El Congreso ha aprobado hoy el Pacto contra la violencia Machista. Pero no ha sido por unanimidad, ya que el grupo Unidos Podemos se abstuvo al considerarlo insuficiente.

La Proposición de Ley que dio origen a la creación de la Subcomisión de Violencia de Género, surge a través de una propuesta del Grupo Socialista que indicaba los tiempos y plazos en que debían de llevarse a cabo los trabajos y las posteriores acciones para hacer efectivos los acuerdos. La aprobación hoy por el Congreso de los Diputados y las Diputadas, solo pone a correr el reloj de las reformas.

Para la portavoz de igualdad del PSOE, Ángeles Álvarez, ahora es el Gobierno quien debe cumplir los plazos estipulados en la Proposición socialista y votada por todos los grupos de la Cámara y  que implica que:

“El Informe, una vez aprobado, se remitirá al Gobierno para que, en el plazo máximo de dos meses, lo someta a acuerdo con los representantes de Comunidades Autónomas, ayuntamientos, partidos políticos, administración de justicia y asociaciones sindicales, empresariales y asociaciones civiles.

Las medidas contenidas en el informe que supongan la modificación de textos legales vigentes serán remitidas a las Cortes Generales en un plazo no superior a seis meses para su tramitación.

El Pacto incluirá la creación de una Comisión de Seguimiento del mismo que se reunirá siempre que lo requieran las circunstancias y, en todo caso, una vez al año con el fin de evaluar los acuerdos alcanzados, cuyo desarrollo y aplicación será revisado, en todo caso, cada cinco años.

El Informe, una vez aprobado, se remitirá al Gobierno para que, en el plazo máximo de dos meses, lo someta a acuerdo con los representantes de Comunidades Autónomas, ayuntamientos, partidos políticos”.

Para Ángeles Álvarez “los tiempos marcarán las actuaciones de los próximos meses de la acción política para  poner en marcha las medidas acordadas en el Pacto contra la Violencia de género”. Recordando también que el Partido Popular “puede intentar demoras innecesarias y que supondrían una temeridad para los acuerdos.”

En el partido socialista, “somos conscientes de que no hemos terminado el pacto ya que muchas de las cuestiones relacionadas con el papel de la educación en la prevención del sexismo, la desigualdad y la violencia han sido encauzadas hacia el Pacto Educativo” afirma la portavoz socialista.

“Seguiremos trabajando para que el sistema educativo se implique con el fomento de la igualdad, en dar visibilidad a los logros de las mujeres y a convertir la educación en una pieza clave en las políticas preventivas”, ha afirmado Ángeles Álvarez

Celeridad, resolución y lealtad a los acuerdos

El Congreso aprobó definitivamente el Pacto de Estado contra la Violencia de Género debatido durante meses en la Subcomisión de Violencia de Género, por los grupos parlamentarios. El pacto acuerda 213 medidas de prevención, asistencia y protección de las víctimas y de sus hijos, de los huérfanos y de las madres de los menores asesinados. Las madres de los hijos asesinados serán consideradas víctimas y tendrán derecho a ayudas.

Pacto de Estado contra la Violencia de Género sin presupuesto

Entre las medidas se instituye un compromiso de financiación de mil millones de euros en los próximos cinco años, 200 millones anuales a partir de 2018.

Pero el anuncio del ministro de Hacienda de prorrogar los Presupuestos Generales del Estado de 2017 y atrasar la aprobación de los del 2018 al año próximo, deja al pacto que arranca hoy sin dinero. 

Unidos Podemos considera insuficiente el Pacto, por lo que se abstendrá en la votación. Para la portavoz de la formación morada, le falta perspectiva feminista, y no recoge todas las formas de violencia machista que sufre la mujer y no ve claro ni la garantía económica ni su ejecución.

El pacto quiere evitar casos como el de Juana Rivas 

El pacto quiere evitar casos como el de Juana Rivas. Se aprueba por realizar “Estudiar las modificaciones legislativas necesarias para otorgar protección a las víctimas que se hallen incursas en situaciones de sustracción internacional de menores, cuyo origen sea una situación de violencia de género” medida 152.

Custodia compartida

Para reforzar la protección de los menores, establece que no se pueda imponer la custodia compartida para padres maltratadores: “Adoptar las medidas que permitan que la custodia compartida en ningún caso se imponga en casos de violencia de género en los supuestos previstos en el artículo 92.7 del Código Civil, y que no pueda adoptarse, ni siquiera provisionalmente, si está en curso un procedimiento penal por violencia de género y existe orden de protección” medida 143. 

“Establecer el carácter imperativo de la suspensión del régimen de visitas en todos los casos en los que el menor hubiera presenciado, sufrido o convivido con manifestaciones de violencia, sin perjuicio de adoptar medidas para impulsar la aplicación de los artículos 65 y 66 de la LO 1/2004” medida 144.

“Prohibir las visitas de los menores al padre en prisión condenado por violencia de género” medida 145.

“Impedir que el padre maltratador pueda acceder a las grabaciones realizadas con motivo de la exploración judicial de los menores” medida 146.

Protección a las mujeres maltratadas

“Introducir en la LO 1/2004 las modificaciones necesarias relativas a los títulos de acreditación, con expresión de sus límites y duración. El reconocimiento de esa condición no se supeditará necesariamente a la interposición de denuncia” medida 62.

Serán asistidas aunque no presenten denuncia, se cambiará obtendrán una acreditación de víctima de violencia machista solo con informes de los servicios sociales, de atención primaria o de los recursos de acogida.

Los ayuntamientos, que recuperarán las competencias en violencia de género.

Se crearán unidades de apoyo para identificar a las víctimas y ayudarles a denunciar. “Para que la Administración Local pueda llevar a cabo actuaciones en la promoción de la igualdad entre hombres y mujeres, así como contra la violencia de género.” medida 62.

Medidas para los huérfanos.

“Garantizar una prestación a todos los huérfanos y huérfanas por violencia de género a través del reconocimiento expreso (a efectos de la generación del derecho a la pensión de orfandad) de que la madre causante víctima de violencia de género sea considerada en alta o situación asimilada a la de alta; y aplicar un incremento de hasta el 70% de la base reguladora en el caso de que la madre sí cumpliese los requisitos mínimos de cotización, cuando los ingresos de la unidad familiar de convivencia se situaran por debajo del 75% del Salario Mínimo Interprofesional” medida 140.

“Incluir a quienes ostenten la patria potestad de menores huérfanos por violencia de género, a los efectos de desgravación del denominado mínimo personal y familiar y otros beneficios tributarios en el ámbito del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, con exclusión del padre maltratador” medida 154.

Tratamiento en las redes sociales 

“Publicar en la web del Observatorio de la Imagen de las Mujeres (OIM), de forma más visible, las resoluciones y sanciones impuestas por la difusión de contenidos sexistas, denigrantes o discriminatorios, intensificando la vigilancia específica de los contenidos de Internet y de las redes sociales que se vinculen a esta vulneración. Promover la sindicación de contenidos entre el Observatorio Nacional y los Observatorios Autonómicos y Locales” medida 33.

“No considerar las injurias y calumnias a través de las redes sociales en el ámbito de la violencia de género como únicamente un delito leve, medida 94.

“Establecer como medida cautelar y como pena privativa de derechos, la prohibición de comunicarse a través de las redes sociales cuando el delito se cometa a través de las nuevas tecnologías” medida 118.

Solo 13 de las 60 mujeres víctimas mortales de violencia de género en 2015 habían presentado denuncia previa

El Grupo de Expertos del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, del Consejo General del Poder Judicial, ha hecho público el Informe sobre víctimas mortales de violencia de género y de violencia doméstica en el ámbito de la pareja o ex pareja relativo al año 2015.

En el año 2015, un total de 60 mujeres fueron presuntamente asesinadas por sus parejas o ex parejas, lo que supone un incremento de un 11% respecto al año 2014, en el que 54 mujeres murieron por violencia de género.

Unas cifras terribles

El porcentaje de mujeres asesinadas que habían presentado una o más denuncias, descendido en un 53%. En 2015, 13 mujeres denunciaron previamente a sus agresores, lo que supone un 22 por ciento del total, mientras que ese mismo porcentaje en 2014 fue del 33 por ciento del total de mujeres asesinadas.

Existe la necesidad de ofrecer a las denunciantes, tanto en sede policial como en sede judicial, un espacio idóneo y una dedicación de tiempo suficiente para poder reflejar los matices más importantes de la relación de violencia.

No es la violencia física extrema la que conduce a la muerte, sino que el clima de dominio y control el que provoca el desenlace.

Es imprescindible la atención a la víctima por personal especializado, en sedes judicial y policial, para la adecuada recepción y tratamiento de la denuncia, incluyendo la asistencia letrada.

Los expertos señalan asimismo que el examen de las actuaciones judiciales previas al resultado de muerte deja ver que los hechos mayoritariamente denunciados pueden parecer de cierta levedad (insultos, amenazas, empujones), pero son indicadores de que no es la violencia física extrema la que conduce a la muerte sino que en la mayoría de los casos es el clima de dominio y control el que provoca el desenlace.

Desciende la edad media de las víctimas mortales 

En 2015 descendió la edad media de las mujeres víctimas mortales situándose en 41 años y medio, casi seis menos que el año anterior. En algo más del 70 por ciento de los asesinatos, la mujer tenía menos de 35 años.

Un 37 por ciento de las fallecidas eran extranjeras frente al 26 por ciento de 2014. Igualmente se ha invertido la tendencia en cuanto a la procedencia geográfica de las víctimas extranjeras, ya que en 2015 el grupo más numeroso procedía de la Unión Europea y no de América Latina, como había sucedido el año anterior.

Nueve menores, víctimas mortales de violencia de género

El Informe del Grupo de Expertos también subraya el incremento producido en el número de menores fallecidos víctimas de violencia de género. En 2015, la cifra aumentó hasta los nueve casos (cinco de los cuales continúan aún en investigación), mientras que en el año 2014 el número de menores asesinados fue de cinco.

De los nueve menores fallecidos, cinco eran niñas y 4, niños, siendo la edad media de 7 años y 4 meses. En cuatro de los casos, el presunto agresor fue el padre de los menores y en los demás, pareja o expareja de la madre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here