Una vez más, Cannes es un certamen de sello masculino.

Esta noche arranca la 72ª edición del Festival de Cannes con su primera proyección, uno de los varios títulos anhelados de esta cita, en este caso Los muertos no mueren, de Jim Jarmusch y su nutrido reparto de estrellas. Ayer, durante el tradicional encuentro con la prensa, el delegado general del festival, Thierry Frémaux, presumía, orgulloso, de la excelente cosecha de cintas de este año, donde se combinan grandes maestros con autores noveles muy prometedores. El remate perfecto al programa llegó de la mano de Quentin Tarantino, quien en el 25 aniversario de su Palma de Oro por Reservoir Dogs llega a tiempo para presentar su nueva película: Érase una vez en… Hollywood.

“De los 21 largometrajes elegidos para competir en la Sección Oficial, solo 4 son obra de mujeres”

Pedro Almodóvar, Terrence Malick, Ken Loach, Jessica Hausner, Corneliu Porumboiu, Bong Joon-Ho o Abdellatif Kechiche son solo algunos de los autores que pasearán sus nuevas creaciones por la Sección Oficial a concurso, mientras que fuera de competición, en proyecciones especiales o en la sección Una cierta mirada, se podrán ver los nuevos trabajos de Abel Ferrara, Kantemir Balagov, Werner Herzog, Gael García Bernal, Alain Cavalier o los españoles Albert Serra y Oliver Laxe.

Sin embargo, una vez repasado por Thierry Frémaux el impecable plantel de participantes, llegaron los momentos más delicados del encuentro mediático. Sin duda la cuestión más peliaguda fue la referente a la falta de paridad. Consciente de esta circunstancia, el certamen ya había adelantado en un comunicado que habían alcanzado paridad en bastantes apartados, tales como el equipo del festival (66 mujeres y 43 hombres) y el auxiliar (372 mujeres y 493 hombres) o los presidentes de los jurados (2 mujeres y 2 hombres).

Sin embargo, las cosas cambian al hablar de las películas. De los 1.845 largometrajes presentados, el 26 por ciento estaban firmados por mujeres. De los 21 largos elegidos para Competición, solo 4 son obra de mujeres, aunque ese porcentaje se modera en el caso de la sección Una cierta mirada, en la que hay 8 directoras y 11 directores. El balance más positivo lo presenta la Cámara de Oro, cuyo jurado elige la mejor película de todas las secciones, premio por el que competirán 13 directoras y 12 directores.

Preguntado por esta cuestión, Frémaux aclaró que “nunca ha habido más directoras en la sección a Competición, porque nunca ha habido más mujeres en la industria. Vemos películas de todo el mundo y no nos interesa si su autor es hombre o mujer, viejo o joven. Me gustaría destacar, por ejemplo, la nueva generación de directoras que está surgiendo del África negra”. Molesto y dolido ante las acusaciones, el responsable del festival lamentó que “a Cannes se le piden cosas que a otros festivales no”.

Sin embargo, no fue la cuestión de la paridad el único tema delicado. Este año el gran galán del cine francés, Alain Delon, recibe la Palma de Oro de Honor. Al margen de su relevancia artística, son muchos los que no pueden pasar por alto pasajes oscuros de la biografía del actor, como sus episodios de maltrato a mujeres -confesados por él mismo-, su apoyo a la ultraderecha francesa o su posición manifiesta en contra del matrimonio gay. A este respecto Frémaux quiso desmarcarse de las valoraciones morales matizando que “no le vamos a dar el Premio Nobel de la Paz sino que celebramos su carrera como actor. Hoy en día es difícil recompensar a alguien porque inmediatamente la policía política, como usted lo ha hecho, me obliga a decir cosas que van a ser examinadas con lupa y eso restringe la libertad de expresión”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

11 + trece =