viernes, 27enero, 2023
15.5 C
Seville

Arizona plantea recuperar la cámara de gas para realizar ejecuciones

Ante la falta de inyecciones letales se están buscando "alternativas" para terminar con la vida de los condenados a pena de muerte

- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

El Estado de Arizona (EEUU) está abordando la posibilidad de poner de nuevo en marcha el «Zyhlon B», un sistema de cámara de gas utilizado en la Alemania nazi, que utiliza un gas mortal para causar la muerte del reo. Es uno de los 27 estados donde la pena de muerte sigue siendo legal.

El uso de gas comenzó a cuestionarse en Arizona cuando utilizó este sistema de ejecución en el año 1999 y el gas tardó 18 minutos en hacer efecto, lo que ocasionó una muerte agonizante para el condenado. Fue la última vez que se utilizó.

El Diario The Guardian precisamente ha publicado recientemente una serie de documentos internos del Departamento de Correcciones, Rehabilitación y Reingreso sobre las recientes medidas adoptadas por el Estado. Entre ellos, uno con fecha de 17 de diciembre donde se describe una serie de pruebas llevadas a cabo en el verano pasado, en agosto de 2020, para determinar si una de las cámaras de gas que había en la prisión de Florence seguía utilizándose.

Además, The Guardian ha conseguido documentación que señala a la compra de componentes químicos que encajan, precisamente, con lo necesario para llevar a cabo las muertes mediante este sistema.

El gas utilizado por los nazis alemanes en las cámaras de concentración

Este sistema fue utilizado por la Alemania naci durante la Segunda Guerra Mundial para asesinar a más de un millón de personas que se encontraban secuestradas en Auschwitz-Birkenau, así como en otros campos de exterminio.

El gas fue elaborado como pesticida y terminó utilizándose como arma de asesinato masivo en los campos de concentración.

Ante la escasez de inyección letal, gas de cianuro

La razón para poner en marcha de nuevo este sistema, según señalan desde el Centro de I nformación sobre la pena de muerte, responde al hecho de que no hay acceso suficiente al material de inyección letal.

Las alternativas que se están presentando son variadas: fusilamiento, silla eléctrica o cámara de gas.

No hay estudios suficientes para conocer los efectos del gas en los humanos, pero el último caso conocido fue en el año 1999 donde el preso Walter LeGrand tardó casi veinte minutos en morir en una agónica asfixia.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído