Estaba cantando, en LAS ALMAS Y LA F1 ya lo habíamos anunciado, y en cuanto a Vettel… de momento se ha librado, pero… no sé yo.

Si Alonso hubiese ganado Indianápolis le llamarían; y si Alonso gana Indianápolis y Vettel vuelve a perder y la joven promesa Leclerq, Charles Leclerq tampoco gana el mundial… entonces el mercado se pondría muy nervioso y quizá se cumpliría la profecía, o más exactamente predicción, de Domenicalli:

Domenicali predice el regreso de Fernando Alonso a Ferrari

Parece que nada se mueve en estos días, estos dos meses, en los que no hay carreras en el gran mágico y genial Circo de la F1, pero entre bambalinas hay más adelantamientos, sanciones, cobras y conejos, de los que jamás pueden verse en ningún gran premio.

A mí Arrivabene no me caía mal, ni tampoco bien… que le corten los mauricios me da bastante igual. Pero imagino que Vettel no lo ve como yo. E imagino -lo mío, sobre todo cuando bebo, es imaginar- que muchos tifosi estarán contentos con la noticia.

-No nos dan agua para beber, no nos dan en Ferrari un campeonato mundial, pero al menos: ¡un poco de sangre para atravesar el desierto! COMO A LAS MULAS DE ORZOWEI.

Otro burbon, por favor (sin sangre, gracias).

Tigre tigre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − cinco =