Estaba cantando, en LAS ALMAS Y LA F1 ya lo habíamos anunciado, y en cuanto a Vettel… de momento se ha librado, pero… no sé yo.

Si Alonso hubiese ganado Indianápolis le llamarían; y si Alonso gana Indianápolis y Vettel vuelve a perder y la joven promesa Leclerq, Charles Leclerq tampoco gana el mundial… entonces el mercado se pondría muy nervioso y quizá se cumpliría la profecía, o más exactamente predicción, de Domenicalli:

Domenicali predice el regreso de Fernando Alonso a Ferrari

Parece que nada se mueve en estos días, estos dos meses, en los que no hay carreras en el gran mágico y genial Circo de la F1, pero entre bambalinas hay más adelantamientos, sanciones, cobras y conejos, de los que jamás pueden verse en ningún gran premio.

A mí Arrivabene no me caía mal, ni tampoco bien… que le corten los mauricios me da bastante igual. Pero imagino que Vettel no lo ve como yo. E imagino -lo mío, sobre todo cuando bebo, es imaginar- que muchos tifosi estarán contentos con la noticia.

-No nos dan agua para beber, no nos dan en Ferrari un campeonato mundial, pero al menos: ¡un poco de sangre para atravesar el desierto! COMO A LAS MULAS DE ORZOWEI.

Otro burbon, por favor (sin sangre, gracias).

Tigre tigre.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

siete + catorce =