquiera se percatan. ¿Sabemos realmente cuál es el precio de la electricidad? Las explicaciones que las comercializadoras incluyen en sus facturas no destacan por su sencillez.

En la factura el coste final es el resultado de sumar varios conceptos: por potencia contratada, por energía consumida, los impuestos aplicables al consumo de electricidad, el alquiler de los equipos de medida y control o el Impuesto sobre el Valor Añadido, a los que se pueden añadir otros opcionales como seguros. Además, la facturación por potencia contratada y la facturación por energía consumida incluyen dos subconceptos cada uno: un coste variable por peaje de acceso y el margen de comercialización fijo o el coste de la energía, respectivamente.

La dificultad de comparar entre más de 300 ofertas

Todo esto provoca que comparar tarifas eléctricas para ahorrar en la factura de la luz sea una tarea complicada. Cambiar de compañía eléctrica puede suponer un gran ahorro, si lo hacemos bien. En nuestro país existen más de 300 comercializadoras de luz y gas: una cantidad abrumadora si queremos estudiar a fondo cuál es la que más nos conviene. Sin embargo, elegir mal tiene un coste, pues puede provocar que cada año paguemos varios cientos de euros más de lo que pagaríamos si hubiésemos escogido la opción que se ajuste mejor a nuestras necesidades.

Por eso, recurrir a expertos independientes que busquen la tarifa que más nos conviene es una opción que se abre paso. Existen páginas que ofrecen comparativas para ayudar a elegir la tarifa más conveniente a cada consumidor, calculadoras online y teléfonos de asesoramiento que facilitan esta tarea compleja.

Novedades a partir de junio

A estas dificultades se añade ahora los próximos cambios normativos que regulan las tarifas eléctricas, que entrarán en vigor el próximo mes de junio. Se trata de unos cambios impulsados por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia y que afectan a los peajes de acceso, que pasarán a diferenciarse en función de los niveles de tensión tarifarios y por periodos horarios. Se trata de un cambio previsto para el año pasado, pospuesto por la pandemia, con efectos sobre la factura.

Estos cambios se verán reflejados en las facturas. Los peajes o tarifas de acceso es el importe que debe abonar el cliente por tener acceso a la red eléctrica, y se aplica tanto al término de potencia como al término de consumo de la factura de luz. Pues bien, todas las tarifas de acceso que antes eran 2.0 o 2.1 (en la práctica, todas las que tenían una potencia contratada inferior a 15 kilovatios) pasarán, a partir del 1 de junio, a un peaje de acceso único, denominado 2.0 TD. Este peaje de acceso 2.0 TD sustituirá, por tanto, a los peajes de acceso 2.0 y 2.1.

Además, cambian los tramos de discriminación horaria y se introduce la novedad de contratar (o no, según decida el consumidor) dos tramos de potencia. En resumen, a partir de junio:

  • El peaje de acceso será único;
  • Se aplicarán tres tramos de discriminación horaria de forma obligatoria: punta, valle y supervalle, que tendrá el peaje de acceso más barato;
  • Se podrán contratar dos tramos de potencia, para el periodo punta y para el periodo valle. Es decir, el cliente podrá discriminar la potencia máxima contratada en función de dos tramos horarios.

Horas punta, valle y supervalle

Además, también es importante saber que con la nueva tarifa 2.0 TD se modifican los horarios de la luz. Las horas punta serán de lunes a viernes, de 10:00 a 14:00 y de 18:00 a 22:00; las horas valle, de 8:00 a 10:00, de 14:00 a 18:00 y de 22:00 a 00:00; y las horas supervalle, de 00:00 a 8:00, además de todo el sábado, domingo y festivos. De esta forma, las horas más baratas para el consumo de energía eléctrica serán las 24 horas de sábados, domingos y festivos nacionales, y de 00:00 a 8:00 de lunes a viernes.

Estos son los cambios que afectarán al consumidor de electricidad común, si bien también sufrirán cambios las tarifas de acceso para potencias superiores a 15 kilovatios, para las que se establecerán seis precios de luz al día, en función de seis tramos horarios.

Si sigues teniendo dudas y no sabes qué tarifa es la más conveniente para ti, puedes consultar a profesionales que resolverán tus dudas y te aconsejarán la tarifa óptima en función de tus necesidades.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre