Las autoridades sauditas han anunciado las condenas para los que señalan como responsables del asesinato del periodista Yamal Khashoggi . La Fiscalía de Arabia Saudí anunció este lunes que cinco personas han sido condenadas a muerte por el asesinato del excolumnista del Washington Post en octubre del año pasado en el consulado saudí de Estambul.

El fiscal general solicitaba penas de muerte para los 11 acusados, algo criticado por varias organizaciones defensoras de Derechos Humanos, en un caso donde el cuerpo no apareció y una investigación de las Naciones Unidas habla de «evidencia creíble» de la participación del Príncipe Heredero Mohammed bin Salman en el crimen.

Jamal Khashoggi entró el 2 de octubre de 2018 en el consulado saudí en Estambul, donde solicitó un documento que necesitaba para poder casarse con su prometida, la turca Hatice Cengiz que esperó horas por su pareja que nunca apareció.

El relator especial de la ONU, que investiga el caso de la muerte de Jamal Khashoggi, Agnès Callamard, expresó previamente su preocupación por el juicio de once sospechosos en Arabia Saudí , y señaló «la falta de información pública sobre su identidad, transparencia y equidad» .

Este lunes, Callamard reaccionó a las noticias y calificó la demanda como «una estafa» además de calificar de “parodia” la investigación, y el juicio.

El New York Times informó sobre la transcripción de escuchas de los servicios de inteligencia de EE. UU. , en los que el Príncipe Heredero de Arabia Saudí estaba hablando con un alto funcionario del régimen que consideraría usar «una bala» en Khashoggi si no regresaba a Riad y disipaba las críticas que le estaba haciendo a su gobierno. Estas transcripciones fueron el vínculo más directo entre Mohammed bin Salman y el asesinato de Khashoggi, cuya responsabilidad negó Riad.

Después de varias versiones, el gobierno de Riad finalmente dijo que Khashoggi fue asesinado en un caso de «errores y malentendidos» por un equipo que llevó a cabo una misión no autorizada, con la intención de llevar al periodista de regreso a Arabia Saudí. Al no conseguir persuadir a Khashoggi de regresar a su país, los agentes sauditas finalmente lo mataron.

Sin embargo, hay elementos en el caso que apuntan a que estaba todo organizado, ya que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, se quejó de que había videos grabados que mostraban a alguien muy parecido a Kashoggi saliendo del consulado, un «doble» para eludir la vigilancia.

Khashoggi, sin embargo, no se consideraba un disidente: apoyaba varias medidas de las autoridades saudís y criticaba otras. Era un hombre que, según sus amigos y colegas, «amaba a Arabia Saudí», señaló la relatora de la ONU Agnes Callamard.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here