En nuestra zona de confort nos acostumbramos a bucear en diferentes páginas de información económica,  para ver cómo están evolucionando nuestros principales valores españoles o aquellos a los que tenemos bastante afinidad.

La cuestión es que en nuestro foco inversor siempre suele estar en los mismos valores ya que prácticamente, al menos en España,  tendemos a comprar el mismo tipo de empresas cuando nos adentramos en los mercados financieros y en especial en el de renta variable.

Respecto a la principal razón de este comportamiento y de esta forma que tenemos en España de interactuar con el mercado  suele ser,  en la mayoría de los casos,  por el desconocimiento del mercado exterior.

Una posibilidad intentando dar respuestas a este comportamiento podría ser la falta de cultura financiera de la que disponemos en país,  y la desconfianza que nos produce la inversión en otros mercados que no sean el nuestro.

La cuestión es que la figura de asesor financiero tan habitual en otros países es prácticamente inexistente en el nuestro,  al menos tal y como se conoce en otros países extranjeros. Este desconocimiento hace que el inversor retail,  falto de conocimiento en muchos casos,  deposita toda su confianza en los valores que ve continuamente en los periódicos económicos.

Esta costumbre de regirnos por el miedo que nos provoca el invertir en valores internacionales hace que en muchos casos nos perdamos grandes oportunidades de inversión, que  escapan a nuestra zona de confort donde nos encontramos,  y tengamos acotado el abanico de empresas en la que vamos a invertir.

Esta situación, unida a la gran cantidad de recomendaciones que vemos en los principales medios de tirada económica,  hace que nuestra rentabilidad esté menos diversificada,  ya que al tener un único  mercado donde operar se reduce en gran medida nuestra flexibilidad operativa. 

 

Daniel García es analista en XTB

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre