El Pleno del Congreso ha aprobado hoy, por amplia mayoría y con los únicos votos en contra del PP, el informe elaborado por la subcomisión sobre régimen y financiación de los partidos políticos.

“El mandato constitucional es inequívoco: La estructura interna y el funcionamiento de los partidos deben ser más democráticos y participativos como demanda la sociedad y la transparencia y el control deben orientar las reformas en la financiación de partidos”, ha defendido el portavoz socialista en la Comisión de Calidad Democrática, Artemi Rallo.

“Tomen nota”, ha recomendado al PP. “Los españoles no merecen el debate embarrado al que han pretendido llevarnos”. “Los aplausos hoy del PP recuerdan a los de su convención en Sevilla. ¿Creen que con ellos los españoles van a creer algo más en la política de lo que hoy creen y hacia donde ustedes la han llevado? ¿No les da vergüenza? Los españoles no se lo merecen”, ha lamentado.

“Las iniciativas que hoy aprobamos son decisivas para avanzar en la regeneración de nuestro sistema democrático, pero, desgraciadamente, el PP ni está ni se le espera, siempre renuente y arrastrando los pies cuando se trata de dignificar la política”, ha denunciado.

“Pero la sociedad española no puede esperarles más y la calidad de nuestra democracia tampoco”, ha asegurado al destacar la función constitucional que cumplen los partidos como instrumento fundamental para la participación política, expresión del pluralismo político y manifestación de la voluntad popular, por lo que ha defendido “su modernización para adaptarlos a las exigencias que demanda la sociedad de mayor democracia, participación, transparencia y control”.

En este sentido, ha exigido una financiación “más transparente y controlada que aleje cualquier sombra de duda sobre su legalidad”. “Dudas demasiado justificadas por los incontables escándalos que envuelven al PP y que han obligado a esta Cámara a crear una Comisión de Investigación sobre la financiación ilegal del Partido Popular”, ha recordado el diputado socialista.

Rallo ha defendido reformar la legislación penal para “revisar la muy defectuosa tipificación del delito de financiación ilegal de partidos introducido por el PP con la pasión propia de la fe del converso, rebajar significativamente la cuantía mínima que da lugar a pena de prisión, tipificar penalmente la manipulación de las cuentas de los partidos, así como que los partidos financiados por actos de corrupción de sus cargos se hagan responsables patrimonialmente”.

El diputado socialista ha abogado por garantizar primarias, sin barreras, como la manifestación máxima de participación y transparencia y porque constituye “un saludable ejercicio de democracia interna”, así como la limitación de mandatos y la paridad.

Rallo ha exigido garantizar transparencia total de los partidos sobre donaciones y retribuciones de responsables y cargos.

Además, las fundaciones y entidades vinculadas a los partidos deben asumir las mismas obligaciones que los partidos, debe ampliarse la fiscalización de los grupos institucionales en todos los niveles territoriales y que todos los organismos públicos que otorguen ayudas a los partidos informen al Tribunal de Cuentas.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre