Los gigantes tecnológicos han demostrado ya en diversas ocasiones que prefieren no ‘mojarse’ cuando se trata de tomar partido en alguna cuestión que haya generado debate social. Solo cuando existe una postura bastante clara -y aún más definida entre su público potencial- deciden actuar en consecuencia, como en el caso de Amazon al negar su apoyo a su otrora gran apuesta Woody Allen.

En ese sentido, estos días ha causado gran revuelo la decisión de Apple de mantenerse neutral con una de esas cuestiones ‘delicadas’, gran revuelo porque, para un sector de la población, esa neutralidad es una forma ya de tomar partido. Y más que un tema, son dos: el feminismo y el movimiento #MetToo.

“No entiendo toda esa cosa del género’, podría ser la respuesta que ofrezca Siri si se le plantea una cuestión relacionada con la igualdad”

Temiendo posibles escándalos, Apple ha decidido que su asistente virtual, Siri, no tenga una opinión definida sobre esas dos cuestiones que han polarizado de manera evidente la opinión pública internacional. Según una serie de documentos filtrados al diario británico The Guardian, la compañía de la manzana prefiere que su asistente ofrezca respuestas más diplomáticas y menos informativas cuando algún usuario le pregunte por ellas.

“No entiendo toda esa cosa del género”, podría ser la respuesta que ofrezca si se le plantea alguna cuestión relacionada con la igualdad. Además, según la información filtrada, Apple recuerda a su equipo que pese a su tono de voz, Siri “no tiene género”, sencillamente porque “no es humana”. Y precisamente por ello tampoco es “de ninguna parte”, con lo que también se evitan conflictos de nacionalidades.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. APPLE es un gran poder y, como tal, siempre negará la realidad, ¡siempre! Sí, se niega la realidad o la verdad por: 1/ Paranoia que, siendo una enfermedad, aún más degrada cuando se trata de una paranoia social causada por una exaltación multitudinaria en manipulación de unos falsos valores -paranoia nazi-. 2/ Autoengaño al no admitir, por interés ideológico, económico, etc., un propio error para que el «adversario» gane. Cada cual idolatra al máximo sus mínimos esfuerzos y justifica, así, todo por un bien ficticio o, de antemano, a sí mismo se perdona cualquier error. 3/Radicalismo, en donde todos los argumentos están completamente cerrados a otros -extremismo, fundamentalismo y dogmatismo-. Aquí se habla «en nombre de» Dios, del bien de un pueblo o del mundo, de la ciencia, eso es, sin alguna capacidad de autocrítica o de dejarse llevar por la razón. http://luchartieneunsentido.blogspot.com/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

catorce + 7 =