Fotograma de la película "Lost in Traslation"

La expansión de las grandes compañías tecnológicas no deja de crecer cada día más hacia nuevos territorios, más allá de los que inicialmente acogieron su gestación. El hecho de que todo esté ligado de algún modo a los medios tecnológicos se lo pone fácil a firmas como Amazon, Apple, Microsoft o IBM para aprovechar sus recursos y dar un paso más allá. La última noticia en este sentido llega de la compañía de la manzana fundada por Steve Jobs: Apple debutará en el mundo de la producción cinematográfica. Según se supo ayer, la cineasta Sofia Coppola y el actor Bill Murray, que ya aunaron talentos –con notable éxito de crítica, público y premios- en la cinta Lost in Translation (2003), volverán a trabajar juntos en la película On the Rocks, que supondrá la puesta de largo de Apple en el campo cinematográfico.

La película narrará el reencuentro en la ciudad de Nueva York de una joven madre con su propio padre, un hombre tan seductor como juerguista, y contará con Rashida Jones como compañera de reparto del veterano Murray. Hacía tiempo que los aficionados esperaban un nuevo trabajo de Coppola y Murray –más allá del especial navideño de 2015 A Very Murray Christmas-, después de que juntos, y con la ayuda de una casi desconocida por entonces Scarlett Johansson, firmasen una de las primeras cintas indies de referencia del nuevo milenio.

Tras algún tiempo a la deriva, la realización de On the Rocks llegó a buen puerto tras la firma de un acuerdo el pasado noviembre entre Apple y A24, con el objetivo, de momento, de desarrollar este proyecto. Con esta iniciativa, la casa madre de los Macintosh avanza en su estrategia de expansión en el campo del entretenimiento audiovisual. Su primer y ambicioso movimiento en este sentido fue apostar por las hoy populares series de televisión y el sistema de las plataformas de streaming. Nombres tan potentes de la industria como los de Steven Spielberg, J.J. Abrams, Jennifer Aniston, Reese Witherspoon u Oprah Winfrey están actualmente ligados al de Apple a través de diversos proyectos para la pequeña pantalla.

De la pantalla a la farmacia

Pero la expansión de los gigantes tecnológicos no se restringe al terreno del entretenimiento. Hace ya tiempo que Amazon, por ejemplo, probaba suerte con la alimentación, y el sector sanitario ha sido otra de las apuestas recientes más contundentes de algunas de estas firmas. La propia Amazon, por ejemplo, compraba el pasado otoño la compañía PillPack, el mayor vendedor de medicamentos online, vía permitida en Estados Unidos.

No es extraño, vistos estos movimientos, que según un estudio realizado por la firma Redaction Data, el futuro del sector sanitario pase por las grandes compañías tecnológicas. Así, el 59% de los ejecutivos del sector sanitario consultados consideran que Amazon será determinante para el futuro del cuidado de la salud, seguida de Apple (14%), Google (8%), Microsoft (7%), IBM (4%) y Walmart (3). De hecho, Amazon ya había desembarcado previamente en el sector de los seguros médicos a través de un acuerdo con Berkshire Hathaway y JPMorgan para ofrecer servicios de salud en Estados Unidos, que de momento se restringirá a los 1,2 millones de empleados de las tres compañías.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

12 + diez =