domingo, 26septiembre, 2021
18.7 C
Seville

Artes Extrañas

Javier Pueblahttp://www.javierpuebla.com
Cineasta, escritor, columnista y viajero. Galardonado con diversos premios, tanto en prosa como en poesía. Es el primer escritor en la historia de la literatura en haber escrito un cuento al día durante un año, El año del cazador, 365 relatos que encierran una novela dentro.
- Publicidad -

análisis

Puigdemont, no dejes que te detengan todavía, por favor

Permite, Carles, que te tutee y que esta vez hable de ti, pues hoy es viernes, 23 de septiembre de 2021 y me has...

CGPJ

Aunque haya quien quiera esperar otra cosa, nunca mejor dicho el término cosa, son las siglas del conocido como Contubernio General Para Joder. Cada apertura...

Europa y Alemania despiden como una heroína a la Angela Merkel que machacó a Grecia y España en la crisis del 2008

Decía Rubalcaba que este país entierra muy bien. El propio ex secretario general del PSOE fue un claro ejemplo de ello. Ahora, aunque sigue...

Una cuestión de poder

Llevo tiempo repitiendo que somos un país heredero de una larga dictadura que aún desconoce cuál es el sitio de cada uno. El de...
- Publicidad-

-Mira, León, tienes que venir a ver esto.

La madre de León Salgado está excitada como una niña. Enardecida. Quizá contagiada por el espíritu permanente maravillado de sus cuatro nietos de corta edad, a cuyo cargo está mientras Luis, el hermano de León,  pasa unos días de merecido descanso junto a Fina, su esposa, en una playa lejana.

-No te lo vas a creer. Ya verás, ven, pero pasa tú solo, sin los niños.

Suena misterioso eso de que deba pasar él solo, ¿qué va a presenciar en el cuarto del servicio que está vedado a los menores? Desde luego que su madre jamás le invitaría a ver nada incorrecto.

Atraviesa, expectante, el office luminoso, blanco,  circundado por altos armarios lacados y empuja la puerta blanca que franquea la entrada a la habitación estrecha y también blanca para encontrarse con un bulto, que no es sino una de las dos sirvientas ecuatorianas de su hermano, reclinada sobre la cama plegable y cubierta por una gran tela floreada a la que se ha practicado un mínimo orificio que coincide exactamente con la boca del oído. Sobre el gran trapo, estampado de mimosas, gladiolos y margaritas, se yergue, horizontal e impresionante, una tea, un cono hecho con papel de periódico y luego recubierto con la vela de una cera, al que se ha prendido fuego en la parte superior, y que sostiene en su mano derecha Angelita, la otra mujer ecuatoriana al servicio del hermano mayor de los Salgado. El fuego avanza con solemne lentitud y en ningún momento el fragmento ya quemado del cono se rompe o resquebraja. León se vuelve para encontrarse con los ojos divertidos, fascinados, de su madre que ha entrado en la habitación tras él, de puntillas, sin el menor ruido; ella, tan racional y pragmática.

-¿Qué están haciendo?

-Espera, espera y verás. ¿Queda mucho, Angelita?

-Un poquitín, hasta que sólo quede como un dedo por quemarse.

Y en ese momento, cuando sólo queda un dedo por quemarse, Angelita se agacha, agitando su pelo negro, serios sus ojos opacos, de hechicera, y sopla  la llama, los carrillos hinchados, seguros sus movimientos, hasta extinguirla. Entonces su compañera surge de bajo la tela colorista, con una sonrisa aliviada, pero también cansada, debido a la incómoda postura que se ha visto obligada a soportar durante muy largos minutos,  y León sigue sin comprender nada, por lo que de nuevo se enfrenta con el rostro inteligente de su madre, quien  esta vez ni siquiera pretende explicarse con palabras, limitándose a reconducir la atención de su hijo hacia el ritual insólito con un gesto inequívoco de sus cejas rubias, para que preste atención mientras Angelita, y a cada momento parece más una auténtica bruja, brillando con luz propia en el cuartito aséptico y blanco,  corta con un cuchillo de cocina el pequeño fragmento de cono sin calcinar, y surge del mismo, como si fuera un milagro, una masa parduzca y pegajosa, que no es otra cosa sino el cerumen que había taponado el interior del oído de Rocío, su compañera, y que ha abandonado su presa al llamado del calor y el fuego. Probablemente, razona León, exista una sencilla explicación científica para el fenómeno que acaba de presenciar, pero cuando busca de nuevo la mirada cómplice de su madre esta le roba, adelantándose a su pensamiento, las palabras de la boca.

-Parece cosa de magia, ¿verdad?

Sí, cosa de magia, y huele a humo y a artes antiquísimas, extrañas, en el corazón de la casa tan blanca.

 

(Relato, y capítulo, número 52 de El Año del Cazador, obra singular que convirtió a Javier Puebla en el primer escritor en la historia de la literatura en escribir un cuento al día durante un año. Mecanografía: Lolitaa F.M.).

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Un poco sorprendentemente Fernando Alonso está contento

Ha terminado el gran premio de España 2021, y Fernando Alonso ha acabado la carrera en la parte baja de la tabla, lejos de...

El cono del volcán se rompe y una colada «enorme» avanza hacia el mar

El cono del volcán de La Palma se ha roto y deja "una colada enorme" en dirección hacia el mar, según ha constatado el...

Vox no se vacuna

El diario Infolibre acaba de publicar un sugerente artículo bajo el título El secreto más incómodo y mejor guardado de Vox: más de tres...

Regresos

En la senda escritural de Manuel Rico (Madrid, 1952) hay una continua oscilación entre géneros: poesía, novela, ensayo, crítica, libros de viajes, autobiografía… Pero...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Un poco sorprendentemente Fernando Alonso está contento

Ha terminado el gran premio de España 2021, y Fernando Alonso ha acabado la carrera en la parte baja de la tabla, lejos de...

El cono del volcán se rompe y una colada «enorme» avanza hacia el mar

El cono del volcán de La Palma se ha roto y deja "una colada enorme" en dirección hacia el mar, según ha constatado el...

Vox no se vacuna

El diario Infolibre acaba de publicar un sugerente artículo bajo el título El secreto más incómodo y mejor guardado de Vox: más de tres...

Regresos

En la senda escritural de Manuel Rico (Madrid, 1952) hay una continua oscilación entre géneros: poesía, novela, ensayo, crítica, libros de viajes, autobiografía… Pero...