Y he querido recurrir a este símil deportivo vasco, para entender que si no hay una visión clara de un proyecto político que sea compartido por todos sus integrantes superponiendo lo colectivo a lo personal, la mala hierba siempre terminará devorando a la buena.

La madre del cordero para Sánchez será hacer funcionar el nuevo gopbierno de forma coordinada, trabajando entre otras cosas con personas que no han ganado casi nunca, sumando confianza, generosidad, honradez, ilusión y compromiso. Este será el auténtico pegamento para que el nuevo Gobierno de España y todas las formaciones políticas que lo componen puedan asegurar la gobernabilidad.

En mi vida profesional he visto trabajar a muchos equipos de personas, superar vicisitudes, tensiones máximas, pero sobre todo he visto ese aglutinante yo le llamo “pegamento” que hace que el equipo no funcione tan solo como una suma de elementos sino como si de un solo elemento se tratara. Deberá existir un compromiso colectivo en las formaciones políticas para desarrollar el proyecto, sacrificando de alguna manera sus objetivos personales o de grupo político, llevanado sin lugar a dudas a la necesidad de establecer acuerdos permanentes que lo posibiliten.

Enfrente, estarán las fuerzas de la oposición que una vez en grupo, otras de forma individual, intentarán dinamitar –rozando incluso al filo de la ilegalidad– el proyecto emprendido que podríamos denominar como el más social desde tiempos de la dictadura. Reforzando la idea de una España plural y diversa en temas como el plurinacionalismo, ya atisbado en la actual Constitución Española, la existencia o no de la monarquía u otra forma de gobernarnos dando la palabra al Pueblo Español, la necesidad de actualizar y reformar nuestra actual constitución, contemplando consultas populares, para conseguir mayores cotas de autogobierno en la Comunidades o la creación de un federalismo sobre el que ya existe un debate.

Excluyendo la patrimonialización de términos como bandera, patria e identidades a lo que parece estar asociada la derecha tradicional, más aún con la incorporación actual de una ultraderecha como ocurre en otros países de Europa, que ponen en riesgo los avances alcanzados en democracia.

Pedro Sánchez es un presidente absolutamente legítimo, pero decir eso no basta, eso no tiene duda, pues ha sido determinante el número de votos que ha hecho posible tal cuestión, frente a la suma de votos obtenida por los partidos opositores a su proyecto, suma de diferentes formaciones políticas.

Pedro Sanchez deberá tener controlada muchas imprudencias suscitadas por personas del propio PSOE, algunos barones, Presidente de Comunidad o altos cargos de la formación en toda España, para asegurar la cohesión necesaria y sin fugas para su proyecto emprendido de gobierno de coalición, exigiendose asimismo y a ellos sinceridad, objetivos comunes y mano firme para tapar en su partido las críticas que surjan sin incitar a la desconfianza y a la idea de “purga interna”.

Todo el mundo es necesario pero a veces no se debe contar con todos para caminar hacia el éxito. Al que no le interese remar, deberá abandonar el barco. Y un consejo Sr. Sánchez, los equipos no nacen por generación espontánea, son resultado de un trabajo metódico, desarrollado por líderes y personas de base.

Siempre sin dejar de ver al ciudadano y votante, que son partes fundamentales hacia los que se dirige todo el proyecto político para asegurar que las propuestas de campaña se cumplan y no haya engaños que distorsionen las promesas y arruinen el gobierno de coalición o social.

Pero ojo, mostrar a la hora del nombramiento del nuevo presidente las reservas ante el nuevo proyecto de coalición es dinamitarlo desde su propia base . Hay preocupación por algunos barones por temas como el pluri nacionalismo, la reforma constitucional, la idea de España, que pudiera ser real y sincera, pero medrar con todo ello para intentar desarbolar a un presidente que no tiene mucha idea de lo que se le bien encima (según algunos), es no entender nada de lo que acabo de mencionar.

Siempre en el próximo fututo habrá un tiempo para expresar nuestras críticas constructivas, pero este no es el momento. No les quito expresar democráticamente sus puntos de vista, pero este es el momento de apretar las filas y trabajar en un proyecto que exige sinceridad, valor y mucha voluntad. Los disidentes ahora no sirven, los que flaco favor le han hecho a su presidente en funciones por algunas de sus intervenciones en el tiempo, y me vienen a la mente nombres que prefiero no citar en un momento, en el que se persigue la unión frente a este gran proyecto de izquierdas.

Las críticas internas no valen si no hay sinceridad y ganas de arrimar el hombro, además de mucho trabajo. Hay que salvar claramente las distancias con la derecha (PP y Ciudadanos) y la ultraderecha (VOX), que se han aproximado a una retórica más propia de un golpe de estado como hemos podido comprobar en las sesiones de investidura.

Un partido debe funcionar como un engranaje perfecto y los comentarios discrepantes en público deben ser hechos lógicamente por la oposición. Si además desde la propia leña que da la misma, añadimos los comentarios inoportunos de algún presidente de comunidad o parlamentario, o barón, estaremos haciendo en este momento histórico de Gobierno de coalición o concentración, un flaco favor al pensamiento de izquierdas y al propio PSOE. Todo el mundo puede equivocarse, pero es importante saber dónde está nuestro opositor, dentro o fuera del partido para no dejar crecer por más tiempo la mala hierba.

No hay pensamiento único, preservar la democracia es fundamental, pero igualmente cierto es que la revisión de las ideas, el pensamiento progresista, el ir creando una España en el que se acepten todas, digo todas las ideas, garantizando las libertades de los ciudadanos, no permitiendo a la derecha rancia llamar asesina a una parlamentaria, permitiendo el republicanismo activo, el derecho de los pueblos expresado en sus parlamentos, son factores fundamentales para motores del cambio.

Vivimos horas históricas, en las que la derecha más tribal española ha tenido que hincar la rodilla, permitiendo con su derrota nuevos espacios de esperanza e ilusión, la de la política de pensiones, la Ley mordaza, la reforma de la enseñanza, el reconocimiento de las nacionalidades contenido en nuestra constitución, el derecho social a una vivienda digna igualmente reconocida, mayores impuestos a las rentas más altas, una redistribución de la riqueza más justa y otras cuestiones no menos importantes.

Es mentira que los únicos garantes de la Constitución sean el PP, Vox y Ciudadanos, o que ellos sigan patrimonializando la bandera de España como hasta ahora, o que sean más patriotas que nadie, que la memoria histórica sirva para casi nada, pues esta no ha sido capaz de exigir las responsabilidades de las confiscaciones y robos flagrantes durante el franquismo, tanto al dictador como a su familia, no es mentira que se permitan todavía la existencia de fundaciones franquistas, que haya todavía muchas personas asesinadas en las cunetas de los pueblos de España por la antigua dictadura, que se siga utilizando el verbo gerracivilista, cuando lo que realmente hubo un Golpe Militar, sin ambages.

Un gobierno de izquierdas es algo insólito desde la entrada de la democracia en España, allá por el 1.975. Pero es una criatura que nace y que debemos cuidar atentamente, no faltarán como se ha podio comprobar en el salón de sesiones los carroñeros, los quiebra ruedas, los insultos, el populismo para frenar políticas de violencia de género o para llamar etarras al partido nacionalista vasco. No había otra posibilidad, salvo quizás que la derecha gobernara y que VOX se consolidara en España. Esto sería mucho más grave.

Hay mucho trabajo común por delante en el que se exige visión de Estado, sinceridad, acordar, acordar y acordar e ilusión. Si tenemos que convencer tenemos que inspirar altas dosis de confianza y evitar el engaño y mucho menos la corrupción. Sr.Sanchez trate a todas las formaciones políticas que le han aupado como sus más firmes colaboradores, el sillón de la Moncloa supongo es muy cómodo, no se acostumbre a él. Miles de españoles, gallegos, vascos, catalanes, etc.. esperan, eso sí con alguna reserva, mucho de Usted.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLos sindicatos llaman a manifestarse en defensa del servicio público de Telemadrid
Artículo siguienteHaití: Diez años después del terremoto
Félix Lareki Garmendia es donostiarra afincado en Bizkaia. Licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad de Bilbao. Su carrera profesional fundamentalmente la ha desarrollado en Xerox España S.A.U. Posee una profunda experiencia en recursos humanos, formación y dirección de grupos de trabajo. Ha impartido múltiples seminarios orientados al desarrollo de habilidades relacionadas con la gestión y el conocimiento de personas así como de la comunicación. Ex profesor de la Escuela Superior Universitaria de Marketing en la Cámara de Comercio de Bilbao, del Master de Marketing y de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad del País Vasco UPV - EHU. Durante 8 años ha estado en política en el País Vasco. Miembro de federaciones deportivas y activo deportista, presidente de asociaciones cívicas, Vice presidente de la Asociación Internacional Aulamar para personas discapacitadas para el disfrute por las mismas de la navegación a vela, a través de una goleta bergantín adaptada específicamente para ellas. Tiene publicados varios libros con ESIC Editorial. Su lema es “pasión por el arte y las personas”, lector empedernido, escritor y analista social. Desde hace dos años colabora con Diario16 como articulista habitual, sobre temas sociales, políticos y de opinión.

1 Comentario

  1. SOBRE LO SORPRENDENTE QUE PIENSAN ALGUNOS QUE ES LA MENTE CALIENTE:
    DEBIDO AL ANTROPOCENTRISMO
    HAY MILES DE MITOS O FALSEDADES SOBRE LA MENTE.
    ¡Es hora de madurar!, mente solo es la mente: es el producto psíquico del cerebro, el cual tiene la capacidad de organizar y coordinar y bienhacer las acciones de un humano.
    Tiene ésa función perfectamente si el humano:

    -no está desinformado

    -no está absordido por una secta, adoctrinamiento, fanatismo o cualquier manipulación de las incontables que hay.

    -no se niega a ayudar al que demuestra razón (esta carencia es la peor)

    -no depende de mentes narcisistas, subliminales o que dan las espaldas a la realidad

    ¡PERO TODOS HACEN LO CONTRARIO A LA FUNCIÓN!, no ayudan al que demuestra luz-razón, ¡ni a sus «padres», ni a sus puñeteras mierdas… ni a Dios! ¡DAN ASCO Y SOLO ASCO!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres + 1 =